El trago amargo de Luis Carlos Restrepo en su asilo en Canadá

La tranquilidad para él terminó por la circular roja de la Interpol que lo pone adportas de una extradición por la falsa desmovilización del Cacica La Gaitana - Farc

Por:
enero 13, 2022
El trago amargo de Luis Carlos Restrepo en su asilo en Canadá

Antes de conocer a Francisco Santos en 1997, a Luis Carlos Restrepo nunca se le había ocurrido meterse en política. Doctor en medicina y cirugía de la Universidad Nacional, especialista en psiquiatría y magister en Filosofía de la Universidad Javeriana, Restrepo era un reconocido intelectual de clara tendencia progresista, uno de los primeros que, en los años noventa, creía que la única solución que tenía la guerra contra las drogas, que en esa época cobraba miles de muertos en Colombia, era la legalización. Corría 1991 y se vivía un aire de esperanza que traía una nueva Constitución.

Restrepo formaba parte, junto con Antanas Mockus, el padre Francisco de Roux y Hernando Gómez Buendía, de la campaña Viva la ciudadanía que intentaba acercar la nueva Carta Magna a todos los sectores que no la conocían. Tenía 39 años este caldense nacido en Filandia y, para contradecir a su familia fervorosamente conservadora, abordaba luchas como la opción de abortar y la legalización de la dosis mínima. En 1994 lanzó uno de los libros más vendidos en la historia de la siquiatría en Colombia, El derecho a la ternura, en donde propugnaba por una educación en donde lo más importante fuera el amor, al conocimiento, a la lectura, al otro, a la humanidad. Sin embargo todo cambió en 1997.

En ese momento Francisco Santos Calderón, quien había tenido un largo secuestro por el Cartel de Medellín en 1990,  lo convenció de participar en el Mandato por la paz. Fue una fiebre de paz que contagió al país movilizando a 10 millones de personas que votaron contra la no violencia. Fue por medio de Santos que Restrepo llegó al primer gobierno de Uribe. El 7 de agosto de 2002, cuando las Farc atacaron la posesión de Álvaro Uribe con roquetazos a la Casa de Nariño, Luis Carlos Restrepo asumió como Alto Comisionado de Paz. La guerra, en ese momento, azotaba el campo colombiano e incluso llegaba a las ciudades.

Uribe tomaba el país en el caos que lo había dejado Pastrana y su errático proceso de paz con las Farc. Durante tres años esta guerrilla manejó la Zona de Distención de San Vicente del Caguán, convirtiéndola en un santuario de secuestro y narcotráfico. El ciudadano de a pie creía que esta era la demostración de que esa guerrilla, comandada por Manuel Marulanda Vélez, había derrotado al Estado colombiano. Además, en amplias zonas del país, como en la Costa Norte, el Catatumbo y Urabá, las Autodefensas Unidas Colombianas, comandadas por Carlos Castaño y Salvatore Mancuso, luchaban para quitarle el territorio a la guerrilla, dejando a su paso una estela de muertos y de horror. Con un discurso de cero concesiones y apostándole a la confrontación, Álvaro Uribe, en los últimos dos meses de la campaña presidencial de 2002, arrasó a su rival, el liberal Horacio Serpa. Apoyado por la gran mayoría de los colombianos, Uribe inició un proceso de paz con las Autodefensas. Restrepo sería su ficha clave.

El país encendió los televisores al mediodía del 15 de julio del 2003, en Santafe de Rialito, Córdoba, cuando delegados de las Autodefensas y el gobierno Uribe, en cabeza de Restrepo, se comprometían a "dar inicio a una etapa de negociación", teniendo "como propósito de este proceso el logro de la paz nacional, a través del fortalecimiento de la gobernabilidad democrática y el restablecimiento del monopolio de la fuerza en manos del estado".

