Guacho, la temeraria vida de un muchacho del Pacífico que a duras penas sabe leer

El catecismo de monseñor Eugenio Arellano no le hizo mella a su afán desbocado de dinero en la columna Daniel Adana de las Farc, donde se enfiló a los 16 años

Por:
Septiembre 17, 2018
Guacho, la temeraria vida de un muchacho del Pacífico que a duras penas sabe leer

Cuando Monseñor Eugenio Arellano vio las fotos de Guacho, pocas horas después de ordenar el asesinato de tres periodistas del diario El Comercio de Ecuador, lo recordó de inmediato. Era uno de los niños a los que les daba catecismo a mediados de los años noventa en Limones, provincia de Esmeraldas, una pequeña isla en el rio Mataje en los limites entre Ecuador y Colombia, a pocos metros del Pacífico. El hoy presidente de la Conferencia Episcopal del Ecuador lo recuerda como un niño alegre, de los que jugaba fútbol en la calle. Walter Patricio Artizala Vernaza vivía en un ranchito con su mamá y su padrastro pescador, como la gran mayoría de las ocho mil personas que aún viven en Limones. Disfrutaba de las internadas al mar y en algún momento llegó a soñar con irse en uno de esos barcos gigantes que cazan ballenas con arpón. Pero la guerra se interpuso.

Tenía 16 años cuando tomó una decisión definitiva: ingresar a las Farc, a través de la columna Daniel Aldana, la que tenía  presencia en el Pacífico. Temerario, no encontró en las difíciles condiciones de la guerra en el 2007, con un ofensiva continuada de la seguridad democrática del l gobierno Uribe, obstáculo para asumir el riesgo. En su micromundo del Pacifico y las costas de Nariño, las Farc seguían mandando con la coca como combustible.

No habia disparado un arma. De pocos estudios o lecturas, se unió a la guerrilla jalado por la aventura y la  posibilidad de enterrar un pasado miserable. Pasó a ser alias Guacho, efectivo en las tareas y audaz en el comercio de egocio de la coca. En el 2010 empezó a pesar en el grupo. Junto con alias Fabian, logró la confianza de Cachi. La ubicación estratégica y el negocio de la coca, con la sombra del cartel del Sinaloa presente permearon siempre la columna Daniel Aldeana que enviaba rodos de billete –en dólares y pesos- a las Farc relegando el tema ideológico y político a un segundo plano. Un significativo grupo guerrilleros no se desmovilizó. Entre ellos Guacho. Asistió a las primeras socializaciones de los Acuerdos de paz en los campamentos del Bloque Occidental, pero rápidamente dejó saber que no acompañaría el proceso.

Salio solo, de vuelta a la casa familiar, hasta que contactó excompañeros guerrilleros que transitaban la misma ruta. En el 2016  apareció por primera vez presentándose como jefe de la disisdencia Oliver Sinisterra. Le dio la cara al canal RCN

La oportunidad para convertirse en el gran capo del Alto Mira le llegó con la muerte de alias Cachi, quien habia sido su jefe inmediato en las Farc y también habia desertado. Lo aprendido en sus doce años en las Farc lo ha puesto al servicio de su emporio. El año 2018 lo recibó sembrando el terror en Tumaco, cuando en enero tumbó con explosivos las torres que le suministraban energía al puerto y el 29 de enero del 2018 detonó un carro bomba frente al comando de policía de San Lorenzo ; 28 personas quedaron heridas.

Vino después el secuestro y posterior asesinato de los tres periodistas del diario ecuatoriano El Comercio para intentar crear un hecho político. Le pedía al gobierno del presidente Lenin Moreno , al estilo de los fallidos intercambios humanitarios de las Farc, el canje de XXX de sus hombres detenidos en una cárcel en Ecuador. El proceso iba caminando hasta que, desesperados ordenó el asesinato de los periodistas.

La casa materna de Mataje, ya transformaba con los dineros del narcotráfico la convirtió en un cuartel. Allí llegó la policía ecuatoriana y encontró al sobrino de Guacho vinculado al grupo Oliver Sinisterra y en el subsuelo de la vivienda de concreto y dos pisos, tres escopetas artesanales, 72 cartuchos antiaéreos calibre 7,62 y docenas de botellas de whisky.

El desborde con la coca y el terror lo convirtieron en un objetivo militar por el cual el gobierno ofrece $ 600 millones. Había  logrado escabullirse estos cuatro meses hasta que un comando especial conjunto de ejército y policía lo ubicaron en la selva pacífica el pasado 15 de septiembre la información oficial dice haber sido herido. Su paradero, vivo o muerte, por el momento es un misterio.

Publicidad
0
26607
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Reactivar la frontera de Cúcuta al Pacífico y al Atlántico

Reactivar la frontera de Cúcuta al Pacífico y al Atlántico

Ecuador nos da una dura lección

Ecuador nos da una dura lección

Nota Ciudadana
El Pacífico se traslada al teatro Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá

El Pacífico se traslada al teatro Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá

Nota Ciudadana
Herencia de Timbiquí armó fiesta en Suiza

Herencia de Timbiquí armó fiesta en Suiza