¡Esta debacle solo se puede resolver votando bien!

El país está patas arriba y aunque el panorama no parece alentador, aún se está a tiempo de darle la vuelta

Por: MARCOS SILVA MARTINEZ
junio 12, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Esta debacle solo se puede resolver votando bien!
Foto: Leonel Cordero / Las2orillas

Según la Constitución, “Colombia es un Estado social de derecho organizado en forma de república unitaria descentralizada, con autonomía de sus entidades descentralizadas, democrática y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general”. Además, también se señala que son tres las ramas del poder público: la Ejecutiva, la Legislativa y la Judicial (poderes creados y ordenados por la Constitución para que ejerzan poder y gobiernen en nombre y representación del pueblo en general).

Pues bien, estamos lejos de ese paraíso. Lo que se ha forjado es un debacle social, institucional y político. A los dueños y usufructuarios del poder no les conviene el espíritu constitucional aprobado en 1991. De hecho, el texto original ha padecido más de 42 modificaciones, no para mejorarlo, sino para acomodarlo a las conveniencias del poder político y económico. Ha sido interpretado, explotado y tergiversado por los dueños y usufructuarios del poder político y económico, exclusivamente para proteger privilegios. Son objetivos confesos del uribismo contra lo que impida la satisfacción de sus perversas metas: la Constitución, las altas cortes, la JEP, etc.

Esos privilegios devenidos y por conveniencia consolidados, desde los tiempos de la colonia, no responden al interés general, ni a la dignidad humana. Como consecuencia de ello, Colombia es la más desigual en la región y la sexta en el planeta. Así mismo, es azotada por dramáticos niveles de criminalidad, pobreza, miseria, corrupción, inmoralidad y atraso secular del desarrollo en general. A eso se le suma que un truhán Nobel de Economía pidió bajar el salario mínimo y los áulicos del gobierno Duque-Uribe lo celebraron, ¿ah?

Pero eso no es todo, la rama ejecutiva rota entre familias o secuaces de la casta. Si no ocurriera exactamente así, Colombia sería un país desarrollado y próspero. Pero no, aunque acumula más de 200 años de independencia y “democracia” (corrupta), sigue en la pobreza y atraso. Y de la rama judicial ni hablar. Es presa fácil de la inmoralidad y la politiquería a través de la designación de sus servidores, de la corrupción administrativa y de sus funcionarios, la presión de los delincuentes de cuello blanco y del contenido y alcance de las leyes que tiene que acatar y administrar.

Las leyes son analizadas, debatidas y aprobadas por el legislativo, aunque generalmente son de iniciativa del ejecutivo y concertadas con representantes del poder económico y políticos y hasta delincuentes. El pueblo raso (más del 90% de la población) no cuenta para ello. Las consecuencias están de bulto. Ascensos militares cuestionados, elección de corruptos y mediocres en cargos de decisión y control. Es la caricatura de democracia colombiana.

Increíble que la rama legislativa, que es la que debe desarrollar la Carta Política y afirmarla en la práctica; dar el carácter democrático de las leyes y el poder, y hacer el control político al gobierno, a través del análisis de proyectos y valoración de las demandas y necesidades de sus representados, esté convertida en la cueva de Rolando.

En muchos casos, la politiquería y el poder económico infiltraron y negociaron con las organizaciones criminales (narcoparamilitares), bajo el expediente de refundar el país. Esta fatal realidad nacional a diario se prueba con las investigaciones, juicios y condenas que han tenido que afrontar más de 160 congresistas y excongresistas, magistrados, jueces, burócratas, militares y exmilitares, delincuentes de cuello blanco, etc.

Lo que hay que cambiar es el régimen predicaba Álvaro Gómez y el régimen decidió exterminarlo. Como está la institucionalidad, el régimen se blinda a través de las leyes, pero aun así no es invencible.

El elector si renuncia a su talante sumiso e irresponsable consigo mismo y las generaciones futuras puede derrocarlo. Los dueños del poder se pueden derrotar con el voto ciudadano. Es imperativo hacerlo en próximas elecciones.

Los politiqueros demostraron hasta la saciedad su irresponsabilidad y venalidad. De esta forma se puede liquidar la corrupción, la anarquía y la tiranía del poder ejercida contra las mayorías nacionales y crear las condiciones para el desarrollo con equidad.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1140

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Los líos de la alcaldesa de Fundación (Magdalena) con el alumbrado público

Los líos de la alcaldesa de Fundación (Magdalena) con el alumbrado público

Nota Ciudadana
Cinco años retratando el Petronio

Cinco años retratando el Petronio

Nota Ciudadana
¿Cuándo nos libraremos del clientelismo?

¿Cuándo nos libraremos del clientelismo?

Nota Ciudadana
Los mamuts con los que tendrá que lidiar el nuevo rector de la Unisucre

Los mamuts con los que tendrá que lidiar el nuevo rector de la Unisucre