¿Empezó la caída del uribismo?

Con la llegada del Coronavirus, los colombianos empiezan a notar que la idea de seguridad que prometió el uribismo no funciona y hoy deja desprotegidos a miles de electores

Por: Ilia Paredes
marzo 27, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Empezó la caída del uribismo?
Foto: Facebook @AlvaroUribeVel

En demasía se ha escrito acerca de la  llegada de Álvaro Uribe al poder en 2002, convengamos que no vale la pena analizar si fue o no con apoyo paramilitar armado o político; la razón por la que Colombia ungió a Álvaro Uribe es porque la clase media y alta sintió amenazada su integridad por las FARC, un enemigo que con muchos méritos se ganó el odio del pueblo colombiano; por lo que, en una jugada maestra llena de tacto, cercanía con la gente y como no, exaltación de la Fuerza Pública, Álvaro Uribe Vélez pasó a ser el colombiano que decidió el panorama político colombiano en sus últimos 20 años.

Ahora bien, pasaron los años y la historia nos contó que Álvaro Uribe no derrotó a las FARC, aunque es cierto que con sus banderas, Juan Manuel Santos logró despolitizar el terrorismo; con la desmovilización de las FARC, el conflicto colombiano quedó al desnudo: estamos en una guerra motivada por la droga, la tierra y la explotación minera ilegal.

La mano firme con la que Álvaro Uribe se hizo al corazón de muchos de los colombianos, es producto de vender de manera convincente -por los medios que fueren necesarios- una sensación de protección, de seguridad y de tranquilidad, al menos para poder circular por las carreteras colombianas, por eso la caída del mito uribista será el coronavirus; no serán los escándalos tras escándalos, los malos números en empleo, educación o economía, será aquello que llevó a la gloria al uribismo, la sensación de seguridad, lo que traerá la caída de Álvaro Uribe Vélez y su séquito.

Por ello, sin un enemigo político en armas y habiendo ganado las elecciones, el uribismo quiso gobernar manu militari como lo hizo antaño; queriendo repetir las hazañas de la operación Jaque, pero esto es 2020 no 2002; las redes sociales empoderaron a jóvenes que crecieron viendo cómo día a día Álvaro Uribe era señalado una y otra vez porque sus colaboradores se aprovechaban de su nobleza y paralelamente aterrizó en la presidencia, más por prevención que por mérito, una caricatura llamada Iván Duque.

Hemos presenciado los últimos días cómo verdaderas potencias han tenido que dejar de lado el orgullo y pedirle a sus ciudadanos que vayan a sus casas, ya que el Estado no pudo protegerlos; aquí nuestro dubitativo presidente tuvo que expedir un decreto para recordarle a los alcaldes y gobernadores que él es el presidente, lo que recuerda a Twyn Lannister en Juegos de Tronos, “un rey que deba decir – yo soy el rey- no es un verdadero rey”.

Pues bien, mientras nuestro aprendiz de presidente trata de imponer su voluntad a la de los alcaldes -quienes parecen tener una idea más clara de proteger a quienes los eligieron- , el gobierno nacional deja a la nación llena de dudas, ¿acaso no se detiene el país por los intereses económicos más poderosos? Pero si China, Francia, Italia y España se paralizaron, ¿acaso esas economías no son más fuertes que la nuestra y aun así se detuvieron? ello deja una sola conclusión para el ciudadano; no hay mano firme contra un enemigo invisible, la seguridad democrática, la gloria del ayer demostró ser un sofisma que va a matar a demasiados colombianos pero que también será la tumba del uribismo.

Pronto todos los que consciente o inocentemente votaron por Ivan Duque, buscando alguien que protegiera sus intereses, verán cómo el enemigo entró a sus casas, mientras el presidente se preguntaba si era adecuado cerrar las puertas del país; en ese momento, el mito de Álvaro Uribe Vélez se derrumbará de la misma forma en que se construyó, con muchos colombianos caídos.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
10800

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El decálogo del buen uribista

El decálogo del buen uribista

La furia de Uribe contra el alcalde de Medellín

La furia de Uribe contra el alcalde de Medellín

Nota Ciudadana
¡Quieren volver trizas el Estado social de derecho!

¡Quieren volver trizas el Estado social de derecho!

Nota Ciudadana
El diálogo político supone tanto escuchar como hablar

El diálogo político supone tanto escuchar como hablar