Jorgina, una trans wayuu de 76 años desterrada por su tribu: VIDEO

En un pueblo de machos como La Guajira la decisión de Jorge de convertirse a Jorgina hace más de 70 años le significó morir en vida

Por:
Julio 13, 2016
Jorgina, una trans wayuu de 76 años desterrada por su tribu: VIDEO

La casa una noche ardió. Jorgina salió justo a tiempo para ver cómo el fuego abrazaba el adobe, el techo de paja. Todo lo que tenía en el mundo se lo llevaban las llamas de un incendio provocado por sus vecinos, los mismos wayuu que la habían amenazado porque un día había dejado de ser Jorge para seguir el impulso de un alma que buscaba su verdadera sexualidad.

Tenía cinco años cuando su papá le hizo saber lo que pensaba. Jorge no tenía la rudeza de los hombres de Uribia (La Guajira) y entre bromas pesadas se lo gritaba cuando se anegaba de aguardiente. Una madrugada, después de llegar zigzagueante y borracho a la casa, el hombre sacó la escopeta que tenía debajo de la cama, la cargó y se la puso en la frente a su hijo. Quería matarlo para borrar de un balazo la humillación de que le hubiera salido marica. Justo cuando iba a apretar el gatillo se arrepintió y lo dejó que siguiera creciendo con la esperanza de que las palizas lo enderezaran y lo volvieran un hombre. Pero nada de esto pasó y a los 25 años, ya siendo una mujer, los insultos y agravios la obligaron a abandonar su pueblo.


*Este artículo/video hacen parte de Sanar Narrando, un proyecto de Las2orillas
Producción, reportería y cámara: Alejandro Álvarez – Las2orillas
Texto: Iván Gallo – Las2orillas

 

Publicidad
0
41487
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nuestro primer destino: La Guajira

Nuestro primer destino: La Guajira

Nota Ciudadana
¡Corpoguajira a responder!

¡Corpoguajira a responder!

El hotel Waya Guajira

El hotel Waya Guajira

Nota Ciudadana
La Guajira y su nuevo panorama turístico

La Guajira y su nuevo panorama turístico