¿Está aplicando Duque la doctrina del shock en Colombia?

"Una población inconforme con un gobierno ilegítimo es fácilmente dominable si cae presa del miedo o del terror ante un estado de caos social"

Por: Jair Rodríguez Cruz
noviembre 25, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Está aplicando Duque la doctrina del shock en Colombia?
Foto: Twitter @infopresidencia

El pasado 21 de noviembre los colombianos salieron de forma masiva y contundente a las calles del país para rechazar el gobierno de Iván Duque por distintas razones como: el bombardeo de niños reclutados a la fuerza, el asesinato de indígenas, de líderes sociales, de exguerrilleros, así como las antipopulares reformas pensional y laboral, la corrupción e incluso por el atroz proyecto del Ministerio de Medioambiente de permitir la explotación de aleta de tiburón, entre muchas otras razones.

El descontento popular se hizo sentir, primero por una marcha pacífica colmada de color y expresión artística y, después, por un cacerolazo espontáneo nocturno en que participaron ciudadanos de todas las condiciones sociales y generaciones, sellando así un hito histórico para la movilización social colombiana.

Sin embargo, la jornada de paro nacional fue empañada por los infiltrados disfrazados, que muchos señalan que eran de la policía, y por la brutalidad policial que, como es costumbre, atropelló los derechos ciudadanos por doquier. Rápidamente, en la internet se difundió el actuar del Estado a través de sus fuerzas de seguridad y quedó al desnudo su ilegitimidad.

Casi todos los grandes medios de comunicación destacaron solo los hechos violentos, escondiendo las razones del paro nacional y dejando de lado la masiva protesta pacífica.

El día 22 de noviembre el plan se puso en marcha, a pesar de que la jornada de movilización no había comenzado, varios servicios cruciales no estaban funcionando, tal cual fue el caso de TransMilenio en Bogotá. Así como entidades públicas y privadas que unilateralmente decidieron no atender al público. En el sur de la capital, ocurren saqueos entre los que destacan el ocurrido contra el almacén del Ara usando un SITP robado en ciudad Bolívar. Luego, comienzan los gases lacrimógenos lanzados por el Esmad en la autopista sur en que casi muere asfixiado un bebé recién nacido y resultó golpeada en la cabeza una mujer trabajadora que aún no se confirma si sobrevivió. Para luego rematar con el toque de queda decretado por Enrique Peñalosa.

En la noche los rumores difundidos por cadenas de WhatsApp, aparentemente, de ciudadanos alertando sobre hechos vandálicos, incluso antes de que ocurrieran o sin que se confirmara su veracidad, y luego grupos organizados de entre 20 y 50 hombres que se movían en furgones (iguales a los de la policía) y asediaban los conjuntos residenciales y de apartamentos desatando el pánico y la confusión en Suba, Engativá, Ciudad Bolívar y Bosa. Mientras el helicóptero de la policía hacía vuelos a baja altura intimidando barrios enteros. Así, ya no hubo cacerolazo y no hubo protesta, solo terror. Luego, en Santander del Quilichao, Cauca, un departamento del país que en este momento está completamente militarizado, estalla inexplicablemente un carro bomba.

Los medios de comunicación como Semana comienzan a hablar de Estado de Conmoción Interna, lo que en la práctica significaría la dictadura de Duque, gobernando por encima del Congreso de la República por al menos 90 días, que pueden ser prorrogables por 90 días más, para completar 180.

Hay muchas preguntas por responder:

- ¿Por qué el paro se convocó de forma tan tardía si las razones de la protesta estaban sobre la mesa hace más de un mes?

- ¿Cómo es que se decretó el toque de queda?

- ¿Por qué los mismos vándalos han ido impunemente de un lado a otro de Bogotá y en furgones iguales a los de la policía?

- ¿Por qué los “saqueadores” atacan conjuntos residenciales que tienen familias dispuestas a defenderse y no centros comerciales o locales que en la noche están vacíos? ¿Tiene lógica esta forma de actuar?

- ¿Cómo estalla un carro bomba en un departamento que está repleto de retenes militares?

- ¿Por qué los medios de comunicación ya comienzan a hablar de Estado de Conmoción Interna?

Los ciudadanos más ilustrados han recordado a dos intelectuales en este delicado momento por el que atraviesa el país: a Naomi Klein, autora de La doctrina del shock, y a Stanley Cohen, quien presentó la teoría del “Pánico Moral”. Ambos pensadores apuntan a que una población inconforme con un gobierno ilegítimo es fácilmente dominable si cae presa del miedo o del terror ante un estado de caos social. Y justamente eso está sucediendo, si ayer el pueblo colombiano detestaba a Duque y a sus esbirros del Esmad, hoy piden a gritos su intervención por el temor de que sus seres queridos, su patrimonio y su integridad sean afectados. Tal parece que caímos en la trampa.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
900

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Caricatura: La culpa es de Duque

Caricatura: La culpa es de Duque

El taxista que no soporta a Duque

El taxista que no soporta a Duque

La lucha de clases en un continente agitado

La lucha de clases en un continente agitado

Nota Ciudadana
Duque y el sueño uribista de la “refundación de la patria”

Duque y el sueño uribista de la “refundación de la patria”