Opinión

Factores no ideológicos para la segunda vuelta

Duque y Petro se pelearán los votos del centro, y no serán tanto las ideologías las que pesen sino la confianza o desconfianza que ellos inspiren

Por:
junio 06, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Factores no ideológicos para la segunda vuelta
Las exposiciones de Duque son mejor articuladas; la retórica de Petro más emocional.

Los votos no dependen de las directivas de los partidos. Hoy, y en especial en las elecciones presidenciales, el voto no responde a filiaciones partidistas.

Excepción es el Centro Democrático, aunque más que organización partidista, es un movimiento de carácter caudillista.

A su turno la Colombia Humana no es un partido de izquierda, ni son verdaderamente huestes seguidoras de Petro. Es una convergencia de inconformes, indignados, que utilizan ese espacio para expresar su protesta contra la dirigencia que los ha llevado a la situación que hoy se vive (desigualdad, injusticia social, pero aún más clientelismo y corrupción).

Los directores de la Coalición Colombia (Partido Verde, Polo Democrático, y Compromiso Ciudadano) ni siquiera están coordinados para asumir una posición única. Y cada una de estas agrupaciones está a su turno dividida entre las diferentes opciones.

La U, los conservadores, el oficialismo del Partido Liberal, incluso Cambio Radical, y los otros partidos o seudopartidos, todos tienen divisiones internas.

Las opciones que se presentan son 4: Duque; Petro; abstención; o en blanco.

El análisis por partidos si fuera válido daría el resultado sin ambigüedades: si a la votación recibida por Duque se adicionan las nuevas adhesiones, fácilmente doblaría la votación de Petro. Y como hasta ahora ningún dirigente ha ‘instruido’ que se deba votar por la abstención o en blanco, estas opciones no deberían ser muy altas.

Pero ya se aclaró que la ascendencia de los dirigentes y la filiación partidista son poco determinantes en esta votación.

La votación se buscará definir alrededor de alguna polarización, según convenga a las campañas. (Uribe o Petro; por o contra las modificaciones al acuerdo de paz; modelo económico; ejecutorias anteriores). Pero ambos candidatos se pelearán los votos del centro. El aporte personal será la capacidad de convencer con la presentación que hacen de sus promesas: las exposiciones de Duque son mejor articuladas; la retórica de Petro más emocional. No serán tanto las ideologías las que pesen sino la confianza o desconfianza que ellos inspiren.

Al mirar el interior de las agrupaciones se pueden encontrar otros criterios de análisis.

La Coalición Colombia logró ese resultado por oposición al extremismo y no por haber proyectado una identidad y una propuesta propia. Le queda difícil -en principio- proponer el voto por alguno los candidatos que antes descalificaba. Es previsible que una buena parte de ese electorado opte por la abstención o el voto en blanco (el mismo Fajardo ya dio el ejemplo).

En Coalición Colombia el fuerte de la votación fue Antioquia y la zona cafetera de una parte, y Bogotá de otra. El sentimiento paisa y uribista casi seguramente se aplicará para la votación a favor de Duque y queda por ver adonde se inclina Mockus que mostró que es el origen del éxito en Bogotá (hasta ahora se ha abstenido de manifestar por quien será su voto y probablemente no lo hará pues las reticencias respecto a lo que simboliza el uribismo le son difíciles de superar; incluso no solo por lo simbólico de su figura como humanista, sino, por simple cálculo respecto a sus seguidores, entiende que pocos aplaudirían y seguirían esa escogencia).

Por la imagen de algo como ‘izquierda’ que se le atribuyó en los anteriores comicios, sobre todo en los partidos que lo acompañaron -Polo con Robledo y Claudia López con los verdes-, el resto de quienes no son seguidores personales del excandidato podrían votar mayoritariamente por Petro.

 

 

Los votantes de la primera vuelta no alineados con los hoy candidatos
suman cerca de 7 000 000

 

Los votantes de la primera vuelta no alineados con los hoy candidatos suman cerca de 7.000.000. La falta de una identidad u orientación clara como colectividades políticas no permite especular sobre cómo se alinearán esos votantes en esta ocasión. En su mayoría si no votaron por los hoy presidenciables es porque estaban contra los extremismos y/o las ‘costumbres politicas’. En ese sentido la manera en que se manifiesta el oportunismo al correr todos a cobijarse bajo el manto de quien se prevé como posible ganador puede provocar una reacción capitalizable por quien encarna o proclama la protesta contra esto, es decir Petro. Incluso parte de quienes escogieron a Duque el 27 de mayo pueden sentir rechazo a que se aproveche de estas prácticas y prefieran no votar.

 

 

 La maroma de Gaviria de integrarse a todo lo que es contrario a la visión
tradicional y autentica liberal ha aumentado la repulsión hacia el expresidente

 

 

En particular la gran incógnita sigue siendo el cómo irá a votar ahora el verdadero liberalismo que rechaza a Gaviria y desconoce la legitimidad o la vocería de los políticos que hoy han asumido esa dirigencia. La maroma de Gaviria de integrarse a todo lo que es contrario a la visión tradicional y autentica liberal ha aumentado la repulsión que hacia el expresidente se manifiesta -incluso en seguidores de otras colectividades-. No sería raro que esto alejara algunos votantes que de otra manera hubieran pensado en acompañar a Duque.

En resumen, entre voto en blanco y abstención puede haber un gran crecimiento respecto a la anterior vuelta; no parece probable que el petrismo derrote al uribismo, en el sentido de que la Colombia Humana derrote a Duque, pero sí es posible que la superioridad numérica que pronostican no aumente sino disminuya. Lo triste es que estos análisis no cambian en nada el pesimismo respecto a nuestro futuro.

 

 

 

-Publicidad-
0
1484
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿De quién es la culpa?

¿De quién es la culpa?

La obligatoriedad de la doble instancia

La obligatoriedad de la doble instancia

Ahora todos nos odiamos y graduamos enemigos

Ahora todos nos odiamos y graduamos enemigos

¡A elegir lo más ‘puro’!

¡A elegir lo más ‘puro’!

La entelequia de la doble instancia

La entelequia de la doble instancia

Del pasado al presente: primer año de Duque

Del pasado al presente: primer año de Duque

¿Santrich, el personaje más importante de Colombia?

¿Santrich, el personaje más importante de Colombia?

Negativismo y negación

Negativismo y negación