¿Infiltración en la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga? Revelaciones de un testigo

El Almirante Álvaro Echandía, Jefe de Inteligencia, habría estado detrás de una operación que definió la reelección de Santos. ¿Presidente y Fiscal sabían?

Por:
agosto 11, 2016
¿Infiltración en la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga? Revelaciones de un testigo

Un testigo miembro de la Dirección Nacional de Inteligencia, que hizo parte de “la operación de penetración” de la campaña de Óscar Iván Zuluaga, reveló detalles de esa operación que definió el resultado de la campaña presidencial que le dio a Juan Manuel Santos su reelección. Aunque la versión oficial y las investigaciones abiertas dieron cuenta que Zuluaga aprovechó en campaña información reservada obtenida por hackers, de acuerdo a este testigo, la historia real habría sido al revés: la campaña del uribismo habría sido envenenada por agentes estatales.

El testigo, siendo funcionario público y agente de la Dirección Nacional de Inteligencia a la vez, aporta información susceptible de ser probada legalmente y que reposa en los archivos oficiales del Estado, particularmente en la DNI, en ese momento ya en cabeza del exalmirante de la Armada Nacional Álvaro Echandía Durán, y da cuenta de pagos hechos por la DNI a Rafael Revert (un hacker español) con cargo al rubro de “Gastos Reservados”, por valores que oscilaron entre 20 y 30 millones de pesos en cada desembolso, hasta por una suma cercana a los 180 millones de pesos.

Estos pagos se habrían ejecutado por obtener información de la campaña de Óscar Iván Zuluaga, que implicara a sus miembros en actividades ilícitas y, particularmente, era obligación para Rafael Revert, en esta operación, que se grabara al candidato realizando una actuación ilegal cuya revelación lo sacara de carrera.

Además de recibir autorización por parte del director de la DNI, Álvaro Echandía, de estos pagos, según el testigo, habrían tenido conocimiento Jorge Muñoz, jefe de Asuntos Internos de la DNI y Javier Tarazona, sargento de Infantería de Marina y quien se habría reunido en múltiples oportunidades en cafeterías y centros comerciales con Rafael Revert, para darle instrucciones y revisar la información que éste allegaba a la DNI.

Cómo se conocieron los hackers Sepúlveda y Revert

La revista Semana, en el artículo publicado a comienzos de este año “¿El hacker Sepúlveda trabajaba para la Policía?” (2016/02/21), refiriéndose a “El otro enlace” menciona a una persona que según el testigo en cuestión sería Yesid González, conocido como “Bambino”. Bambino fue quien contactó a Sepúlveda –hacker colombiano– con Rafael Revert y con Daniel Bajaña, otro hacker ecuatoriano y quien en su momento habría interceptado los correos del precandidato presidencial Francisco Santos. Estos últimos tendrían la intención de promover el negocio de venta y compra de información de inteligencia a organismos del Estado.

Vea también: El rol de la Fiscalía de Montealegre en la infiltración de la campaña de Zuluaga, según exdirector del CTI, Julián Quintana

Otra modalidad usada en esta actividad ilegal de hackers –sombreros negros– con la intervención de militares y policías muchas veces, es la de aprovecharse de la información de los  mismos organismos estatales para ser tramitada (negociada) a través de terceros, e incluso afirmarles a sus superiores que a ellos mismos les estaban ofreciendo información de interés, cuando muchas veces era conseguida por ellos; todo con la intención de ganar dinero y hacer negocios. No es de extrañar que las agencias de inteligencia compren información, pero lo que no es normal es que la vendan o la faciliten a particulares como Rafael Revert para fines ilegales, que fue lo que parecería ocurrió con la campaña de Óscar Iván Zuluaga por parte de la DNI.

hackers-zuluaga-revert

Los hackers, el colombiano Andrés Sepúlveda y el español Rafael Revert, fueron una variable inesperada en la contienda electoral del 2014.

Por la investigación de las autoridades se determinó que “Bambino” trabajaba con la Fuerza Área Colombiana, FAC, a órdenes del Comando General de las Fuerzas Militares, y habría tenido que testificar ante la Corte Suprema de Justicia por los hechos mencionados.

Como lo afirma la Revista Semana, Sepúlveda y Bambino se conocían desde hace años por su interés en actividades de seguridad informática y se reencuentran en febrero de 2014. Sepúlveda le enseñó a Bambino un catálogo de información sobre las Farc y le ofreció trabajo,  porque tenía la forma de hacerlo, al contar con contactos en la Policía para buscar información privilegiada o secreta.

