Gustavo Álvarez es un orgullo literario nacional

“Es admirable su carácter, su fortaleza de principios y su independencia, de ahí la agudeza de su pluma, la forma como recoge la realidad política y social de su entorno”

Por: Juan José García Cabra
Noviembre 10, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Gustavo Álvarez es un orgullo literario nacional

No comparto algunos adjetivos de Mario Fernando Prado sobre el último libro Un anarquista de derecha, como virulencia y perversidad, hemorrágicas y sanguinarias columnas, irreverencias, esencia maquiavélica.

No quiero ni trato de ser panegirista ni loador de uno de mis novelistas preferidos, pero tenemos que reconocer que Gustavo Álvarez es un orgullo literario nacional. Y por supuesto que el tiempo, el mejor juez, como anota en su prólogo, le dará la razón.

Gustavo Álvarez, como cualquiera de nosotros, va recorriendo el camino del destino, dejando atrás, parte de la vida, llena de éxitos, aciertos, merecidos reconocimientos, satisfacciones y luchas sin fin. Sin lugar a dudas, ocupa un lugar destacado entre los escritores colombianos y sus novelas se agotan al momento y son merecedoras de nuevas ediciones.

El último libro de Gustavo, al que yo llamo evocación genealógica de un novelista ilustre, por cuanto, nos hace un resumen y reviven sus escritos y publicaciones en diferentes medios desde el año 1967. (Pedaleando sus recuerdos). Es admirable su carácter, su fortaleza de principios y su independencia, de ahí la agudeza de su pluma, la forma como recoge la realidad política y social de su entorno. Es claro y erudito, su estilo inconfundible, y en ocasiones mordaz, sin importarle las ronchas infames, que en ocasiones levantan los organismos gubernamentales contra los periodistas que son objetivos y veraces.

Gustavo ha laborado en múltiples medios y “secamente despedido” como él mismo anota: por “mis posiciones agresivas, escuetas y directas molestaban a los dueños del poder que o les garantizaban la pauta o les servía de escalones par su ascenso político empresarial”.

En uno de sus apartes (página 47), pareciera que estuviera escribiendo del actual gobierno. “Del estado de atonía y de retroceso en que se encuentra el aparato estatal colombiano, en donde nada funciona si de  antemano no se presenta el serrucho y el ají, el soborno y el pago por adelantado” hoy mal llamado mermelada.

En su escrito, Astrólogos y Policías en (página 56) escribe: “Colombia y la Policía Nacional navegan en este momento por un mar de corrupción e inmoralidad, de soborno y chanchullo, pero mientras existan todavía timoneles como ustedes preocupados amigos, el buque resistirá y finalmente saldremos de la tempestad.”

El ADN de maldad y corrupción de esa época año 1975, se multiplicó y creció a partir del año 2010, que contaminó todos los estamentos del gobierno, el Congreso, el Senado, las presidencias de las Cortes, además de Saludcoop, Caprecom, Cafesalud, Reficar etcétera. Ya la corrupción no sorprende a nadie. La tal  mermelada debe desaparecer para siempre, es decir, que los miembros del congreso, no participen en la definición y trámite de proyectos de inversión.

En sus admirables Notas Profanas, vemos como paradigma, lo que se viene dentro de poco. La injusta detención del Mayor Bedoya Arias, por haber actuado con rectitud de acuerdo a su pensamiento y su lealtad. Tenemos al General Arias Cabrales y al Coronel Mejía, detenidos injustamente por declaración de perversos testigos falsos y lo que vendrá con la JEP.

Y pareciera que Gustavo, sí tiene habilidades y poderes de Gurú. En la página 85, anota: “Cómo la única entidad capaz de impedir que ese reino de la mafia impere en Colombia es el Ejército, es allá donde hoy están sucediendo los episodios más inverosímiles de la falta de temple, de la ausencia de carácter, de la reserva del honor. Como es el Ejército el bastión de la esperanza para un país que ve llegar el caos y el desorden; como ese sería el único obstáculo para que los grandes ladrones se apoderen de Colombia, todos los esfuerzos para crear la crisis están ahora orientados hacia la destrucción de la fe de los colombianos en su ejército”. Hoy día, el Foro de Sao Paulo, ha logrado con éxito esa meta. Perseguir, desmoralizar, neutralizar y juzgar a los miembros del Ejército.

Colombia, hoy atraviesa por un mar de incertidumbre, con alto riesgo de perder su dignidad, su democracia y sus más caros valores; el país está bajo la amenaza y la zozobra, pues ha sido entregado a las Farc. Es muy parecida la suerte que corría el Valle del Cauca en 1985. En Las Palabras y los Hechos, página 139 anota: “El Valle del Cauca, la antigua despensa del país, está hoy, por culpa de quienes insisten en defender las políticas del diálogo, y de pactar con insensatos tartufos que jamás dejarán de ser guerrilleros, bajo el dominio del terror y la zozobra.”

Don Gustavo, una vez más su habilidad de Gurú. Las Palabras y los Hechos año 1985 página 145: “La preocupación mayor de todos los colombianos es que esta cosa que llaman paz ha resultado una guerra.”

Ojalá el presidente se baje de la nube, toda vez, que la tal paz, no llega y pareciera que los subalternos lo pasaran por la galleta, lo mantienen compartimentado, se entera tarde de los sucesos o se hace el desentendido para no cumplir su cascada de promesas, las que sí realiza con gran interés con las Farc.

Don Gustavo, lo admiro por su firmeza de carácter y por el convencimiento de sus principios éticos. El haber renunciado a los libretos “Del Divino” tirando por la borda una millonada, como usted anota, es digno de enaltecimiento. Mis sinceras felicitaciones y mi agradecimiento perenne por su magnífico libro Un anarquista de derecha. Que siga con el firme convencimiento, “de que no requiere permiso alguno para seguir ayudándole a la patria, a no caer en el abismo del horror y de la desesperación”, y que su magnífica pluma nos siga deleitando por siempre. Ojalá nunca “nos cansemos de morir” y que “vivamos hasta cuando podamos servir, querer y sufrir por quienes nos rodean”. Vivir con la esperanza que “alguien nos lleve la eterna flor de la gratitud”, cuando la parca llegue.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
1239

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus