¡Exijamos un auténtico posconflicto a los enemigos de la paz!

Hasta ahora este ha sido un término vacío y sin sentido, que solo se ha referido al periodo transcurrido tras la firma de los acuerdos. Es hora de resignificarlo

Por: Henry Gallego Beodya
septiembre 03, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Exijamos un auténtico posconflicto a los enemigos de la paz!
Foto: Pixabay

¿Cuánto nos tardaremos en comprender que el posconflicto no es una época sino una condición que debemos ganarnos a punta de lucha? Esta pregunta me la hice después de todas las terribles noticias que se han generado después del proceso de paz firmado: exguerrilleros asesinados, líderes sociales inmolados en más de setecientos, el regreso de una parte de las Farc al monte, pero además las noticias de personas sacrificadas sistemáticamente que el gobierno se niega a aceptar (el ministro Botero), los falsos positivos retornados denunciados por algún medio de comunicación, la purga en el Ejército por quienes denunciaron esas presiones, etc. Sin embargo, los cambios jurídicos a la JEP, las objeciones presidenciales y todos los demás escándalos dejaban prever que lo que Santos llamó posconflicto simplemente era la época que seguía después del acuerdo de paz. A la final, aunque ese término lo incorporaron casi todas las entidades del gobierno al igual que los medios masivos, este está vacío de contenido, ya que jamás hemos vivido en el posconflicto después de marzo de 2016. De hecho, me atrevería a decir que ni un solo día hemos vivido o disfrutado de un posconflicto real, porque lo que ha habido desde la firma del acuerdo ha sido un estallido de los enemigos del proceso, que día a día han estado echando para atrás, ensuciando, pisoteando y desprestigiando el acuerdo.

Pero lo malo no es que ocurran estas tragedias, sino que las instituciones gubernamentales y los ciudadanos hayan permanecido como estatuas alienadas frente a estas fuerzas en pugna, amigos versus enemigos del proceso de paz, cuando deberíamos caer en cuenta de que el posconflicto no es simplemente la época posterior a la firma del tratado de paz, sino que implica, si queremos verlo realmente aplicado y si queremos disfrutarlo, una condición que con la lucha y con el tiempo se irá instaurando en la historia de Colombia. Quiero decir con esto que el posconflicto es la paz, la incorporación a la vida natural de los exguerrilleros, la visualización de la guerra como parte de un pasado que ya no puede volver, la expulsión de todo tipo de discriminación, persecución y asesinato de quienes estuvieron equivocadamente en el monte disparando por cuarenta años. El posconflicto es volver a vivir en un país donde ya no es necesaria la lucha armada, es el perdón y reconocimiento de la verdad, la entrega del poder económico a las víctimas. Todo eso es el posconflicto, la vuelta a la normalidad histórica por la apertura del espacio público con el reconocimiento de los derechos humanos.

Vamos a tener que ganarnos el posconflicto, es decir, lucharlo, porque de lo contrario no va a venir y lo que ahora amenaza es el retorno de los 50 años de guerra. Hagamos una metáfora: si en un extremo están los enemigos de la paz sacando excusas para seguir peleando y por otro lado están los que no creen de ningún modo en la institucionalidad y las leyes, entonces en el medio tendrá que estar una gran mayoría de población exigiendo a los extremos el advenimiento del posconflicto real, pacífico y curativo, y también que esos exguerrilleros estudien, hagan política de votos, se incorporen a las empresas, monten pymes, manden a sus hijos al colegio, etc. Exijamos el posconflicto tanto a los enemigos del proceso de paz como a los se jacten de haber matado a muchos durante años. O tal vez son los mismos y en el medio está una población ingenua.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

¿Qué democracia queremos?

El tijeretazo de Santos a la plata del campo

El tijeretazo de Santos a la plata del campo

Nota Ciudadana
Con la firma de la paz, nuestra historia pudo tomar otro rumbo

Con la firma de la paz, nuestra historia pudo tomar otro rumbo

Nota Ciudadana
La cumbre antidrogas de la ONU y los retos del posconflicto

La cumbre antidrogas de la ONU y los retos del posconflicto