El optimismo no podía ser mayor. Todo parecía funcionar. En noviembre de ese mismo año Don Berna, quien, con sus hombres del frente Cacique Nutibara convirtió la Comuna 13 en un infierno en 2002, deponía sus armas. Entre el 2003 y el 2006 se desmovilizaron 20 bloques. Cobijados por la ley de Justicia y Paz, temibles comandantes como Jorge 40, Ernesto Báez y Salvatore Mancuso se entregaron al gobierno de Uribe. En el 2006, según reseña La Silla Vacía, con datos para la Agencia Colombiana para la Reintegración, se habían entregado 30 mil paramilitares. Sin embargo los nubarrones para Restrepo empezaron a enturbiar lo que parecía un horizonte completamente despejado.

Lo más grave fue la investigación por la falsa desmovilización de 62 guerrilleros de una supuesta compañía de las FARC denominada Cacica la Gaitana. Aunque se televisó la entrega a todo el país, se notaba que las armas eran falsas. Como se sabría meses después se trataba de habitantes de calle bañados, arreglados y vestidos como guerrilleros que recibirían cada uno incentivos de entre 500 mil y 1 millón de pesos. El falso comandante era Biófilo, conocido en todo el país por su cola de caballo y quien se llamaba en realidad Felipe Alejandro Salazar, un estudiante de la Universidad del Tolima, hijo de una pintora y de un vendedor de libros que leía con fruición libros de Hegel.

En 2014 Biófilo reapareció en los medios de comunicación después de salir del país un año antes con rumbo a Uruguay. En una entrevista con La FM, acusó nuevamente a Luis Carlos Restrepo de orquestar la falsa desmovilización: "Me ratifico en la denuncia sobre un plan sistemático para inflar los procesos de desmovilización y generar un impacto en la opinión pública, para que creyera falsamente en el éxito de la política de Seguridad Democrática".

La Fiscalía comenzó a investigar a Restrepo en 2012 mientras Viviane Morales estaba al frente del Bunker y Juan Manuel Santos era presidente. Al excomisionado se le imputaron los cargos de prevaricato por acción, peculado por apropiación, concierto para delinquir, fraude procesal y tráfico de armas tras las denuncias de Biófilo. Según Salvatore Mancuso, el desarme de una compañía de las Farc fue idea de los paras para quitarle presión a la desmovilización de las AUC y la ley de Justicia y Paz.

Además de la Gaitana, Restrepo tiene procesos por haber dado instrucciones al comandante del Bloque Catatumbo de las AUC de no entregar al ICBF a los menores de edad que hacían parte de dicho grupo armado, al momento de la desmovilización que se realizó de diciembre de 2004 en la vereda Campo Dos en Tibú (Norte de Santander), sino que, por el contrario, fueron entregados directamente a las familias. El otro proceso que se le sigue es por la desmovilización del bloque Elmer Cárdenas.

Sin embargo, cuando se le imputaron estos delitos,  Restrepo ya había salido del país. Entre el 2012 y el 2014 se refugió en ciudades como Washington, Nueva York y Miami, hasta que en el 2014 logró que el gobierno canadiense le ofreciera asilo político. Pero siete años después, a sus 68 años, la Fiscalía de Francisco Barbosa solicitó la circular roja a la Interpol y expidió órdenes de captura en su contra. Ahora es buscado oficialmente en 195 países. Para Restrepo han terminado los años de exilio, inevitablemente regresará a Colombia a responder por sus delitos.

| Te puede interesar:

Reaparece Luis Carlos Restrepo con propuesta sobre amnistía de Uribe

-.
0
27900
La misteriosa enfermedad que derrotó a Leonardo Favio

La misteriosa enfermedad que derrotó a Leonardo Favio

El dossier de contrataciones de la Sergio Arboleda que tiene a su rector contra las cuerdas

El dossier de contrataciones de la Sergio Arboleda que tiene a su rector contra las cuerdas

El milagro económico que los chinos le hicieron a Maduro

El milagro económico que los chinos le hicieron a Maduro

Mas de 1 millón de caleños en riesgo, advierte la Defensoría

Mas de 1 millón de caleños en riesgo, advierte la Defensoría

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus