Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

Feos, sucios y malos: lo que piensan los colombianos sobre los pobres

El literato Julián Parra le pone la lupa en este ensayo breve al odio de clase, imperante en la solapada y peligrosa élite colombiana

Por:
Agosto 09, 2017
Feos, sucios y malos: lo que piensan los colombianos sobre los pobres

«No tardó el mundo entero en llenarse de pobres», escribiría Evelio Rosero en uno de sus cuentos. Los pobres son esos seres que aparecen y desaparecen diariamente entre las personas. Los miramos con curiosidad y miedo, sabemos que son reales y que viven en algún lugar lejano de nuestro hogar. Pero aun así cabe preguntar: ¿dónde están los pobres? ¿Quiénes son los pobres?

Los pobres son personas que viven en la periferia de las urbes. Nos hemos visto obligados a convivir con ellos, a entregarles un pedazo de nuestro territorio para que tengan dónde levantar sus pequeñas y débiles casas hechas de láminas de zinc. Sin embargo, no se conforman con eso y reclaman más y más cosas. Nunca están satisfechos. No respetan la tradición ni el orden. Quieren ser iguales a las personas que llevan más tiempo en la ciudad.

Los pobres son sucios. Tener contacto estrecho con ellos suscita verdaderas sensaciones desagradables. Tienen un nivel de educación inferior y se convierten en criminales con gran facilidad. Son peligrosos, inseguros y anárquicos. Quieren mezclarse con la gente de bien, pero no entienden que eso es imposible porque no son iguales. En fin, los pobres son pobres porque quieren, porque son de valor humano, claramente, inferior.

Sin embargo, hay que ayudarlos. No pueden quedarse condenados en la miseria para toda la vida, no sería justo. Todos los domingos hay gente que saca un espacio de su preciado tiempo y va hasta esas zonas donde viven los pobres para construirles una casita, para reemplazar esas láminas por algo de madera. Eso sí es ayudar. Los pobres deben agradecer la buena voluntad de los demás porque así es que se cambia el mundo. No debe haber nada más gratificante en la vida: ayudas a alguien en el día y por la noche tomas un baño de agua caliente en la tina, te quitas el sudor, el polvo y te acuestas en una cama king size con la conciencia limpia.

Los pobres deben agradecerle a la sociedad porque todos los días se piensa en ellos. «Hubo muchos concilios y guerras, exposiciones y discusiones que intentaron determinar el origen de tanto pobre —continuó escribiendo Rosero—. Se publicaron cientos de libros. Nadie habló de pobreza, únicamente de pobres. Demasiado tarde».

 

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
2186
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Es mentira, ¡Criss Froome no se ha dopado!

Es mentira, ¡Criss Froome no se ha dopado!

El deportólogo Fabio Arévalo explica por qué el mejor ciclista del mundo no incurrió en ningún delito tomando su medicamento para el asma
La trampa con la que Froome derrotó a Nairo y Rigoberto Urán

La trampa con la que Froome derrotó a Nairo y Rigoberto Urán

Aunque lo encontraron culpable de doparse con un medicamento en La Vuelta a España, se sospecha también de que usa un motor en su bicicleta
Las tres razones por las que no quieren a Yerry Mina en el Barcelona

Las tres razones por las que no quieren a Yerry Mina en el Barcelona

Al colombiano no le tienen confianza en el elenco de Messi y no creen que tenga el nivel para ser el sustituto de Mascherano
Pepas, bikinis y guaracha, el furor de las fiestas guisas en Colombia

Pepas, bikinis y guaracha, el furor de las fiestas guisas en Colombia

DJ Fumaratto se encarga del coctel musical en los estramboticos bacanales de tres días, a punta de chispún, en fincas o discotecas de Medellín, Bogotá y Cali