Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Elegir al que me robó

Los electores votaron por los ladrones, satisfechos con un mercado y quince dólares, de otro modo no se entiende ningún voto por los que cometieron con Santos el mayor latrocinio de la historia republicana.

Por:
Marzo 19, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Elegir al que me robó
"La señora Merlano merece que le quiten la curul y la guarden en la cárcel, pero no a ella sola", Foto: Confidencial Colombia

Sería incomprensible que una persona fuera hasta las urnas para elegir un ladrón. Pero dicho a favor o en descargo de ese sufragante anormal apuntaríamos que lo hizo por ignorancia o por desprevención o por olvido. ¡Y que votó por el ladrón!

La cuestión puede ser todavía más espinosa y alrevesada. Y es que nuestro fulano vote por el que le ha robado a él mismo. Y esto sí que es patológico, a fuer de absurdo e incomprensible. Pues mis queridos amigos, nada menos que eso pasó en las elecciones del domingo. Varios millones de colombianos votaron por los ladrones, por los que se metieron a su casa por la noche, o les hicieron el famoso “cosquilleo”, para quitarles lo suyo.

La prensa ha seguido de cerca lo que descubrió la Fiscalía en la casa electoral de la señora Aída Merlano, hoy electa senadora del Partido Conservador Colombiano. Y ese descubrimiento trata de lo que todos sabíamos desde hace tiempo, que en la Costa Atlántica no se depositan, sino que se compran votos. Allá la cosa es con billete, como diría un costeño desenfadado y hablador. Y si no hay billete, no hay voto.

El precio del negocio quedó establecido. Por cada voto a favor de la Merlano se recibían cuarenta y cinco mil pesos, infelices quince dólares de los Estados Unidos, dicho para nuestros pacientes lectores del exterior. Al parecer le daban de encima un mercado, en especie, sin mayores datos del contenido de esa bolsa, tan parecida a las que reparten en Venezuela a los amigos del régimen. Bolsa y quince dólares por cabeza, o si lo quieren mejor, por conciencia. Eso vale un colombiano en día de elecciones.

Lo injusto con la señora Merlano, y vaya nuestra protesta por esa discriminación, es que lo hicieron solamente con ella. Porque es cosa sabida que “hacer política” en Colombia significa eso: el arte de ir al Senado o a la Cámara pagando un mercado y unos pesos, tan poquitos como dejamos dicho. Con lo que estamos advirtiendo otra monumental injusticia, que consiste en poner ese estigma en la piel de los políticos costeños, cuando sabemos que lo hacen todos los de su oficio, en todos los rincones del país.

Y ahí está el secreto de lo que al principio dejábamos expuesto. Los electores votaron por los que les robaron cuanto tenían, declarándose satisfechos con la devolución de comida para una semana y de quince dólares adicionales.

De otro modo no se entiende ningún voto por los que cometieron con Santos el mayor latrocinio de los doscientos años de historia republicana.

 

El vendedor de su voto no se dio por enterado
del robo en que su elegido concurrió, para echarse al bolsillo,
con sus amigotes y cómplices, una bonanza petrolera

 

 

El vendedor de su voto no se dio por enterado del robo en que su elegido concurrió, para echarse al bolsillo, con sus amigotes y cómplices, una bonanza petrolera que no volverá jamás. Solo por ese concepto el asalto alcanzó la suma de treinta mil millones de dólares, que hoy alcanzarían, de sobra y de vicio como se decía en mi tierra, para darles escuela de calidad a los hijos de todos los avispados que vendieron su voto; para que tuvieran todos hospitales decentes y atención esmerada y puntual; para que aliviaran la falta de techo que los aqueja; para que tuvieran redes de carreteras aceptables y para que sus hijos aspiraran a un trabajo digno, en una fábrica promisoria o en un campo bien cultivado.

Pero no para ahí las cuentas. Porque los ladrones no se contentaron con tan poco. Además de quitarle a sus infelices electores, y a los millones  que no alcanzaron siquiera ese grotesco desquite, les pusieron encima una deuda adicional de otros treinta mil millones de dólares, equivalente a la que habían tomado los Presidentes de Colombia desde Simón Bolívar, de  1819 a  1828 hasta Álvaro Uribe, de 2002 al 2010. ¡Nada menos que eso!

En esa turba de ladrones y cómplices caben todos los partidos políticos que recibieron votos y curules, con excepción del Centro Democrático, el de Uribe, el Mira y otro equipo de cristianos que al parecer sacan tres senadores cada uno. Todos los demás fueron actores y partícipes de esta atrocidad.

La señora Merlano no puede pagar sola semejante desvarío colectivo. Es una injusticia. Merece que le quiten la curul y la guarden muchos años en la cárcel. Pero no a ella sola. Es inequitativo y abusivo. A la cárcel deben ir cuantos acompañaron a Santos en esta locura, cuyas dimensiones solo empezaremos a conocer, en sus horrendos detalles, a partir del próximo 7 de agosto. ¡Pobre Colombia y pobre Presidente electo! Ese infeliz, acreedor de nuestra solidaria ternura, que tendrá que lidiar semejante quiebra, acompañado en el Congreso por los elegidos el domingo, a razón de un mísero mercado y quince dólares en efectivo por votante. Duelo para todos.

 

Publicidad
0
9798
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Fernando Londoño Hoyos

Los tres son nuestros

Los tres son nuestros

Los tres que nos faltarán siempre, son víctimas por las que sangra nuestro corazón, de dolor y vergüenza. Porque murieron por bandidos de acá, protegidos por gobierno de acá, que se fueron a delinquir allá
Se lo roban todo

Se lo roban todo

Entre regalos de países felices y préstamo del BID, llegaron como novecientos mil millones a las arcas que maneja Cárdenas. Pero se los robaron
La enfermedad colombiana

La enfermedad colombiana

Cocaína, la mandamos en cantidades siniestras a los mercados mundiales, y luego la lavamos, sumando al desastre económico el drama moral de acabar con la vida de jóvenes y niños
El país que nos deja Santos

El país que nos deja Santos

Colombia nadando en coca, el sistema financiero a punto de estallar, endeudamiento público insostenible, la industria quebrada, de las carreteras ni hablar, y lo peor: el acuerdo con las Farc
Un desastre llamado Santos

Un desastre llamado Santos

Si el voto castigo existe, lo veremos en acción este domingo
¡A ganar el Congreso!

¡A ganar el Congreso!

Aquello de que el presidente gobierna es una verdad a medias. El que manda es el Congreso. ¡Quítese la idea de que se reserva para votar por presidente!
Pasado y futuro de un guerrillero

Pasado y futuro de un guerrillero

Petro dará el zarpazo cuando un pueblo olvidadizo le abra la puerta al lobo comunista para que haga lo que quiera en el redil de las distraídas ovejas
La vida en serio

La vida en serio

Petro propone acabar, de una vez, cosas tan malditas como el petróleo y el carbón, creando un monumental hueco cambiario que nos dejará sin con qué pagar la deuda y hacer el mercado semanal