Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Estoy confundida

Empezando por Oprah vs Catherine, los confusos hechos de género con los que inauguramos el año, tienen que ver con violencia y acoso

Por:
Enero 12, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Estoy confundida
Tras el discurso de Oprah y la carta de Catherine, el debate no se ha hecho esperar y las críticas en las redes han sido durísimas de lado y lado

Empezó un confuso año 2018; no sólo porque en Colombia tendremos elecciones de Congreso y Presidencia en medio de escándalos de corrupción y desvaríos políticos, sino por razones de género, más no de ideología de género como les gusta decir a ciertas opciones de la derecha. Los

confusos hechos de género con los que inauguramos el año tienen que ver, más bien, con

violencia y acoso.

La entrega de los premios Globo de oro en USA, fue el escenario para una gran expresión de protesta, liderada por algunas de las más importantes mujeres de la farándula americana. Vestidas de negro escucharon emocionadas las palabras de Oprah Winfrey una destacada mujer negra, que recordó la violación de otra mujer negra para pedir que nos unamos en una sola causa y evitar que muchas más tengan que decir “me too” lo que podría traducirse como “a mí también me pasó”.

Tan importante fue el discurso de esta estrella del cine y la televisión americana, que ya se menciona su nombre como posible candidata presidencial para enfrentar a un Trump acosador y misógino.

Pero las cosas no se quedaron ahí. Al otro lado del océano, en Francia, una mujer igual de importante para la celuloide, Catherine Deneuve se unió con su firma a una carta que se opone a este movimiento de mujeres norteamericanas. Para el grupo francés se está llegando demasiado lejos en las acusaciones a los hombres. Dice la Deneuve y otras más que es legítimo coquetear, inclusive con acciones no toleradas. Y ridiculizan la postura de sus colegas americanas diciendo que las cosas están llegando tan lejos, que pronto habrá que tener una aplicación para consentir previamente cualquier aproximación.

El debate no se ha hecho esperar y las críticas en las redes han sido durísimas de lado y lado. Algunos tuits afirman que la postura de las francesas es la muestra de que la cultura machista les ha lavado el cerebro. Sin embargo, muchas mujeres podrán coincidir con ellas gracias a esta confusión sobre lo que es coqueteo y lo que es abuso. No hay que caer en el error, ni llegar a extremos de intolerancia contra los “pobres hombres”. Lo que se necesita es reeducar en una cultura que derrote el control o el dominio sobre la mujer y estamos lejos de que así sea. Para la muestra el botón del señor Rugeles, destacado uribista, que cogió a puños a su compañera.

 

 Muchas mujeres podrán coincidir con las francesas
gracias a la confusión
sobre lo que es coqueteo y lo que es abuso

 

Otro botón se dio también en la civilizada Inglaterra donde una gran periodista de la BBC acaba de renunciar a su cargo en este canal público porque su pago ha sido siempre menor que el de los hombres y la única razónra ello es ser mujer. Que hay discriminación, abuso y violencia es innegable, así a la Deneuve no se lo hayan “pedido” para llegar a ser una estrella rutilante.

Pero que a uno no le haya pasado no significa que no se den estas situaciones. En algunos lugares más que en otros, como se ha visto en Hollywood, como es evidente entre las sociedades islamistas o en nuestras casas y calles diariamente. Así que lo peor que podemos hacer es dividir y enfrentar el movimiento feminista que lucha contra la violencia de género. En eso la linda francesa no le hace nada bien a las mujeres, solo contribuye a la confusión y a la mentira machista de la libertad para caerle a una mujer es un derecho masculino.

Otra confusión de género la creó una diputada de Santander, aquí no más en Colombia. Ella subió a su Twitter la foto de dos jóvenes a quienes afirma haber sacado de su “confusión sexual”. Eran gais y ella los “rescató” con la ayuda de Dios y las escrituras.

Esta política del partido de la U, trata de convencernos de que la homosexualidad es un error (¡Ups!) y que leyendo la Biblia la gente se puede reorientar hacia lo “correcto”. Para explicar su posición, en entrevistas que tuve la desgracia de escuchar, argumenta de forma tan equivocada e infantil que ella misma es la que parece confundida. Pero bueno, si Catherine Deneuve lo está hay que tener cuidado pues de pronto todas estamos en riesgo de creer que la violencia de género es apenas una exageración y la identidad sexual un error.

Ah y creer también que hacemos la paz rompiendo el cese al fuego. Año de equivocaciones parece que será este 2018.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

Publicidad
0
634
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

Violencia paramilitar en campaña

Violencia paramilitar en campaña

El sacrificio de Martin Luther King y Jaime Garzón evocan el asesinato político cuando la violencia hace de las suyas en una campaña electoral para escoger nuevamente entre la guerra y la paz
Un fiscal impedido

Un fiscal impedido

Néstor Humberto Martínez atornilla su posición como máximo rector de la investigación de Odebrecht con argumentos aparentemente jurídicos, pero que intentan camuflar un interés oculto hacia entidades como el Grupo Aval
La paz no es de Santos

La paz no es de Santos

No podemos caer en los errores protuberantes que estamos cometiendo, porque si la paz fracasa, fracasamos todos
Tampoco el pene tiene la culpa

Tampoco el pene tiene la culpa

Sobre las columnas de Antonio Caballero y Héctor Abad Faciolince en torno al lenguaje inclusivo
Regalo verde de Navidad

Regalo verde de Navidad

La coalición entre Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Robledo se hizo feliz realidad. Solo faltó unificar listas parlamentarias -para hacer una gran bancada- y que estas fueran cerradas
¡No soy asesino!

¡No soy asesino!

El genocida de los Balcanes se suicidó de cara al tribunal internacional. Frente a las atrocidades no hay que temer a la CPI: ¡que venga y se lleve a todos los Praljak!
María Fernanda: ¡estudie vaga!

María Fernanda: ¡estudie vaga!

Negar la masacre de las bananeras con argumentos más ideológicos que históricos es un ejemplo de posverdad, y de su pretensión de reescribir las luchas campesinas y obreras desde la óptica de los grandes patronos
Sin Turban o con Turban

Sin Turban o con Turban

Sorprende que se enciendan de nuevo las alarmas en Santurbán, sorprende la reacción airada de la ciudadanía al proyecto de Emiratos, y sorprende su alcahuetería con la minería ilegal