En Cali, el 123 no sabe, no responde y las autoridades... menos

Los piques son cada vez más comunes en el Valle de Lili, al igual que sus fatales consecuencias. Aunque se han hecho denuncias, la situación no cambia

Por: Maria Eugenia Sierra
febrero 14, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
En Cali, el 123 no sabe, no responde y las autoridades... menos

Es la una de la madrugada del jueves 14 de febrero de 2019. La calle revienta con el acelerador y una vez más motociclistas utilizan las vías residenciales de Valle del Lili para realizar “piques”; el ruido es espantoso. Acto seguido llegan cinco carros con la música a todo volumen y entre gritos, desafíos y alcohol, bloquean la calle y el nuevo Código de Policía pierde vigencia para el atormentado vecindario que en día hábil necesita descanso. Otra vez la “camorra” se tomó las calles.

Es la tarde del domingo 3 de febrero de 2019. La carrera 99 entre calles 45 y 55 (orillas del río Lili) es el lugar elegido por los desadaptados para hacer los “piques” en motocicleta. Esta vez salieron a matarse o a matar. Los habitantes de los condominios hablan en voz baja y en tono resignado: “Todos los domingos es igual, vienen en moto, se reúnen a la orilla del río a consumir droga y en las noches empeora. No pasa nada, la policía nunca viene”. Ese día al final de la tarde, un humilde guarda de seguridad que salía de su trabajo en uno de los edificios de la zona fue atropellado por un suicida motociclista que también dejó herido a un peatón.

La tragedia acecha a muchas familias por cuenta de los “piques” de motocicletas ahora también en las vías internas de los barrios a cualquier hora del día y de la noche. Basta con darle una mirada a los titulares de la prensa para ver que las denuncias se volvieron paisaje. El 13 de abril del año 2013, El País de Cali presentó un informe en video sobre los puntos críticos de los “piques” de carros y motocicletas en la ciudad: kilómetro 18, sector la Plaza de Toros y Ciudad Jardín. Entonces, no habían comenzado en Valle del Lili. Habló de la inmovilización de hasta 50 motos y 30 carros por operativo aproximadamente y dio unas declaraciones que para la ciudadanía resultaron inverosímiles:

“Las personas que participan en los 'piques' son complicadas, están al margen de la ley la mayoría, estamos haciendo este operativo prácticamente solos porque el acompañamiento de gobierno y de otras entidades que tienen que llegar allá no están llegando. Hemos detectado problemas graves. Falta una reglamentación más rígida” (tomado de la entrevista a Néstor Henao, Supervisor Grupo Operativo de Tránsito).

Siete años y dos administraciones después, la “camorra” se apoderó de sectores nuevos como Valle del Lili, creció, se multiplicó en la ciudad y a pesar de las graves denuncias del entonces Supervisor Grupo Operativo de Tránsito, los caleños continúan sin una norma rígida que judicialice a quienes salen a las calles a matarse o a matar inclusive a plena luz del día en una ciudad a merced de la anomia.

Preguntas: Si son personas “complicadas” y la mayoría al margen de la ley con mayor razón no deberían actuar y si tienen identificados los sitios por qué entonces no hacen respetar la vida y la tranquilidad de los caleños?

En esta época preelectoral el tema de la seguridad es “la bandera” de muchos candidatos como ocurrió en épocas de Rodrigo Guerrero y Maurice Armitage que una vez en el poder nos dejaron bajo la ley de la “camorra”.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
175

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus