Opinión

Guardianes del poder

La avasalladora máquina santista montó la farsa en la Cámara para ungir a Carlos Negret Mosquera en un espectáculo bochornoso en el que los fantasmas votaron por el caucano

Por:
agosto 20, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

El informe 2016 sobre la felicidad mundial dice que Colombia no es el país más feliz del mundo como han pretendido hacérnoslo creer. No, ocupamos el puesto 31 superados por varios países de América Latina entre ellos Brasil, Panamá, México, y Uruguay. Tampoco es cierto que seamos los más corruptos del mundo,  aparecemos por allá en un nada honroso puesto 94, según el índice de percepción de la corrupción que dio a conocer en junio pasado Transparencia Internacional.

Eso sí, imposible pretender sacar la cara por el Congreso de la República y alegar que no es cierto que es la institución reiteradamente señalada como la más corrupta del Estado  Colombiano. Prueba de ello es lo que ocurrió el martes pasado al momento de elegir el nuevo Defensor del Pueblo. Los encargados de hacerlo, nuestros ilustres y honorables representantes a la Cámara, no les bastó con elegir al menos preparado de los ternados, de la llamada “terna de uno”, de la farsa montada para ungir al señor Carlos Negret Mosquera, quién además de llevar meses en campaña, ¡tenía a su haber la avasalladora máquina santista, hoy dueños del poder!

Al momento de la elección así lo hicieron sentir los parlamentarios en primera votación, al ser escogido con ‘excesiva unanimidad’, y sin que se les quede nada en la cara, hasta los fantasmas del capitolio votaron por el caucano Negret. De los 166 votos posibles que corresponden al total de miembros que componen actualmente la Cámara de Representantes, aparecieron 158 votos, pero lo curioso es que inicialmente al llamado a lista solo 154 estaban presentes en el recinto. ¿Resultado? Repetir la votación, nos pintaron la cara, y Negret para una clínica, no aguantó, le dio un soponcio. ¿Cómo le parece?

 

Da vergüenza, es bochornoso,
quisiera haber visto las caras de Caterina Heyck
y del caleño  Andrés Santamaría, los otros ternados

 

Da vergüenza, es bochornoso, quisiera haber visto las caras de Caterina Heyck y del caleño Andrés Santamaría, los otros ternados. Se puso en evidencia cómo campea la trampa, cómo un grupo de políticos que tienen precio eligen a un funcionario que está dispuesto a pagarlo, y lo paga cuando sentado en su escenario de poder, devuelve favores pero con los recursos del Estado.

Seis elecciones de peso se cumplirán en el Congreso de la República en los próximos meses, la de Procurador General de la Nación y cinco magistrados del más alto tribunal que tiene Colombia, la Corte Constitucional. Tristemente ya sabemos cuáles serán las reglas de juego con las que saldrán elegidos: ustedes me eligen y se quedan tranquilos porque yo les pago con los recursos que me voy a robar para quitarle las oportunidades a los colombianos. Ejemplo del carrusel de favores es el caso del cuestionado magistrado Jorge Pretelt, hoy en el ojo del huracán y con juicio aplazado en el Senado.

Pero ni opción a chistar. Los únicos responsables somos nosotros, todos los colombianos habilitados para elegir y ser elegidos, para votar. Recordemos, si la memoria de gallina que nos caracteriza nos da, que fuimos quienes elegimos a nuestros eminentes “padres de la patria”, votando o absteniéndonos de hacerlo, y permitiendo así que otros elijan por nosotros. Un círculo vicioso enquistado en la sociedad, condenado a perdurar mientras no tomemos acciones. ¿A quién sirve el Congreso que cada cuatro años elegimos? Evidentemente no es al pueblo, descaradamente funcionan como los guardianes del poder.

@Miguel_Mondrag

-.
0
641
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

¡No más Ordóñez!

El otro Sí del plebiscito para firmar la paz con las Farc

¡Averígüelo Vargas!

Maríabarrio y Juanpueblo

Las mentiras de la paz

La verdad: ¿qué pasó ese 18 de junio de 2007?

Comfenalco Valle EPS de mal en peor

La buena ventura para el puerto