“El tal Paro agrario no existe”, la otra movilización que tumbó 5 ministros

Para salir de la crisis con el paro del 2013, Santos tuvo que hacer un revolcón de gabinete para logar gobernabilidad en medio de la negociación de paz con las Farc

Por:
mayo 03, 2021
“El tal Paro agrario no existe”, la otra movilización que tumbó 5 ministros

El 19 de agosto del 2013, grupos de campesinos en distintas partes del país se unieron para exigir al gobierno de Juan Manuel Santos protección al agro, petición que pasaba por la suspender la firma de tratados de libre comercio que destruyeron la competitividad de sus cultivos y una reducción en los precios de fertilizantes y agroquímicos.

Varios bloqueos se habían visto en sectores como el Catatumbo y el sur de Bolívar, pero en esa oportunidad el liderazgo lo tomaron los campesinos de Boyacá y Cundinamarca. Las llamadas “dignidades” de paperos, cebolleros y productores de leche lograron aislar efectivamente a Boyacá del resto del país, y manifestaciones similares se multiplicaron en los Llanos, el Huila y el sur del país.

A pesar de la extensión de las protestas, la gravedad de la situación se hizo patente en Boyacá. Tunja, Duitama y Sogamoso quedaron incomunicadas y sufrieron escasez de gasolina y productos de primera necesidad, mientras que en Bogotá los alimentos se encarecieron. A pesar de esto, el presidente Santos negó las pretensiones campesinas y aseguró que había infiltración guerrillera en la protesta, con el famoso “el tal paro no existe”.

El impacto del paro agrario en las encuestas causó que Santos nunca pudiera recuperar sus niveles de popularidad y aprobación.

En respuesta, miles de campesinos marcharon a Bogotá. El 28 de agosto, una manifestación multitudinaria se tomó el centro de la ciudad, y los agricultores no estaban solos: marcharon gremios, organizaciones sociales y estudiantes en una manifestación de unas 20.000 personas. También aparecieron más de 150 encapuchados que tuvieron enfrentamientos con el Esmad y vandalizaron gran parte de la Carrera Séptima.

Ese mismo día, varios sectores de Bogotá y Soacha convulsionaron. Dos jóvenes murieron en enfrentamientos con la Policía, uno en Suba y otro en Engativá. Tres agentes de Policía fueron heridos en San Mateo, en medio de bloqueos a la Autopista Sur, y hubo saqueo de supermercados y disturbios masivos. El entonces alcalde Gustavo Petro decretó el toque de queda en cuatro localidades y pidió ayuda a Santos.

La ayuda del jefe de Estado llegó con militares: 8500 uniformados del Ejército salieron a las calles de Bogotá con el argumento de mantener el orden. Otros 40.000 marcharon hacia los puntos críticos del bloqueo en Boyacá, Cauca, Nariño y Cundinamarca. La amenaza de usar fuerzas militares hizo que los líderes campesinos como el dirigente de la "dignidad papera" César Pachón negociaran con el propio Presidente. Pachón se convirtió en vocero de los campesinos y en representante a la Cámara por Boyacá, en el partido Mais.

El impacto fue muy fuerte: por primera vez en décadas la ciudad de Bogotá fue militarizada como respuesta a una protesta campesina. Las negociaciones adelantadas entre Santos y los líderes campesinos generaron un pliego de 88 acuerdos, que se incumplieron en su gran mayoría. Esto motivó nuevas protestas en 2014 y 2016, que no tuvieron la misma intensidad.

El ministro del Interior Fernando Carrillo negoció con los campesinos de Nariño, pero fue uno de los sacrificados en el cambio de gabinete.

El paro tuvo además un fuerte impacto en el apoyo al gobierno de Juan Manuel Santos. Cinco ministerios cambiaron de titular: Fernando Carrillo fue reemplazado por Aurelio Iragorri en Mininterior; Francisco Estupiñán cedió su puesto en Minagricultura a Rubén Darío Lizarralde; Ruth Stella Correa hizo lo propio con Alfonso Gómez Méndez en Justicia; Federico Rengifo entregó el cargo de Minas a Amilkar Acosta, y Juan Gabriel Uribe fue sustituido por Luz Helena Sarmiento en Ambiente.

Además, en un momento en el que el mandatario se jugaba su reelección, la magnitud de la protesta causó caídas drásticas a su popularidad: poco después del paro cayó a un mínimo de 21%, y nunca se recuperó.

Las manifestaciones lograron poner sobre la mesa el poder de la protesta luego de muchos años en Colombia. Los paros de camioneros, el nacional del 21 de noviembre de 2019 y las actuales han mostrado elementos como los cacerolazos y bloqueos de carreteras que se vieron por primera vez en 2013. La militarización de ciudades como Cali y Pasto también alude a este período. Finalmente, cabe recalcar que, como se vio hace pocos meses con la crisis de los cultivadores de papa, los motivos de la protesta agraria no han sido recuperados.

-.
0
9500
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
'Si pierdo el plebiscito estaría en serios problemas': Santos

'Si pierdo el plebiscito estaría en serios problemas': Santos

Nota Ciudadana
Las vacilaciones de la izquierda que confió en Santos

Las vacilaciones de la izquierda que confió en Santos

Beso Robado

Gina Pardoy al frente de los casos de chuzadas y Agro Ingreso Seguro

Gina Pardoy al frente de los casos de chuzadas y Agro Ingreso Seguro