El uribismo convirtió a Medellín en un distrito de Innovación

Quintero no tuvo nada que ver con el diseño o aprobación de ese proyecto. El mérito exclusivo es de la bancada del Centro Democrático

Por: Fredy Alexánder Chaverra Colorado
junio 04, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El uribismo convirtió a Medellín en un distrito de Innovación

Con la aprobación en octavo debate del proyecto 467 de acto legislativo (reforma constitucional), el Congreso dio el último paso para convertir a Medellín en el primer Distrito Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación del país. Tras su aprobación, muchos salieron a felicitar al alcalde Daniel Quintero (quien temprano le había solicitado a la plenaria de la Cámara respaldar el proyecto) y hasta algunos se lo reconocieron como un logro de su Medellín Futuro, nada más alejado de la realidad, pues Quintero no tuvo nada, absolutamente nada que ver con el diseño o aprobación de ese proyecto. El mérito exclusivo es de la bancada del Centro Democrático y en particular del congresista Santiago Valencia (un opositor acérrimo y artífice de la caída de su segundo gerente en EPM).

Al César lo que es del César: el uribismo fue el autor, ponente y orientador de esa reforma. Es su mérito como partido y a la postre será una de las banderas para recuperar el poder de Medellín en 2023.

¿En qué va el Valle del Software?

En la narrativa de convertir a Medellín en la “ciudad de la Cuarta Revolución Industrial” a Quintero le cae muy bien alardear de la ciudad como un Distrito Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación. Como dice el refrán popular: indulgencias con padrenuestros ajenos. Bajo esa figura, cuyos contornos, implicaciones y perspectivas ameritan una discusión de fondo, al Plan de Desarrollo se le pueden dinamizar algunos ejes de acción. Algo necesario debido al estancamiento de la Medellín Futuro, en parte, debido al “plan de desarrollo adicional" que ha implicado la atención de la pandemia; la perdida de apoyos importantes en el Concejo (circunstancia que hundió la extraña idea de crear un Central Park en inmediaciones al Aeropuerto Olaya Herrera); y, las agendas impuestas por la coyuntura nacional.

No hay duda de que la visión de ciudad de Quintero no se estabilizará para finales del próximo año (cuando ya pierda amplio margen de gobernabilidad) y que sí o sí necesita dejar un sucesor en la alcaldía de cara al 2023.

Un distrito en el cual nada tuvo que ver

El proyecto de convertir a Medellín en distrito venía caminando desde agosto de 2020 (cuando todavía el uribismo le respondía en bloque a Quintero). En algún momento, el alcalde intentó montarse al bus, pero su pelea con buena parte de la derecha local y el poderoso sector empresarial, estancó esos acercamientos. La iniciativa fue apoyada por más de 40 congresistas uribistas y no tuvo mayor dificultad para pasar los ocho debates reglamentarios: cuatro en Senado y cuatro en Cámara. Solo tuvo dos ponentes, tal vez, los congresistas más radicales del uribismo antioqueño: Santiago Valencia (al autor principal) y la representante Margarita Restrepo. Ningún aliado del alcalde, como el representante verde León Freddy Muñoz o el senador liberal Iván Agudelo (sus fichas al Congreso de cara al 2022 y con cuotas burocráticas en varias dependencias de a alcaldía) tuvieron relevancia en la aprobación del proyecto.

Además, Quintero no tiene margen de maniobra para sacar una ley del Congreso (seguramente el que le permita su padrino político, César Gaviria); sin embargo, si será el alcalde que estrenará la nueva figura de distrito especial y podrá valorar sus potencialidades a mediano y largo plazo.

Una bandera del uribismo

Para el 2023 la derecha y el sector empresarial, siempre unidos en un binomio regulador, no volverán a cometer el error que, en parte, le otorgó la victoria a Quintero en 2019: dividirse entre cuatro candidatos. Desde ya, están diseñando la estrategia para la retoma (con la previa parcial de la revocatoria) y llegarán unidos, como un bloque con capacidad política y mucha plata. El error de 2019 cuando se dividieron entre Alfredo Ramos, Santiago Gómez, Juan David Valderrama y Beatriz Rave, es una lección aprendida. Por el momento, va sonando el nombre de la concejal Nataly Vélez como la ficha más sólida de ese eventual “bloque de retoma” (es la concejal más votada en la historia de la ciudad). Va quedando claro que se van a unir con la clara intención de volver a La Alpujarra y hacer trizas el legado de Quintero, especialmente en la reimplantación del modelo de gobierno corporativo, ese leonino esquema de cooptación empresarial.

Seguro, en esa campaña el uribismo asumirá el distrito como una bandera (su legado) y sobre eso construirán una visión de ciudad, no muy alejada de la que propone Quintero, pero desde otros métodos. Así, se le restará espacio programático al candidato que buscará suceder al alcalde en su visión de la ciudad de la Cuarta Revolución Industrial.

Vuelvo a repetir: al César lo que es del César. Quintero nada tuvo que ver con esa reforma y el mérito es exclusivamente del uribismo. Resulta patético que se lo endilguen como parte de su gestión. Enhorabuena para Medellín y las posibilidades que se le vienen. En 2023 se definirá la visión de distrito que se impondrá y también la continuidad del legado de la Medellín Futuro. Lo cierto es que desde ya se van calentando los motores.

Adenda. Desde diferentes perfiles en Facebook se me viene atacando con mensajes de odio. Me tildan de “hiena resentida” o “viudo de poder”, responsabilizo al discurso divisorio de Daniel Quintero (a quien apoyé en campaña) de cualquier agresión física a mi integridad.

-.
0
1900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Alcalde Quintero, asuma los errores de su administración y deje de echarle la culpa a los ciudadanos

Alcalde Quintero, asuma los errores de su administración y deje de echarle la culpa a los ciudadanos

Nota Ciudadana
La derrota del uribismo: ¿una advertencia para su líder mesiánico?

La derrota del uribismo: ¿una advertencia para su líder mesiánico?

Vargasvil, más uribista que Uribe

Vargasvil, más uribista que Uribe

Nota Ciudadana
A Uribe finalmente lo están bajando del pedestal

A Uribe finalmente lo están bajando del pedestal