Fabio Vásquez, el fundador del ELN, sigue vivo en Cuba

El gobierno cubano lo mantiene desde 1975 en la isla, pero bajo la rigurosa vigilancia de los Castro. Esta es la última entrevista que le dio a la guerrilla que fundó

Por:
Enero 21, 2019
Fabio Vásquez, el fundador del ELN, sigue vivo en Cuba

Cuando en 1973 salió del ELN, la guerrilla que él mismo creó, sufrió la peor de las crisis. Fueron diez años de desorganización hasta que tomó las riendas Manuel “El Cura” Pérez. A Fabio Vásquez Castaño no le perdonaron el fracaso militar en la Operación Anorí que terminó con la muerte de los cinco comandantes guerrilleros más importantes de la organización entre los que se contaban sus dos hermanos, también cofundadores del ELN. En 1975, después de dos años donde se corrió la leyenda de que estaba muerto, llegó a Cuba, el lugar donde se formó como guerrillero, con pasaporte falso. Desde esa época vive en La Habana.

Esta entrevista, hecha por el semanario Insurrección, es la última que se conoce de Vásquez Castaño, realizada en el 2018 para conmemorar los 54 años desde que el ELN se alzó en armas.

Insurrección: ¿Por qué escogieron esa zona para fundar el ELN y no otra?

Fabio Vásquez Castaño: Encontramos que Santander era la única región donde sí había habido un hombre alzado con tintes guerrilleros, que era Rafael Rangel, que inclusive lo recordaban todavía en esa región, y teníamos también la ventaja de ser una zona petrolera de mucho peso político y económico, como era la empresa estatal Ecopetrol en Barrancabermeja; además algunos compañeros que integraban el grupo inicial, que era el de la Brigada [José Antonio Galán] eran de esa zona.

I: ¿Cómo coincide la fecha de fundación del ELN con el 4 de julio?

FVC: A mediados del 63, me trasladé a San Vicente de Chucurí, con un Contacto que es el que me empezó a presentar a algunos campesinos. Hasta que completé un grupo de 20 hombres dispuestos a formar una guerrilla de nuevo tipo, ya no era una lucha de liberales contra conservadores, y cuyo objetivo tampoco era el interés ni un afán personal.

Da la casualidad que terminamos los preparativos esa noche 4 de julio, allá en el cafetal de enfrente de la tienda de La Fortuna y El Progreso, que era de la madre de Parmenio, donde concentramos a los compañeros seleccionados. Que fuera un 4 de julio el inicio de esa Marcha fue una coincidencia.

I: ¿Por qué una Marcha para fundar una guerrilla?

FVC: Esa casa de Parmenio me sirvió de campamento de partida, desde allí al Cerro de Los Andes, hay bastantes kilómetros por zonas destapadas, descubiertas, lomas, potreros y cafetales. Decidimos irnos de noche sin prender un fósforo, ni una linterna. Nos sorprendió un aguacero al pasar el río Opón, ya en la pata del Cerro.

Nos dirigimos hacia el Cerro de Los Andes, que es una estribación de la cordillera de Los Andes; porque con anterioridad habíamos enviado para allá, a unos compañeros como colonos, a unas parcelitas, donde habían sembrado malanga, plátano y yuca. También contábamos con unos compañeros donde ya habíamos creado ciertas condiciones de preparación política, como base para entrenar allí.

I: El sacerdote Camilo Torres. ¿Participó en esta Primera Marcha fundacional?

FVC: No. Pero para esa fecha, Camilo ya mantenía contacto con compañeros nuestros de las universidades Libre y Nacional de Bogotá. Hasta nos ayudó trayéndonos un fusil Punto 30 desde Bogotá. En julio de 1964, él aún no tenía relación directa con el grupo guerrillero y su dirección.

I: ¿Volvería a fundar al ELN? ¿Qué no repetiría?

FVC: Para mí lo importante -aún con una extracción campesina y como un trabajador de un banco-, lo que me importaba era crear ese nuevo tipo de guerra de guerrillas, de ir creciendo hasta formar una fuerza tal que se iba extendiendo hasta llegar a las masas. Como dijo José Martí, tuvimos el valor de acometer la acción, aunque no triunfáramos y sabíamos que, si nos pasaba algo, otros hombres podrían seguir.

Muchos errores que se cometieron, hoy no los cometeríamos, actuaríamos de otra forma. Hablábamos y exigíamos con mucha rigurosidad y disciplina, juzgamos a hombres por cosas que hoy con la visión actual se pudiera encontrar una solución más condescendiente y comprensiva.

Tuvimos errores de falta de visión hacia los colaboradores, hacia las masas y hacia algunos sectores medios cercanos. A todos les exigimos ser muy revolucionarios para poder participar con nosotros. No se puede negar que hubo muchos errores y que es lógico si hoy pudiera volver, las cosas serían muy diferentes.

Publicidad
0
8663
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿Quién es Juan Carlos Cuellar, el guerrillero detenido que el ELN pide que esté en Quito?

¿Quién es Juan Carlos Cuellar, el guerrillero detenido que el ELN pide que esté en Quito?

El Fiscal estrena modelo Springer con el ELN antes de partir

El Fiscal estrena modelo Springer con el ELN antes de partir

Nota Ciudadana
En Cuba se mira al horizonte

En Cuba se mira al horizonte

¡El mayor violador, el campeón de la indignación…!

¡El mayor violador, el campeón de la indignación…!