Opinión

Federación Nacional de Cannabicultores

No tiene el menor sentido no autorizar a todo el que quiera sembrar marihuana, para uso medicinal o recreativo, y se debería impulsar una federación como la de cafeteros

Por:
noviembre 11, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Federación Nacional de Cannabicultores
En 2016 Colombia legalizó la marihuana medicinal y entregó las primeras licencias de cultivo a 33 compañías. Foto: Radio Súper Popayán

El fiscal general Néstor Humberto Martínez planteó la posibilidad de cortar la energía eléctrica a zonas del norte del Cauca donde se encuentran grandes cultivos hidropónicos de marihuana "creepy". "Si no hay energía para estos invernaderos, se acaban los cultivos hidropónicos de marihuana, y, con conocimiento de causa, las empresas de energía no pueden proveer energía de manera ilícita a esas fábricas de marihuana”, dijo Martínez. Con todo el respeto con el Fiscal, creo que ¡cortar la energía no sirve para nada! El negocio es tan rentable que en un santiamén los cultivadores van a instalar plantas eléctricas que les puedan proveer toda la electricidad que necesiten.

El punto de fondo es otro y es que llegó la hora de romper paradigmas y cambiar radicalmente el enfoque con relación a la marihuana: no tiene ningún sentido dilapidar los pocos recursos económicos que tenemos, y exponer la integridad física de nuestras fuerzas del orden, en perseguir un cultivo que ya de hecho es legal en buena parte de los países consumidores. Desde hace menos de dos años, la marihuana es legal en nueve estados de EE. UU. Pero, además, cuatro estados más podrían dar luz verde a esta normativa antes de finales de año. A esto se une que Canadá el pasado mes de junio aprobó el consumo recreativo del cannabis. Según informes de prensa, para el año 2020 compañías especializadas en marihuana darán trabajo a 340 000 personas en Estados Unidos y se espera que el mercado legal de marihuana en EE. UU. llegue a facturar unos 47 000 millones de dólares al año durante la próxima década. Durante 2017 la venta de marihuana por vía legal e ilegal superó los 50 000 millones de dólares, solo 15 000 millones menos que lo facturado por el vino. La industria tabacalera registró unas ventas por valor de 77 000 millones y el sector cervecero, 117 000 millones de dólares. La despenalización del cannabis en todo EE. UU. es probable que se produzca en los próximos años, según apuntan las previsiones.

En 2016 Colombia legalizó la marihuana medicinal para uso doméstico y de exportación, sentando las bases para la nueva industria. El gobierno comenzó a entregar las primeras licencias de cultivo a 33 compañías para el procesamiento y exportación de cannabis medicinal. Los cultivadores legales, como PharmaCielo, de propiedad canadiense, ahora tienen plantas de prueba para sus próximas líneas de producción, con las primeras ventas y las exportaciones comerciales programadas para los próximos meses.

 

 

La Federación de Cannabicutores
debe ser el comprador de la marihuana que no están exportando
los privados como PharmaCielo

 

Me aparto de la política oficial: no tiene el menor sentido no autorizar a todo el que quiera sembrar marihuana, para uso medicinal o recreativo, que no lo haga. Si hubiera sensatez y alto nivel de realismo, el mismo gobierno debe impulsar la creación de la Federación Nacional de Cannabicultores de Colombia, siguiendo la pauta de la Federación de Cafeteros, que ofrece a todos los cafeteros garantía de compra, mediante la publicación de un precio base de mercado que se calcula de acuerdo con la cotización de cierre en la Bolsa de Nueva York. La Federación de Cannabicutores debe ser el comprador de la marihuana que no están exportando los privados como PharmaCielo. La idea, como lo señala un analista, “de que un cannabicultor es un potencial narco es antagónica con la realidad. Cada persona que tiene su planta deja de recurrir al mercado negro. El Estado podría armar un registro de cultivadores, como en Uruguay, o regular clubes de cultivo, como en España. La legalización del cultivo, de hecho, es una amenaza para el narcotráfico. Un informe de la revista Time del año pasado lo dejó claro: "los ingresos de algunos carteles mexicanos dedicados a vender cannabis en Estados Unidos mermaron considerablemente desde que se legalizó en varios estados”.

Colombia tiene la posibilidad de convertirse en el mayor proveedor mundial de cannabis legal. Puede que la tarea no sea fácil, pero tampoco se puede dejar la cannabicultura colombiana en manos de narcos o de canadienses. Con un clima ideal para la planta de cannabis, el país suministró la mayor parte de la marihuana ilícita consumida en Estados Unidos durante las décadas de los setenta y ochenta. Colombia es el lugar lógico para el futuro de la industria.

 

-Publicidad-
0
2594
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Carta abierta a Pepe Mujica

Carta abierta a Pepe Mujica

Una cosa es una cosa…

Una cosa es una cosa…

¿Qué sigue y qué debería cambiar?

¿Qué sigue y qué debería cambiar?

Ni de los banqueros…ni de empresarios…

Ni de los banqueros…ni de empresarios…

¿Y por qué no cocinaron más al murciélago?

¿Y por qué no cocinaron más al murciélago?

La banda de los eufemismos

La banda de los eufemismos

¿Qué hacen los socialistas cuando fracasan?

¿Qué hacen los socialistas cuando fracasan?

La inviabilidad del sistema pensional

La inviabilidad del sistema pensional