Game of Thrones se está convirtiendo en un culebrón

El pésimo primer capítulo de la sexta temporada confirma que a George R.R. Martin se le está acabando la imaginación

Por:
abril 26, 2016
Game of Thrones se está convirtiendo en un culebrón

Las señales de alarma las empezó a dar George R.R Martin durante una conferencia en una universidad gringa a principios del 2015: no sabía cómo terminar Juego de tronos, la saga de libros que comenzó a escribir en 1991 y que veinte años después se transformaría en una serie televisiva vista por millones de espectadores alrededor del mundo.

La quinta temporada, la más floja de todas, evidenció que al escritor estadounidense se le está acabando la gasolina. El haber fusionado las dos mil páginas de Festín de cuervos y Danza de dragones, en 10 capítulos no fue una buena idea. Se notaba el poco desarrollo de personajes – Lo de Samsa, afrontémoslo, ha sido penoso- y el afán de precipitar momentos cumbres de la historia, como sucedió con la caminata de la deshonra de Sensei.

Pero la grieta que ha socavado una de las mejores series de la historia de la televisión fue la masacrada a Jon Snow. Con el cuerpo inmóvil del último de los Stark entre la nieve roja empezó la sexta temporada. La adrenalina subía cuando Melisandre contemplaba su cadáver y esperábamos comprobar si los rumores de la resurrección de Snow eran ciertos. Pero nada de esto ocurrió.

Lo que vimos fue una sucesión de retazos en donde el amado Tyrion caminaba con Lord Varys observando un muelle en llamas, Jaime y Cersei Lannister llorando sobre el cadáver de su hija, Sansa siendo rescatada, a último minuto, por Brienne de Tarth, Danerys queriendo ser violada por un Dothraki, una muerte en Dorne que a nadie importó y descubrir que, detrás de la voluptuosidad de Melisandre, se esconde la carne putrefacta de una anciana bruja. Nada más.

Las historias son como los tiburones, sino avanzan se mueren y vemos que Martin se ha perdido en su propio laberinto. La expectativa de siete meses no se vio cumplida. Nunca antes la serie había presentado una apertura de temporada más decepcionante. Pareciera que la estuvieran alargando innecesariamente, simplemente porque es un negocio mega-millonario. Que pesar pero Game of Thrones se está convirtiendo en un culebrón.

En las cuatro primeras temporadas la narración era tan frenética, los capítulos tan estremecedores- La boda roja, ¡por Dios!-, que olvidábamos los “pequeños” errores como el pésimo casting que escogió a Emilia Clark –esa poquita cosa- para interpretar a la Madre de los Dragones y a Kit Harington para que encarne a Jon Snow. Ahora, cuando el cerebro de la historia está desvariando, se va a notar, aún más, lo inapropiados que son estos dos actores. Los aborreceremos con toda seguridad.

Y Martin, como jugador experimentado que es, intenta esconder la carta que definirá el futuro de los tronos: el destino de Jon Snow. En el próximo, o en el siguiente, ocurrirá el secreto peor guardado de la televisión. Mientras tanto vemos como Ayra Stark se convierte en una triste sombra de sí misma y lloraremos por las muertes de Ned Stark, Oberyn Martell y el Perro, personajes que tiñeron la tierra con su sangre en vano porque Game of thrones amenaza con convertirse en una decepción monumental.

-.
0
6503
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La gloria y caídas de una diva: ¿Qué fue de Carolina Sabino?

La gloria y caídas de una diva: ¿Qué fue de Carolina Sabino?

Margarita Rosa y su defensa a Gustavo Petro

Margarita Rosa y su defensa a Gustavo Petro

Hasta Bad Bunny está embobado con Betty la Fea

Hasta Bad Bunny está embobado con Betty la Fea

El Documental La Paz me revolcó la rabia contra el uribismo y sus mentiras

El Documental La Paz me revolcó la rabia contra el uribismo y sus mentiras