Opinión

Germán Vargas: así no se hace campaña

La vieja política de promesas falsas vuelve con la candidatura de su más joven representante, a quien se le dan ventajas, pero no arrasa en las encuestas. ¿Por qué?

Por:
octubre 24, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Germán Vargas: así no se hace campaña

Germán Vargas ha sido un privilegiado en esta sociedad desigual como es la colombiana, y eso nadie puede ponerlo en duda. Pero que además ha sabido aprovechar esa posición para su propio beneficio, es una realidad irrefutable. Lo primero fue evidente, una vez más, en los últimos días cuando casi simultáneamente María Isabel Rueda le dedica dos páginas completas en su espacio de los lunes en El Tiempo, y Caracol en su noticiero estrella le hace una entrevista larga y tendida sobre su candidatura presidencial. Además, su habilidad para usar posiciones en su beneficio, quedó ratificada cuando como un caso insólito aprovecha su posición como vicepresidente para inyectarle recursos públicos a su obvia candidatura presidencial. Es un caso único en este país, de un candidato presidencial al que le entrega la segunda posición del país, para hacer campaña con los programas más populares entre los pobres, Vivienda Gratis, y entre los ricos, las famosas 4G, que entre otras, se han quedado un poco en el papel hasta ahora.

Varias preguntas surgen: ¿cómo toleran los 20 y pico o 30 y pico candidatos presidenciales, este trato preferencial?  Nadie que se sepa ha protestado por esta forma de darle ventajas a una persona como si fuera heredero natural del poder, como si en Colombia hubiese honores de sangre porque su abuelo sí fue un gran presidente. La otra inquietud también obvia se refiere a que, con tantas ventajas que el país ha aceptado como inevitables, ¿Germán Vargas no arrasa en las encuestas, como sería lo natural? La respuesta puede estar en algunos de los siguientes elementos que salen a flote y que llevan a decirle al heredero Vargas, que así no se hace una campaña presidencial.

Primero: ¿Dónde está Germán? Era un liberal furibundo que en el 2002 cuando parecía un tigre frente a quienes tenían la osadía de esperar competirle a Horacio Serpa para la nominación del Partido Liberal. Posaba entonces el candidato Germán de libre pensador, de centro izquierda. Pero ahora está, como el famoso video de María del Rosario Guerra, lentamente moviéndose hacia el Centro Democrático con propuestas iguales a las de Uribe. Resultado, ahora Germán es prácticamente de extrema derecha. Evidentemente esto se llama oportunismo político porque el Centro Democrático es el único partido que llegará con seguridad a la segunda vuelta.

Segundo: ¿Decir mentiras o verdades a medias— que es lo mismo— es la forma de llegar a la Presidencia? Su afirmación de que Colombia tiene los mayores impuestos del mundo, es una mentira gigantesca. El peso de impuestos sobre el PIB en Colombia es máximo del 14 % y el promedio de los pases de la OCDE es 34 %. Lo que si es verdad es que los impuestos nominales a las empresas si son altos y lo son porque los individuos ricos de este país, muchos de ellos dueños precisamente de muchas de las grandes empresas colombianas, no pagan impuestos. O Germán no entiende cómo se manejan las cifras, o tiene un pésimo asesor económico, o simplemente nos cree idiotas a los demás colombianos y nos trata de manipular con mentiras.

Tercero: ¿Cómo puede un candidato presidencial como Germán Vargas ser tan irresponsable al proponer quitar impuestos sin identificar otros que considere mejores? En qué mundo viven él y su equipo económico que desconocen la difícil situación fiscal del país y las dificultades actuales con el descenso en las tasas de crecimiento de la economía. Tal y como van sus propuestas iniciales no estamos enfrentando a un populismo de derecha   tan peligroso como el temido populismo de izquierda.  En Colombia hay suficiente conocimiento como para que el país no caiga en este tipo de trampas.

Su campaña apenas empieza y ya son evidentes tres temas mayores que muestran cómo la vieja política, esa llena de mentiras, de promesas falsas, vuelve a aparecer con la candidatura del más joven representante de esa clase política desprestigiada que queremos erradicar de la historia colombiana. De manera que, señor Vargas, así no se hace campaña y por favor párele bolas a la economía porque hasta ahora en ese tema se raja.

 

E-mil [email protected]

www.cecilialopezcree.com

www.cecilialopez.com

 

-Publicidad-
0
5534
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Seria crisis de gobernabilidad enfrenta el gobierno

Seria crisis de gobernabilidad enfrenta el gobierno

Duque: ¿cómo manejará el Congreso?

Duque: ¿cómo manejará el Congreso?

De Chile para Colombia… con amor

De Chile para Colombia… con amor

Prepárese para el guayabo electoral

Prepárese para el guayabo electoral

Anif: qué decepción

Anif: qué decepción

La misteriosa sonrisa de Aída Merlano

La misteriosa sonrisa de Aída Merlano

¿Es Venezuela nuestro peor problema?

¿Es Venezuela nuestro peor problema?

La responsabilidad de los partidos políticos

La responsabilidad de los partidos políticos