Según el testigo, las tres personas que están en la cárcel por este sonado caso (Carlos Betancourt, Luis Humberto Moreno y Wilson Torres) son los que primero filtran información privilegiada o secreta en desarrollo del plan de penetración diseñado por la DNI, la llamada Línea 4 (de la DNI), y fueron el primer contacto con Sepúlveda. Necesitaban que, una vez conseguido el objetivo definido en la operación de penetración, existiera alguien responsable y ese sería Andrés Sepúlveda, tal como finalmente sucedió.

El Almirante Álvaro Echandía, sostiene el testigo, sabía absolutamente todos los detalles del caso y, cuando lo citaron las autoridades a preguntarle si lo que en este sentido afirmaba Wilson Torres era verdad, lo negó rotundamente. Lo que no recordaba el almirante es que había documentos oficiales que contradecían su dicho. Sin embargo, Wilson Torres, de 32 años, fue condenado a 8 años de prisión por obedecer órdenes de sus superiores.

En este orden de ideas sorprenden las declaraciones de Rafael Revert en la entrevista que le dio a W radio, en la cual afirma que él contó todo a las autoridades porque en la campaña de Óscar Iván Zuluaga se estaban haciendo cosas ilegales. Afirma también que no recibió pago alguno por develar la supuesta información que comprometía el desarrollo del proceso de paz y resultaría lesiva no solo para la seguridad nacional sino también para el candidato opositor del Presidente Juan Manuel Santos.

El periodista Julio Sánchez Cristo insistió en varias oportunidades durante la entrevista de la W, en que Revert era “un infiltrado” (en ese momento se desconocían sus vínculos con la DNI), que había hecho algo ilegal o indebido y que por esta razón estaba colaborando con la Fiscalía General de la Nación, es decir, que tenía su pecado. Afirmaciones que Rafael Revert negó, aunque tímidamente, para no revelar su verdadera “fachada” de estar trabajando para dos entidades del Estado como son la DNI y la Fiscalía.

Curiosamente en el minuto  19’ de la misma entrevista, Revert dice “apoyé a otro órganismo para poder contactarme con la Fiscalía”, sin precisar si se refiere a la DNI. Y un poco después dijo que si a uno (a Revert) lo contratan para “diseñar un carro”, “montar las ruedas, el chasis”, “conducir”, se puede dar cuenta de que hay “sobrepeso moral de ilegalidad” y hay que “empezar a colaborar con la justicia”.

Vea también: Movida del alto gobierno para intentar tapar escándalo por posible infiltración de la campaña de Óscar Iván Zuluaga

El testigo confirma que a Revert lo contrató la DNI, con la ayuda de la Fiscalía General de la Nación, para infiltrar a Sepúlveda en la campaña de Óscar Iván Zuluaga. Y que fue Javier Tarazona, sargento de la Armada Nacional, quien le propuso a Jorge Muñoz, capitán de Navío, también de la Armada, y Director de Asuntos Internos de la DNI, utilizar a Rafael Revert para infiltrar la campaña del candidato Oscar Iván Zuluaga.

Curiosamente, y sin proponérselo, Andrés Sepulveda fue contactado por distintos organismos de inteligencia del Estado por dos frentes, en la búsqueda y tráfico de información secreta. Sin embargo, esta búsqueda que puede considerarse del día a día de las entidades de inteligencia del Estado, terminó convirtiéndose en una operación ilegal o trampa para el candidato opositor Óscar Iván Zuluaga, por parte de entidades de inteligencia e investigación del Estado colombiano.

Uno de los frentes que contactó a Sepulveda como lo afirma la revista Semana, fue un miembro de la DNI, Wilson Leonardo Torres, por intermedio del sargento Rodríguez (enlace de la Brigada 12 del Ejército), que presentó a Sepúlveda como un ingeniero de la policía; en sus términos de “hackers” o espías significaba que trabajaba en tareas asignadas por la Policía Nacional, y que podía vender y comprar información secreta o privilegiada. Informada esta circunstancia a la DNI, y enterada de la presencia de Rafael Revert en la campaña de Óscar Iván Zuluaga, decide aprovechar esta oportunidad para la operación de penetración.

zuluaga-urib

El candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, le ganó por un estrecho margen la primera vuelta presidencial al candidato de La U, Juan Manuel Santos

Como hecho relacionado con el caso de la infiltración de la campaña de Óscar Iván Zuluaga, y mencionado también por la revista Semana, Yesid González “Bambino”, después de ocurrido el escándalo de Andrómeda, junto a dos espías llamados por sus alias “Bender” y “El costeño” (ambos miembros de las Fuerzas Militares, Carlos Betancur y posiblemente Carlos Moreno), invitaron a Sepulveda y a Revert a una reunión para presentarlos.

