¿Estados Unidos está a punto de ser derrotado por Rusia?

Podría estar acabando con el Estado Islámico en tiempo récord, sin darle chance a los norteamericanos de derrotar las fuerzas del gobierno sirio

Por:
octubre 22, 2015
¿Estados Unidos está a punto de ser derrotado por Rusia?
Foto: tomada de laprensa.e3.pe

Filmar brutales ejecuciones y divulgarlas ya era una práctica habitual de los fundamentalistas musulmanes, pero estas macabras puestas en escena del Estado Islámico, más la forma como se divulgan y como se convierten en noticia mundial en tan poco tiempo, son más bien una versión 2.0.  A mí no me vienen con cuentos, no creo eso de que un ejército radical islamista como el Estado Islámico fuera capaz de concebir y producir una tan refinada y sofisticada estrategia  de comunicación con impacto global que les permite llegar a miles de millones de personas en todo el planeta en cosa de horas.

Menos voy a creer que en el Medio Oriente, entre Siria e Iraq, uno de los territorios más monitoreados del mundo se pueda movilizar un ejército de 30.000 hombres, vehículos blindados, tecnología y artillería sin que nadie advirtiera la magnitud de lo que se avecinaba, aquí hay gato encerrado.

Lo que no sabemos del Estado Islámico y la guerra Siria

Mi hipótesis, y la de muchos analistas reconocidos, es que el Estado Islámico es en realidad un sofisticado montaje mediático militar muy bien orquestado por consultoras privadas (o públicas) norteamericanas, israelíes o saudíes para ganar la guerra en Siria, derrotar a Bashar al-Asad y quedarse con este estratégico país.

¿Y por qué es tan importante Siria si no tiene petróleo?

Básicamente porque es la salida al mar mediterráneo de varios países de la región; porque limita con Israel y el Líbano, otra zona crítica. Por otro lado, Siria es aliada de Rusia desde hace 40 años (20 mil millones de dólares hay invertidos por empresas rusas allá). Para Rusia perder su influencia en Siria es salir del Medio Oriente, y ganarla para Estados Unidos es consolidarse.

siria

En Siria se libra una guerra civil fratricida que lleva 200 mil muertos en poco más de cuatro años (en Colombia son 220.000 en 50). Muchos de los rebeldes que combaten a las fuerzas de Bashar al-Asad profesan el Wahabismo, versión fundamentalista del Islam que también practica Al Qaeda, el Estado Islámico y la casa de Saud, la monarquía que gobierna a Arabia Saudita. El wahabismo impone la ley Sharia, relega las mujeres a ser ciudadanas de segunda clase y considera a los musulmanes chiitas como no musulmanes que deben ser perseguidos junto a cristianos y judíos.

Es conocido que buena parte de los rebeldes sirios que profesan el wahabismo son en realidad células de Al Qaeda, cercanos o simpatizantes. Y es la unión de muchas de estas agrupaciones armadas la que da origen al llamado Estado Islámico. Al Baghadi, quien lidera Estado Islámico, anunció la creación del califato del levante e Irak: “Es un estado donde los árabes y no árabes, el hombre blanco y el hombre negro, el oriental y el occidental serán todos hermanos. Siria no es para los sirios, e Iraq  no es para los iraquíes, la tierra es de Ala.”

Bombardeos políticamente correctos

Tras las rápidas victorias del Estado Islámico se esconden no pocas variantes oportunistas de la diplomacia en Medio Oriente y también abundantes evidencias de los fracasos de la política antiterrorista norteamericana y de sus aliados europeos en esta región del mundo, así como claramente se develan los intereses económicos y geoestratégicos que acompañan cada  movida.

En 2011, EE.UU., Arabia saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Turquía apoyan abiertamente a los rebeldes sirios que se levantaron contra el presidente Asad. Siguiendo a pie juntillas el modelo libio se les provee de armas, entrenamiento militar y apoyo financiero (en junio del 2014 Obama solicitó al congreso norteamericano 500 millones de dólares para apoyar los rebeldes sirios)sin importarle que la mayoría de estos 70 grupos provengan de filiales de Al Qaeda y que estén controlados por Jabhat al- Nusra (JAN) y el Estado islámico. El objetivo es derrocar a Asad y así dejar a Irán y Rusia sin un importante aliado. “El enemigo de mi enemigo es mi amigo”; esta política, que tantos réditos les dejó a Libia, fracaso estrepitosamente. El apoyo occidental a la oposición siria no logró derribar a Asad, pero si logró desestabilizar a Irak.

Tal parece que con la intervención de Rusia, que podría reducir al Estado Islámico en tiempo récord, se demostraría que los demás países (incluido Estados Unidos) estarían postergando combatirlos esperando que ellos, unidos a los rebeldes, podrán derrotar las fuerzas del gobierno sirio.

Vienen los rusos…

En realidad, reducir y neutralizar al Estado Islámico es una tarea relativamente fácil para dos potencias como Estados Unidos o Rusia que gastan en presupuesto militar 601.000 millones y 84 mil millones, respectivamente, quienes, además, y sobra decirlo, cuentan con la última tecnología.

Sin embargo, Estados Unidos, más preocupado por sus intereses que por un Estado Islámico que se le salió de las manos, ha dilatado la solución, cosa que Rusia aprovecha para demostrar “cómo es que se hace la cosa”

Como lo divulgaron ampliamente los medios en los primeros días de octubre, Rusia  realizó decenas de incursiones aéreas sobre blancos muy sensibles del Estado Islámico. De mantenerse la intensidad de los ataques, los días del Estado Islámico estarán contados.

Para los ataques al Estados Islámico, Turquía permitió a los aviones rusos atravesar su espacio aéreo. Esto podría explicar la bomba que el fin de semana pasado explotó en Turquía en una marcha por paz.

“Si Rusia logra derrotar en Siria a los terroristas del Estado Islámico, EE.UU. y sus aliados se verán obligados a reconocer el fracaso completo de su política,” dijo Yakov Kedmi, exjefe de una de las agencias gubernamentales espaciales de Israel.

La revista estadounidense Foreign Affairs  afirmó que Irak se inclina cada vez más a favor de Rusia, antes que por EE.UU., en lo que se refiere a lucha contra los terroristas del Estado Islámico.

Si Rusia derrota al Estado Islámico y lo hace en tiempo récord como, al parecer, sucederá, y si por ahí derecho debilita a los rebeldes sirios, fortalecerá a Bashar al-Asad y recuperará a Siria y fortalecerá su presencia en Oriente Medio. Sin duda una derrota para Estados Unidos.

Pero aún falta mucho: Rusia ataca al Estado Islámico y a los rebeldes sirios, mientras Estados Unidos ataca al Estado Islámico y apoya a los rebeldes sirios, estamos hablando de una guerra fría muy caliente.

-Publicidad-
0
16578
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Las universidades norteamericanas a la cabeza de la educación

Las universidades norteamericanas a la cabeza de la educación

Kim Jong-un y sus extravagancias de gran rumbero

Kim Jong-un y sus extravagancias de gran rumbero

Nota Ciudadana
Lo que debería saber sobre la cultura hebrea

Lo que debería saber sobre la cultura hebrea

Nota Ciudadana
Los motivos del imperialismo

Los motivos del imperialismo