Opinión

Francisco contra la eutanasia

El papa me cae bien, entre otras cosas, porque habla mal italiano, no teme enmendar sus errores, pero es inevitable apartarse de algunas de sus posiciones

Por:
Abril 20, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Francisco contra la eutanasia
Papa Francisco: “Debo decir que el único que puede decidir sobre la vida y la muerte es Dios”

Hay asuntos en los que el papa Francisco se mete y se equivoca, o tal vez sea demasiado impulsivo, no mida las consecuencias y caiga en trampas que no le ayudan. Lo digo por lo que pasó en su visita a Chile, por su afirmación sobre el infierno o por oponerse a la eutanasia.

A mí me cae bien Su Santidad. Es latino o argentino que es un género especial dentro de nuestra América. Ser argentino para muchos es estar más cerca de Dios lo que con el cardenal Bergoglio se hizo todavía más obvio. Me cae bien porque habla mal el italiano, casi como si estuviera hablando un castellano con acento; incluso se le puede entender sin que uno sepa hablar italiano. Me cae bien porque habla de manera sencilla y sin tapujos y porque cuando visitó Colombia despertó en todos nosotros, aún en personas ateas como yo, un sentimiento de nacionalismo positivo, en especial cuando se refirió al tema de la cizaña.

Pero es inevitable apartarse de algunas de sus posiciones. Veamos: en Chile defendió a capa y espada a un obispo acusado de haber encubierto a los curas pederastas. Desafió la rabia de muchas víctimas cuando invitó a ese obispo a oficiar misa junto a él. Meses después debió ofrecer disculpas tal vez porque se informó mejor o tuvo tiempo de mirar las pruebas irrefutables sobre la conducta delictiva de su prelado.

Él, un incansable luchador contra la corrupción en la Iglesia Católica, no podía descacharse de esa manera, poner sus manos en el fuego por un abusador de menores. Afortunadamente corrigió su posición y esa es otra razón para que me caiga bien, que no teme enmendar sus errores.

 

El papa, salió con el tema del Infierno en un arrebato de honestidad doctrinal.
Esto le ha causado más de un problema

 

Después, el papa, salió con el tema del Infierno en un arrebato de honestidad doctrinal. Esto le ha causado más de un problema. Es que si niega la existencia de “ese” infierno físico en la otra vida, de seguro tendrá que negar el cielo lo que acabaría con una buena parte de la doctrina católica. Si no hay un sitio para el castigo de los pecados tampoco lo hay para el premio de los que actúan bien y cumplen los mandamientos. Entonces tampoco habría pecados, ni pecadores. Es decir, se derrumbaría todo el andamiaje de la Santa Iglesia Romana. Un lujo que no se puede permitir esa o cualquier otra religión. Debo reconocer que en este punto estoy totalmente de acuerdo con monseñor Bergoglio. Otra razón para que me caiga bien.

Por último, está lo de la eutanasia. Los padres de un niño nacido en Gran Bretaña con una enfermedad congénita que lo tiene viviendo pegado a aparatos fueron a pedirle a Francisco su apoyo para impedir que las autoridades inglesas desconecten a su hijo. No quieren dejarlo morir pues están convencidos que vivir artificialmente es una forma válida de vida. Los médicos dicen lo contrario, recomiendan que se apague el respirador y que el niño viva lo que su cuerpecito enfermo le permita.

El papa atendió a la pareja y después dio una declaración contundente: “Debo decir que el único que puede decidir sobre la vida y la muerte es Dios”. Con estas palabras defendió el derecho de los padres a mantener con vida artificial a su hijo, así nunca vaya a poder respirar, comer, hablar o hacer cualquier otra actividad humana por si solo. Pero es que la eutanasia, en este caso, no es provocarle la muerte de manera activa con una inyección, por ejemplo. No, de lo que se trata es de desconectar el respirador que lo mantiene vivo. Eso no es “matar” al niño.

Claro que ahora que lo pienso mejor, las palabras de Francisco, pueden tener otra interpretación. Cuando dice que el único responsable de la vida y la muerte es Dios le está diciendo a los padres del pobre niñito que ni ellos, ni los médicos, pueden interferir en la voluntad divina de que ese cuerpecito sea incapaz de vivir por sí mismo. Es decir, que lo dejen morir en paz, sin estar conectado a una vida artificial. Ah, tan sagaz el papa… Por eso sí que me cae bien.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

 

Publicidad
0
716
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

Las pruebas de Petro

Las pruebas de Petro

Razones para renunciar

Razones para renunciar

Clara de huevo y los siete huevitos

Clara de huevo y los siete huevitos

Discreción total, esto queda entre los dos…

Discreción total, esto queda entre los dos…

¿Quién le pone el cascabel… al Fiscal?

¿Quién le pone el cascabel… al Fiscal?

Volver a El Cedral

Volver a El Cedral

¿Reforma política? Aquí nada se reforma

¿Reforma política? Aquí nada se reforma

¡Soy Pública!

¡Soy Pública!