¿Por qué se hace esta reunión? Para conseguir información con la oficina de Andrés Sepúlveda y revenderla a los organismos del Estado.  Él tenía información y necesitaba a Sepulveda para venderla. En este esquema entró Revert.

Cuando Rafael Revert va a esta reunión, ya trabajaba para la DNI y para la Fiscalía General de la Nación, pero Sepulveda no lo sabía.

¿Cómo contacta Reveret a la Fiscalía General de la Nación o viceversa?

De acuerdo con el testigo, el contacto entre Revert y la Fiscalía General de la Nación se da por la DNI. Ya para esa época, Rafael Revert trabajaba en la campaña de Óscar Iván Zuluaga, pero la información que entregaba no tenía la relevancia y el nivel de confidencialidad o de violación legal para poder incriminar al candidato.

Es así como la DNI consulta a la Fiscalía General de la Nación y es esta entidad la que le dice cómo hacerlo: se tenía que hacer con información comprometedora, o de canales de información que pudieran facilitarle a Rafael Revert la consecución de información secreta de relevancia, para que luego Revert pudiera convencer a Sepulveda de mostrar esta información, pues era él quien tenía el contacto con la campaña realmente, luego a sus directivos, entre ellos Luis Alfonso Hoyos, y finalmente al candidato Óscar Iván Zuluaga, que era el objetivo de esta labor de penetración.

El objetivo era lograr que cuando el candidato recibiera el reporte habitual de redes sociales, descubriera inesperadamente  información clasificada, para ser filmado en el momento en que se sorprendiera por recibir información confidencial del Estado.

Aquí entra a jugar la Fiscalía General de la Nación, y específicamente el entonces fiscal Eduardo Montealegre, sin el cual esta operación jamás hubiera sido autorizada y menos ejecutada. Se conoció que el Fiscal General delegó al Vicefiscal General de la Nación, doctor Jorge Perdomo, para hacerse cargo directamente de los allanamientos a las oficinas y a la residencia de Sepúlveda, tal y como lo narra su esposa Lina Luna Rodríguez en entrevista con Hassan Nassar de Cable Noticias. En condiciones normales esto jamás sucedería, había un interés superior en este caso para ordenar esta delegación. ¿Estaba el Vicefiscal al tanto de “todos” los detalles de esta operación de la Fiscalía?

Lo increíble del relato del testigo es que la información privilegiada, secreta o comprometedora, no fue conseguida por Andrés Sepúlveda, sino por Rafael Revert. Sin embargo, ante lo abrumador de los hechos y el escándalo mediático, Andrés Sepúlveda terminó confesando unos hechos sobre una información “puesta” por Rafael Revert por instrucciones de la DNI y de la Fiscalía General de la Nación.

De esta manera Andrés Sepulveda termina, sin darse cuenta, exonerando a Rafael Revert del complot urdido por él, en unión con las agencias del Estado, y auto incriminándose él mismo. Ya frente a la confesión y frente a un preacuerdo con la Fiscalía General de la Nación, Rafael Revert, el testigo estrella de la fiscalía (y de la DNI), como lo denominó Julio Sánchez Cristo, queda libre de toda culpa, con el dinero del Estado y de los contribuyentes en su bolsillo, y paseándose por Colombia y otros países con su empresa Cittek sin que nada lo pueda tocar: trabajó para el Estado colombiano y para sus agencias de inteligencia y de investigación.

Lo grave de las revelaciones del testigo de la DNI es que se habría comprometido dinero del presupuesto nacional, en cifras superiores a cientos de millones de pesos, para penetrar una campaña electoral, lo que constituye una intromisión de organismos estatales en la contienda democrática en la que se terminó reeligiendo al candidato-Presidente Juan Manuel Santos para el período 2014 - 2018.

Una operación de esta envergadura sólo se habría ejecutado con la aprobación de la Casa de Nariño por los intereses involucrados. La Agencia de Inteligencia le reporta directamente al Presidente de la República. Es decir, muy posiblemente se podrían haber dado conversaciones privadas  entre el ex almirante Echandía y el Jefe del Estado sobre este particular, hecho que solo el nuevo Fiscal Néstor Humberto Martínez podrá despejar.

-.
0
177639
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nuevas adhesiones a las campañas de Santos y Zuluaga

Nuevas adhesiones a las campañas de Santos y Zuluaga

¿Otro elefante en el horizonte?

Nota Ciudadana
Cuando el uribismo denunció la dictadura que quiere imponer Duque hoy

Cuando el uribismo denunció la dictadura que quiere imponer Duque hoy

Jaime Granados, el abogado y Pacho Santos, el escudero en el caso de Zuluaga y el 'hacker'

Jaime Granados, el abogado y Pacho Santos, el escudero en el caso de Zuluaga y el 'hacker'