Colombia no sabe de homosexuales

Se indignaron por la muerte de Sergio Urrego y a los días se burlan del hijo de Juan Pablo Ángel

Por: Fabio Andrés Olarte Artunduaga
octubre 02, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Colombia no sabe de homosexuales

Estoy tan seguro de esto como de que mi nombre es el que aparece al firmar este texto. Y no lo digo sin una justificación que valga la pena leer. Lo digo porque, con el paso del tiempo, eso hemos demostrado como sociedad los que nacimos en el suelo que "liberó" Bolívar. Pero hay algo más triste para los que creemos en la igualdad. Ni siquiera la nueva generación de colombianos (a la que pertenezco) lo vamos a hacer. De eso, sin temor a errar, estoy aún más seguro.

Y no lo vamos a hacer por muchos factores. En principio porque quién nos invadió fue uno de los imperios más cobardes y mediocres del mundo occidental. Mientras Francia y Reino Unido estaban luchando por un tema primordial (como la identidad religiosa), los españoles firmaban acuerdos para creer en el modelo político de la monarquía y para, además, basar sus creencias espirituales en el Cristianismo. Por eso, entre otras cosas, tuvieron tanto tiempo libre para venir a destrozar todo lo que pudieran ver los ojos malditos de Colón y sus compinches.

Precisamente, porque llegaron con la biblia en las manos, lograron consolidar su poder a través de la guerra en nuestro territorio. No en vano todos los municipios y ciudades de Colombia crecieron, crecen y crecerán en torno al máximo templo de devoción de la perversa institución religiosa con sede administrativa en El Vaticano. Ese órgano de control (la Iglesia Católica), ha sido quien más odio en contra de la homosexualidad ha demostrado conforme pasan los siglos. Los han perseguido, tratado de invisibilizar, matar y "culpar". Todo con el fin de afianzar su poder. Su poder que se mantiene pagando misas de matrimonio y bautismos.

Esa institución macabra, para más mal que bien, fue la que logró penetrar el pensamiento colectivo de nuestro país. Por eso, aún cuando suene absurdo, tenemos en un estado laico una oración patria que menciona a Dios. Por eso, en Colombia, cada vez que muere un papa estamos tan pendientes del cónclave; porque tenemos la estúpida idea de que necesitamos tener a un jerarca del Catolicismo con pasaporte colombiano. Por eso, lamentablemente, No podemos entender que las escrituras que sigue la Iglesia Católica fueron escritas en otro contexto histórico y que, aunque los sacerdotes no quieran, se deben ir reformando y ajustando a cada época.

Y la solución tampoco es pertenecer a las iglesias protestantes, como en un principio eran las evangélicas. Sencillamente porque los nuevos miembros de la cúpula del poder de esas congregaciones resultaron ser más ortodoxos que Ignacio II. Vean nada más a uno de esos sujetos. El concejal de Bogotá, Marco Fidel Ramírez, tan evangélico como el mismo San Juan, No puede dejar de calificar como "demoníaco" al mismo acto sexual. Por ese lado, aunque parezca imposible, estamos aún más lejos de conseguir nuestra verdadera independencia. La independencia del pensamiento.

En definitiva, para desgracia de la razón humana, no vamos a aceptar jamás a los homosexuales en nuestro suelo. Esto, claramente, hablando en términos de mayorías. Allá lo que se acepta es la doble moral y la hipocresía. Se acepta tanto que, como sociedad, llevaron a Sergio Urrego a suicidarse y, a los pocos días, se burlaban de un niño que participó en un concurso de canto por su, aparente, preferencia sexual. Somos un pueblo enfermo. No escribo esto porque sea "marica"; no, no, no. Lo escribo porque respeto a la comunidad LGBTI y a la humanidad en general. Lo escribo porque, aunque vaya a tener decenas de menciones en Twitter que van a buscar "ridiculizar" mis palabras, creo en que podemos tener un cambio como sociedad. Eso sí, teniendo claro que debemos dejar de lado la doble moral, la hipocresía, el miedo, la mediocridad, la apatía y el conformismo.

@andresolarte
#DESPIERTACOLOMBIA

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
10387

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

“Matar homosexuales beneficia a la sociedad”, ¿quééééé?

Nota Ciudadana
Colombia, un paraíso repleto de hipocresía

Colombia, un paraíso repleto de hipocresía

“Deje tantas hormonas” burla homofóbica en el congreso

“Deje tantas hormonas” burla homofóbica en el congreso

Nota Ciudadana
Ángel y Urrego, dos casos de matoneo diferentes

Ángel y Urrego, dos casos de matoneo diferentes