Entre más canas…

La invitación a las familias es que en lo posible no traten a sus adultos mayores como mensajeros, niñeros o seres invisibles. Recuerden que todos vamos para allá

Por: Juan Carlos Zamora Lancheros
octubre 18, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Entre más canas…
Foto: Pixabay

Quienes convivimos con adultos mayores o pensionados tenemos una oportunidad de aprender y aprehender acerca de esta etapa de la vida, porque para allá vamos. Claro está, si no nos da un infarto por culpa de tantos cambios leoninos que quieren imponer los gobiernos a quienes llegan a esta etapa.

Conversando con contemporáneos que tienen bajo su cuidado a sus padres, sobre todo, se llega a la conclusión de que a pesar de que muchos tienen posgrado, otros pregrado universitario y muchos bachillerato, algunos quienes tienen perfil técnico u operario después de pensionarse quedan en un limbo tanto productivo como espiritual.

Porque es respetable que muchos de ellos o ellas que se “quemaron” en su actividad laboral, quieran olvidarse de esta, porque en muchas oportunidades resultan con enfermedades profesionales tanto físicas como psicológicas o simplemente el cansancio normal.

Con este panorama y la escasa política pública hacia el tratamiento al pospensionado, para muchos de ellos su existencia queda ligada a cuidar sus nietos si los tienen, a hacer diligencias en bancos, a pagar impuestos o peor aún estar visitando la EPS, que de por sí ya es todo un “parche” porque allí la atención no es tan ágil, ni oportuna, entonces el paso del tiempo en estos lugares es justificable. Dinámica con la que estoy en desacuerdo.

Personalmente, me parece hasta irrespetuoso dejarle niños y niñas a unas personas que ya criaron, que es justo que descansen, sobre todo porque un menor de edad requiere de mucha energía. Eso sin contar que si los abuelos tienen alguna discapacidad, esos menores quedan expuestos al mal uso del tiempo libre. Y sus padres manipulan el sentimentalismo abuelo-nieto para que los adultos mayores se conviertan en cuidadores.

Ahora bien, y que particularmente es lo más preocupante, son los adultos mayores que no necesariamente están en condición de discapacidad o tienen alguna enfermedad profesional, pero que sí ven ya sea en los médicos particulares (si tienen los recursos) o en las EPS, por un lado, a un amigo o por otro lado, su segundo hogar. Con lo que quedan vulnerables a galenos deshonestos que hasta les inventan enfermedades para tenerlos como pacientes continuos. O se arriesgan a contraer virus o bacterias que pululan en las “promotoras” de salud.

Ellos están para otros asuntos más trascendentales

La invitación a las familias es que en lo posible no traten a sus adultos mayores como los mensajeros, tengan en cuenta que ellos y más en las ciudades grandes quedan expuestos a muchos riesgos en materia de movilidad, seguridad, caídas y demás. Y estén muy pendientes de la salud mental de ellos, porque el cerebro también se desgasta y no debe ser vergüenza hablar de tratamientos para las ansiedades o depresiones, para eso hay profesionales de la salud especialistas en esto. No hay que hacerlos sentir como locos. O no decirles nada por temor a que se desmoralicen o se molesten.

O peor aún que su única alternativa de entretenimiento sea ver telenovelas o talk show, sí esos de la tarde, que lo único que hacen es ser otro factor para empantanar la mente de las personas, haciéndolas llenar de miedos y de mitos.

Para los gobiernos locales, seccionales y nacional, a las EPS, cajas de compensación y las mismas empresas o entidades a las que prestaron los servicios, la invitación es a crear políticas para el uso del tiempo libre para los pensionados y sobre todo, en cultivar algún arte, o actividad física, dejen ese pensamiento de que porque el pensionado tiene tres pesos en el bolsillo, entonces que mire a ver qué hace, porque muchos en su “desparche” se inclinan por el consumo de licor, de cigarrillo o en casinos. Otros se hunden en sus depresiones, lo que conlleva a finales fatales.

Como sociedad debemos tener cuidado con esto, porque todos vamos para allá.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
17400

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El porqué del paro nacional

El porqué del paro nacional

Nota Ciudadana
El desquite

El desquite

Nota Ciudadana
¿Esmad y Policía, amigos o enemigos del pueblo?

¿Esmad y Policía, amigos o enemigos del pueblo?

Nota Ciudadana
No ataco ni denigro a Gustavo Petro, es mejor debatir

No ataco ni denigro a Gustavo Petro, es mejor debatir