Opinión

Estigmatizar es...

Al calificar injustamente a las personas aumenta la desconfianza, la exclusión, el miedo, la violencia. Es hora de parar esa pandemia

Por:
septiembre 20, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Estigmatizar es...
La guerra en Montes de María, nos puso a desconfiar hasta de nuestra propia sombra. Foto Pedro Luis Mogollón/ Archivo particular Rafael Colón

Terrible; un craso error de los seres humanos quienes antes de reflexionar reaccionan, acusan, suponen con gran velocidad; es común en la vida diaria que estigmaticemos individuos o grupos; que fijemos en nuestra mente, ideas que a menudo no son como las imaginamos, pero que difícilmente borraremos, porque la estigmatización además de contagiosa, teóricamente servirá como fundamento para justificar acciones.

Imagen archivo particular Rafael Colón. Fotografía de Pedro Luis Mogollón.

Cuando estigmatizamos, estamos ofendiendo, agraviamos el buen nombre, el honor, la dignidad, poniendo encima de la piel un hierro candente que deja una huella imborrable.

De ese tamaño es la estigmatización; una condición que seguramente nació con los primeros seres humanos. Quienes la padecen suelen ser excluidos y socialmente es perjudicial, más en un país como el nuestro, que acusa extrema polarización política; tan arraigada costumbre, sumerge la ciudadanía entre temores y desconfianzas.

Cualquier forma de estigmatización provoca deshumanización y afectación sicológica; la amenaza y aversión al otro, la despersonalización de los demás a través de caricaturas estereotipadas, los comentarios sin fundamento; las injustas comparaciones en contra de personas o individuos son nefastas, porque menosprecian el valor sagrado de una persona: su dignidad.

¿Quién no ha estigmatizado a un político de la vida nacional, a un deportista, a su vecino, al jefe, empleado, subalterno, compañero de trabajo, a un familiar, grupo social, comunidad, a ciudadanos de un municipio, región o país, por sus actitudes, condición económica, sexual, credo, calificándola injustamente con la acusadora seguridad de poseer la absoluta verdad?

Yo he estigmatizado y lo recuerdo perfectamente en funciones de mi oficio...; en alguna ocasión atendí la llamada de un líder social, informándome sobre la exagerada demora en el paso de los campesinos hacia sus veredas. En un cruce de caminos, infantes de marina pertenecientes a mi brigada, instalaron un puesto de control militar de área; sobre ese punto, la guerrilla había establecido milicias que abastecían sus corredores de movilidad.

 

La guerra era cruel e intensa.

 

 Foto Pedro Luis Mogollón/ Archivo particular Rafael Colón

 

Las Farc usaban correos humanos que hacían inteligencia; ingresaban alimentos, pertrechos, elementos para confeccionar minas antipersonas. Mis hombres tenían la misión de ejercer control sobre cualquier persona, animal o cosa que cruzara por allí. En este ejercicio, los transeúntes no podían avanzar hasta tanto confirmáramos su identidad; muchos no portaban sus documentos y tan solo eso, hacía tedioso el cruce de caminos; buscábamos elementos para fabricar minas artesanales en las remesas y paquetes que llevaban los campesinos a lomo de mula.

Si un caminante venía de cierta población donde teníamos la certeza que allí residían milicianos, se nos cruzaba por la mente que se trataba de un posible colaborador de la guerrilla; el mismo estigma construimos sobre ganaderos y políticos de la región; no nos fiábamos de ellos; no les permitía su ingreso a la brigada, pues los había encasillado como colaboradores de los paramilitares; la guerra en Montes de María, nos puso a desconfiar hasta de nuestra propia sombra.

Los estigmas que derivan en la conducta de prejuzgar, se estimulan dependiendo del contexto dentro del cual nos desempeñamos; a menudo nos convierten en paranoicos y terminamos cometiendo equivocaciones. En la vida profesional, o desde cualquier oficio, calificamos injustamente a las personas y aunque no lo parezca, ese comportamiento es racional. En este punto es donde tenemos la oportunidad de hacer correcciones, sobre la forma como evaluamos las profundas realidades individuales de cada persona.

Colombia necesita altas dosis de ponderación para edificar unidad nacional: la desconfianza es una enfermedad generalizada que se puede controlar; antes de responder acusando con el dedo, es mejor reflexionar; tal vez, una simple fórmula para comenzar a debilitar la estigmatización como costumbre, porque de lo contrario, seguiremos tejiendo “verdades" que más que irrefutables, están fundamentadas en rumores y mentiras.

Si yo estigmatizo, si tú estigmatizas, si él estigmatiza, si nosotros estigmatizamos, si vosotros estigmatizáis, si todos estigmatizan..., aumentará la desconfianza, la confusión, la exclusión, el miedo y la violencia.

Es hora de parar esta pandemia, reconociendo que solemos equivocarnos, sin olvidar que NÓ somos perfectos; con la misma dureza que juzgamos, seremos juzgados y con la misma vara que midamos, seremos medidos.

https://twitter.com/rafacolontorres

 

 

-Publicidad-
0
935
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¡Señor presidente: desactive la bomba de tiempo...!

¡Señor presidente: desactive la bomba de tiempo...!

¡Ni uribistas, ni petristas!

¡Ni uribistas, ni petristas!

Alcalde, o alcaldesa...

Alcalde, o alcaldesa...

¿Quién es el que más ha asesinado?

¿Quién es el que más ha asesinado?

¿Por qué asesinan tanto en Colombia?

¿Por qué asesinan tanto en Colombia?

Esclavos por la Paz...

Esclavos por la Paz...

Un primer año y un bicentenario...

Un primer año y un bicentenario...

¡Calgary: we have a problem!

¡Calgary: we have a problem!