¡El tema en el Cauca es de dignidad!

Hay buenas razones para protestar, además no es fácil estar en minga: el cuerpo se cansa, el olor de los gases resquebraja los pulmones, hay hambre y se está lejos de la familia...

Por: Jairo Oviedo
marzo 22, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡El tema en el Cauca es de dignidad!
Foto: Twitter @ComisionadoPaz

Pueblos ancestrales del Cauca han salido una vez más a la carretera para hacer exigencias en el cumplimiento de los miles de acuerdos firmados y no cumplidos por el Estado colombiano, incluyendo la exigencia de la materialización de disposiciones legales consignadas en leyes, decretos y hasta en órdenes de la Corte Constitucional que desarrollan el marco jurídico sobre los derechos de los pueblos indígenas. Así visto, presidente Duque, lo que están exigiendo es que se cumplan las normas, que se articule la institucionalidad para que cumpla con sus objetos misionales. Escucharlos, acordar y cumplir es hacer realidad el Estado de derecho.

Es en desarrollo de mandatos constitucionalmente protegidos que se ejerce el derecho a la protesta pacífica, que no es lo mismo que protesta simbólica. El nivel de confrontación deja ya dolorosos saldos mortales, cientos de heridos, abuso de la fuerza, entre otros. Desde luego el derecho a la protesta entra en choque con el derecho a la libre locomoción y lo que ello implica. Pero es buscando el equilibrio y no escalando la tensión, que se resolverá el dilema.

No es fácil estar en minga, señor presidente. El cuerpo se cansa. El olor de los gases resquebraja los pulmones de los mingueros. Están lejos de sus familias. Hay hambre. No es fácil. ¿Se ha preguntado usted alguna vez por qué diantres siguen allí en la carretera voluntariamente? Las respuestas facilistas de una infiltración, ya sea material o ideológica, no son sino claras expresiones del racismo inerte que se expresa en discriminación personal y conceptual.

Responde el gobierno nacional expresando que llegó a acuerdo con los pueblos indígenas, en el marco de la consulta previa del Plan Nacional de Desarrollo, por más de 10 billones de pesos. Obvia mencionar que de lo acordado hace pocos meses, el gobierno no incluyó las partidas ni mayoría de las disposiciones en el texto radicado ante el Congreso. Así que de entrada, presidente Duque, empezó usted incumpliendo lo que su gobierno acordó.

A eso súmele los más de 20 años que han demorado la constitución de cientos de resguardos, la ausencia de avances en la protección y formalización de los territorios ancestrales, y los miles de acuerdos incumplidos gobierno tras gobierno. Tiene razón que usted está empezando, pero este, señor presidente, es el momento de sentarse a dialogar. Está ad portas de aprobar la hoja de ruta de su comportamiento institucional por los próximos años y no puede obviar que hay decisiones que no se pueden postergar. Usted es el presidente de los colombianos, de todos los colombianos.

Vaya al Cauca y siéntese en la mesa sin prevenciones ni miedos, esté seguro de que no le va a pasar nada. Se enfrentará a muchas miradas fuertes pero tiernas. Tienen propuestas construidas, propuestas concretas. Le van a hablar con palabra dulce y certera.

Cuando se siente allí, por favor, mire bien a los ojos. Mírelos a todos: los niños, los mayores, los líderes, la guardia, la comunidad. Va a ver un brillo especial. Va a ver una profundidad impactante. Eso, presidente Duque, se llama dignidad. Dignidad porque con su gran investidura como jefe de Estado se está sentando, a la par, con los gobiernos de sus comunidades. Es un diálogo de gobierno a gobierno, aunque no lo quiera aceptar o no le guste, así es.

Está hablando con los hijos de su territorio, hijos de guerreros que han perdurado la colonia, las plagas, la violencia, la discriminación. Hijos de mingueros que han defendido su territorio por siempre. Esa mirada tiene historia. Esta mirada tiene convicción, tiene un hilo que los une. Si mira con la disposición adecuada, verá que ese hilo nos une a todos.

Está hablando con caciques, autoridades, payes, mamos. Si no entiende qué es eso, no importa. Entienda que esa dignidad nace de la convicción profunda en lo que se siente, de la unión con la madre, con el territorio, del tejido de la palabra. Estará usted ante la comunidad. De ser necesario volverán a la carretera, una y otra y otra vez. Miles de años hacia atrás, miles de años hacia delante. Se quedan en la carretera con la misma firmeza que se enfrentarán con la palabra. El tema es de dignidad, señor presidente.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
1213

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Presidente Duque, no lo olvide, Colombia va primero

Presidente Duque, no lo olvide, Colombia va primero

Nota Ciudadana
Caricatura: Presidente Duque, ¿y el Cauca?

Caricatura: Presidente Duque, ¿y el Cauca?

Con hidroeléctrica propia, en Suárez pagan una energía tan cara como en Bogotá

Con hidroeléctrica propia, en Suárez pagan una energía tan cara como en Bogotá

La popularidad de Petro en el Cauca

La popularidad de Petro en el Cauca