Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Formas de corrupción y corrosión

¿Habrá mejor monumento a la corrupción que unas máquinas en corrosión? Una disquisición y un documento gráfico en la avenida Primera de Riohacha

Por:
Julio 26, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

 

 

Caminando por la avenida Primera de Riohacha, en La Guajira, el poeta Víctor Bravo me preguntó si veía alguna relación entre las palabras corrosión y corrupción.

No se trató de una epifanía wayúu ni mucho menos de una iluminación filológica. La pregunta vino luego de mostrarme los restos del gimnasio (ni bio-ni saludable), de esos que se repiten en parques y solares, ubicado detrás de la oficina de turismo y a unos cuantos metros de la sede de la Gobernación.

 

En aquel momento, atiné a decir que ambas destrozan lentamente, pero la respuesta pareció muy simple ante los restos observados. Ambos, luego, nos entretuvimos tomando fotografías a las diversas formas de la corrosión en esas máquinas que, por supuesto, ya nadie usa, pero siguen allí para que a un poeta se le ocurran preguntas inspiradoras.

Luego, nos dispusimos con sosiego, a construir otras posibilidades.

 

 

A corrosión como a corrupción se le antepone el artículo la. No se trata de una propuesta exclusivamente femenina sino de una coincidencia de género. En el Diccionario de uso del español de María Moliner, las separan nueve palabras: corrosivo, corroyente; relacionadas con corrosión; corruco, una pasta de almendra; corrugación, corrugado, corrugar, todas ligadas a algo que se dobla, se tuerce, se arruga. Sigue córrugo, cause, acequia; aparece corrulla, compartimiento de las jarcias en las galeras; y finalmente corrumpente, aplicable a lo que se corrompe, a lo que se pervierte. Podría decirse “máquina corrumpente” como las de no hacer ejercicios en Riohacha. Y así llegamos a la palabra corrupción.

 

 

Víctor me pregunta si habrá mejor monumento a la corrupción que unas máquinas en corrosión. Corrompidas, propias de una sociedad corrupta, llena de corruptela, en la que la corruptibilidad es alta; de dirigentes corruptibles, que actúan corruptamente. El poeta estaba inspirado.

 

 

La corrupción corroe tanto como la corrosión y hasta más peligrosa, me dice Víctor. “Las máquinas ni la sienten, pero cada vez que alguien pasa con la idea de hacer ejercicios y no puede, algo por dentro de le tuerce a uno”, dice el poeta, mientras sorbe, desconcertado, un espeso jugo de guanábana. Y comienza a detallar, las formas de la corrosión grabadas en las máquinas de la avenida Primera de Riohacha.

“Estas máquinas llenas de corrosión, están por todo el país, no es un asunto solo de Riohacha… como la corrupción, compadre”, remata certero el poeta.

 

 

Fotos: David Lara Ramos

           

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
376
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de David Lara Ramos

Los empobrecedores del Caribe

Los empobrecedores del Caribe

Grave es pensar que la materialización de un Caribe soñado está en manos de los candidatos por venir. Criados en el seno de las familias empobrecedoras que darán continuidad a sus estrategias miserabilizadoras
Dayro Carrasquilla, magnas estéticas de la carencia

Dayro Carrasquilla, magnas estéticas de la carencia

El artista construye una memoria que refleja las maneras de ser de un barrio, sin marcas ni rótulos, solo con las apuestas de un ojo sensible que percibe y cuenta
Maritza Zúñiga, el arte de hacer un disfraz

Maritza Zúñiga, el arte de hacer un disfraz

Este año Maritza Zúñiga fue designada Lancera de las Fiestas de la Independencia de Cartagena. Un reconocimiento a su labor como artista, educadora y gestora cultural por más de 20 años
Alfredo Martelo, el acontecer en décimas

Alfredo Martelo, el acontecer en décimas

Para Alfredo Martelo la décima es un arte que se teje en versos, como esas abarcas que él mismo elabora con hilos de colores
Cartagena: “La ciudad de la paz”

Cartagena: “La ciudad de la paz”

“60 horas sin homicidios” tituló El Universal a cinco columnas tras la visita del papa… ¡2.5 días!, con 4800 policías llegados a la ciudad para la seguridad del evento
Juguemos al enemigo secreto

Juguemos al enemigo secreto

Cuando se me acercó el grupo de asalto entregando papelitos con nombres de amigos secretos, les dije que no iba a jugar. La razón era lógica: “Sé, quiénes son mis amigos”
Cercar y rellenar, vocación muy cartagenera

Cercar y rellenar, vocación muy cartagenera

La manera como se ha rellenado, encerrado, apropiado y construido en terrenos de la nación en las zonas de la Boquilla y Ciénaga de la Virgen requiere hacer un alto
Cartagena: ¿la opción es irse?

Cartagena: ¿la opción es irse?

Las nuevas generaciones están a la espera de ejemplares referentes para encontrar razones de apego a su ciudad, porque ahora 7 de cada 10 quieren irse