Javier Milei: el comodín enfermo de las nostálgicas clases dominantes argentinas

Javier Milei: el comodín enfermo de las nostálgicas clases dominantes argentinas

Argentina, corre el riesgo de elegir al ultraconservador, enemigo de los derechos sexuales, aliado del porte de armas, opositor del calentamiento global

Por: JOHN ALBA RIVEROS
septiembre 06, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Javier Milei: el comodín enfermo de las nostálgicas clases dominantes argentinas

La Argentina es un país maravilloso envuelto en un conjunto de contradicciones no resueltas. Vamos por partes. Confieso de entrada que me es difícil entender que la República Argentina no supere la herencia del menemismo, proyecto político con el que se privatizó gran parte del sector público en nombre de la democracia y a satisfacción de la reorganización nacional militar que siempre procuró porque así fuera.

Vender bienes públicos ofrece dinero transitorio, sensación de bienestar fugaz, estabilidad económica y capacidad de consumo. La cosa es que cuando el dinero se acaba se está peor que antes, ni confort ni bienestar puede haber. Así pasó con el menemismo. La Argentina pasó de tener estado de bienestar a neoliberalismo puro y duro en un parpadeo.

No obstante, hay quienes todavía defienden el primer y no el segundo gobierno de Menem. ¿Será que no saben o no quieren ver que el segundo es consecuencia directa del primero? ¿Cómo no ven que lo único que les espera de la dictadura cívica-militar del lawfare que se avecina será una diezmada descomunal contra la población tal y como ya lo han vivido en repetidas ocasiones? ¿Cuál es el precio que están dispuestos a pagar por reducir la inflación que los aqueja?

El tercer Reich pagó muy caro la venganza por el tratado de Versalles, así como la recuperación de la actividad productiva de la otrora Alemania. Pregunto ¿qué está dispuesta a pagar la Argentina por aminorar la pérdida de poder adquisitivo?

La Argentina da pasos erráticos en esa dirección. Hoy niega la barbarie que representó la dictadura de Jorge Rafael Videla y su consecuente junta militar, tal parece que considera hicieron el trabajo incompleto a diferencia del ejecutado por Pinochet en Chile.

Y es que defiende la importancia de ir a terapia, aunque respalda el proyecto político de un traumado que permanentemente clama vendetta contra todo aquel que no se doblegue. Se adormece con el fernet y el fútbol, mientras analiza el futuro político de su país con la misma pasión, sesgos y ortodoxia de un fanático y dogmático religioso.

Desconoce el origen de la deuda con el FMI y la razón por la que el país años atrás entró en default, clama por el cierre de gran parte de las instituciones públicas omitiendo que el 40% del empleo nacional depende de ellas.

(Olvida incluso a quienes en el pasado pagaron deudas con ese mismo organismo) Defiende el futuro político de quien por efecto del cobro de cualquier acción social empobrecerá a los sectores más vulnerables 4 veces más de lo que ya están.

Celebra que su candidato presidencial muestre más amor por los animales domésticos que por la dignidad humana.

Ese que consiente la falta de tolerancia y pluralismo contra todo aquel que no piense como él. El mismo que se muestra confusamente nacionalista a pesar de respaldar la pérdida de soberanía monetaria al querer dolarizar la economía argentina (como si la dolarización automáticamente no condujera a un empobrecimiento colectivo del conjunto de la población) aquel que renueva votos de amistad con quienes son verdugos de la vuelta a la democracia en 1983.

Ese que celebra el cerco político y económico con quienes impusieron medidas contra Alfonsín por haber enjuiciado la dictadura. El mismo que simpatiza con la ex premier británica Margaret Thatcher quien fuera declarada enemiga pública desde la guerra por las Malvinas al arrebatar las islas del control argentino.

Ese supersticioso sobre cada decisión que toma, el mismo que dice defender la libertad en términos económicos mientras ofrece un estado teocrático, a pesar de la herencia cultural, laica e intelectual de la sociedad argentina.

La república argentina está próxima a elegir un candidato semianalfabeta y malhablado que lejos de defender la democracia participativa desde el protagonismo y la reivindicación popular (populismo que llaman) le interesa un estado mesiánico y corporativo lo más homogéneo posible. La Argentina se aproxima a vivir un nuevo capítulo perteneciente a la clásica historia de su clase media que se hace militante justicialista, del frente de todos o de la unión por la patria mientras supera su precariedad económica y es facha cuando ostenta privilegios.

Hoy la Argentina está próxima a elegir a un candidato anticasta (que pacta con el Macrismo y es próximo a las vulgares formas de la política tradicional) que reivindica el menemismo y tiene como referente a Domingo Cavallo ministro del interior y desarrollo de la dictadura.

Corre el riesgo de elegir al ultraconservador, antiobiologista, enemigo de los derechos sexuales y reproductivos, aliado del porte de armas, opositor del calentamiento global, defensor de la iniciativa privada sin nunca haber sido empresario, con complejo de superioridad y calumniador y ordinario de Javier Milei.

Un tipo rodeado por personas como Emmanuel Danann, Agustín Laje y Victoria Villarruel que creen que el mundo comienza y acaba con el arribismo de CABA.

Consejo, es mucho más fácil entender que la falta de crecimiento económico en la Argentina se debe a la caída de la producción industrial derivada de las políticas impuestas por el menemismo más el crecimiento económico asiático, que la desocupación masiva se resuelve con reindustrialización, que el crecimiento de la criminalidad se contiene con oportunidades, que de la recesión económica se sale con negociaciones con el FMI en términos de igualdad, que China que hoy funge como primera potencia económica del mundo y segundo socio comercial de la argentina debe ser un aliado y no un enemigo cultural, político y comercial, que hoy no son menos porque les exijan VISA para viajar a USA y a los chilenos no y que la publicidad no sólo sirve para cortejar incautos, engañar analfabetas y poner a comer mierda a sus conciudadanos.

Adenda: ¿El rock argentino y su perspectiva histórica antisistema no hará nada contra la campaña presidencial de Milei? ¿El país que más ha conseguido en América Latina y en la calle derechos sociales y colectivos se hará antipiquetero?

¿Un país forjado por el arte piensa que mediante la extensión de la fuerza de trabajo y la sobre explotación laboral aumentará su productividad y reducirá la pobreza?

¿Un país forjado por inmigrantes piensa, en serio, volverse estandarte de xenofobia? ¿Un país con universidades de la calidad de la UBA realmente cree que la solución al problema educativo pasa por la impresión de váuchers? ¿Será que extrañan la doctrina del shock y la doctrina Kirkpatrick?

Parece que a los argentinos como al resto del planeta les queda más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo. Argentina: te lumpenizaste y no sé exactamente desde cuándo.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Salvatore Mancuso se equivocó y pagó, ¿qué más quieren?

Salvatore Mancuso se equivocó y pagó, ¿qué más quieren?

Nota Ciudadana
31 años después de la Ley 70: ¿cuál es el balance de las políticas públicas para comunidades afro?

31 años después de la Ley 70: ¿cuál es el balance de las políticas públicas para comunidades afro?

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--