James vuelve y la ilusión regresa

“El balón es una ecuación que se hunde en el aire, vagaroso, vigoroso, victorioso, rumbo a su destino ineluctable. Toda una ilusión cosmológica”

Por: Carlos Roberto Támara Gómez
Junio 13, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
James vuelve y la ilusión regresa
Foto: AFP

James había tomado el balón casi como venía. Colombia necesitaba ganar. Se jugaba la clasificación ante un enemigo terrible que sabe con la pelota: Uruguay. Cuando Rodríguez se ladeó para patear su número 10 iluminó las cámaras. Su pierna izquierda hizo una curva fulminante trazada a curvígrafo con una plasticidad que hubiera envidiado Salvador Dalí en sus célebres relojes blandos de La persistencia de la memoria: “La relatividad temporal y la estética de los objetos blandos y duros”. Dalí decía que tales relojes “no eran otra cosa que queso camembert blando, chorreante y extravagante. Dalí declaraba que la visión del queso deshecho es, en realidad, la más perfecta definición que las más altas especulaciones matemáticas pueden dar del concepto espacio-tiempo”.

El balón es una ecuación que se hunde en el aire, vagaroso, vigoroso, victorioso, rumbo a su destino ineluctable. Toda una ilusión cosmológica.

En un escenario pintado de camisetas amarillas que creía que podíamos ser campeones del mundo con esa plantilla, la patada de gol ratificaba ese unánime estremecimiento nacional. Por instantes se quebraba el espacio-tiempo del colombiano. Sus sueños de grandeza parecían poco menos que al alcance de una simple patada. Mientras el balón performa, el mundo se desplaza tomado instantáneamente,  engrupido y subsumido por la cámara. Colombia es el epicentro del mundo.

Luego, las tribunas mediáticas multinacionales del espectáculo deportivo Espn, Fox y Win dispersaron la congratulación de que podía ser el gol más bello y fino del mundial. Y en los periódicos se le dio primera plana. Alud tras alud, Colombia se agigantó. Quién no se lo creyera pasaba por ignorante y apátrida. Inclusive a nivel de América Latina fue un orgullo patrio continental digno de un mundial que se celebraba en nuestras tierras. Que se le hiciera a Uruguay nos decía que era para nuestra propia y sofisticada degustación.

La jugada había provenido del tinglado de un mágico triángulo acutángulo, es decir, de ángulos cerradísimos. Abel Aguilar primer vértice habría habilitado a Jackson Martínez en el área. Devuelto el balón, Aguilar en diagonal precisa con la cabeza su pase a James que jugaba desmarcado y al acecho un tanto fuera del área. Fue el último vértice. A continuación una parábola endiablada e inatajable casi rompe las piolas del arco defendido y otrora imbatible de Muslera. Nunca hubiera podido atajarlo pues huyó lamiendo el horizontal adonde no van ni los fantasmas. Fue pasmoso y coreado hasta la exasperación. Una de las narraciones en YouTube tiene a la fecha casi 800.000 visitas y sigue creciendo.

A pesar de la geometría euclidiana implícita en el análisis anterior a mí me gusta decir que ese gol es topológico. Algún día se mirará que el campo de fútbol es un plano topológico como lo ha demostrado la geometría no euclidianas pues aun siendo un triángulo la suma de ángulos internos suman menos de 180° pues sus puntos en realidad son coordenadas gaussianas marcados sobre el esferoide terrestre. Pero la intuición le agrega nuevas coordenadas que pudiéramos llamar espacio temporales. No existe un afuera ni un adentro, funciona como una Cinta de Moebius o, algo más a la mano, un Toroide (neumático de llanta), pero esto es menos intuitivo y podría parecer indescifrable. Digo que es así porque la parábola queda trunca. Se hunde besando las piolas. Cuela los cuadrados de la malla.

Sin embargo, el asunto es más complejo y quizás pudiera dar origen a un análisis cinemático más que de estática. En efecto, cuando Aguilar intenta con Jackson, James forma un triángulo, pero cuando la bola es pateada hacia el arco ya Abel se ha corrido y formado una recta entre él, James y Jackson. Desde esta nueva óptica el gol hubiera sido imposible porque no había espacio de maniobra entre los jugadores gestores. En realidad el gol aparece porque el cateto James- Jackson fue siempre virtual. Entonces los desplazamientos súbitos e inesperados introducen una nueva variable: la velocidad de cómo se transforman los espacios. Una observación milimétrica del gol advertirá que Muslera está encima de la jugada. Nunca fue burlado: la bola pasó lamiéndole también los dedos. Muslera fue abatido. No fue jamás un gol de arquero, fue un gol auténtico urdido como deben ser todos los goles, a punta de patadas.

Si ponemos un poco de tiza a este comentario, diciendo que somos un 85% de agua, entonces el gol sería producto de una dinámica de fluidos esotérica. Un caudal, Abel Aguilar conduce su potencia hasta Martínez, devuelto con mayor energía potencial va adonde sube Aguilar, luego a James quien por entre un tubo la conduce hasta donde se derrama solícito y líquido en el arco tras Muslera.

Hay más. Se dice que James actuó sobre las dimensiones de un baldosín. Así, su giro es un auténtico trance de ballet. Zancadas ingrávidas de Rudolf Nureyev interpretando El lago de los cisnes de Piotr Ilich Tchaikovsky. Aunque, hecho en Brasil podría haber sido bailado por la Chica de Ipanema. Y como intervino el Chachachá Martínez, entonces es bailado en son de cumbia por Totó La Momposina.

Y… todo esto no nos trajo la preciada corona del mundial.

Sin embargo, con esta degustación tenemos servido un extraordinario plato. Es por eso que el juego de ilusiones y frustraciones se debate sobre el alma de Colombia y Latinoamérica.

Memoriamos cuatro años después ad portas de las mismas ilusiones y, ojalá que no, los mismos desengaños. Como para las ilusiones estaremos más que dispuestos, alguna labor periodística debe hacerse para anticipar las eventuales frustraciones, sin agüeros.

Nota: la cita sobre Dalí es tomada de internet.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
105

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Videos: los rumbeaderos de James en Madrid

Videos: los rumbeaderos de James en Madrid

Video: James Rodríguez, modelo de ropa interior

Video: James Rodríguez, modelo de ropa interior

Las piernas de James Rodríguez entre las 10 más costosas del mundo

Las piernas de James Rodríguez entre las 10 más costosas del mundo

Jorge Mendes, el hombre que mandó a Radamel Falcao al Chelsea

Jorge Mendes, el hombre que mandó a Radamel Falcao al Chelsea