Opinión

El repertorio del erotismo

Luis Caballero, uno de los más importantes artistas de Colombia, tenía la profunda convicción de que el erotismo puede ser el comienzo o el final de una forma de libertad. Retrospectiva en El Museo

Por:
julio 11, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El repertorio del erotismo
La galería El Museo exhibe 300 obras de Luis Caballero, muchas de las maestras que lo hacen uno de los más grandes, y algunos dibujitos del cajón del olvido

La galería El Museo presenta una exposición de Luis Caballero. Un bogotano “bien” que se atrevió a ser homosexual desde el comienzo y se abrió compuertas que en su época esa aseveración era tabú. “Me tocó ser así” fue la frase que permitió su identidad y que la que vivió, todo el tiempo, sin excusas. Le gustaban los hombres. Los pintó y dibujó sus cuerpos desnudos en una relación erótica. Trató de plasmar un punto donde la muerte se junta con el éxtasis, donde la verdad humana agarra a todos los sentidos y suprime la razón.

Algunos de los modelos significaban peligro para Luis Caballero y en ese mismo juego aparecía la proyección del riesgo. No es un juego de la vida corriente, para él era una convicción que el erotismo puede ser el comienzo o el final de una forma de libertad. O, también, el reto de encontrarle a la sociedad sin mitos otras posibilidades individuales. O buscarle, una proyección atrevida al sentido de la supervivencia en el acto sexual.

 

 

Luis Caballero consagró su vida a esa verdad y logró ser unos de los artistas más importantes de Colombia. Sin transacciones logró encontrarle una entera libertad a sus formas y contenidos.

Sobre su trabajo Marta Traba escribió en 1966: “El cuerpo si se presenta como pareja, está enlazado y enfrentado, sin convulsiones, más bien dentro del fatalismo sexual. Si está solo, se presenta inerte, vertical, desnudo, entendiendo el desnudo mucho más como un sufrimiento que como un goce. Este entregarse y refrenarse del cuerpo suscita la atmosfera de opresión, de cilicio que domina esta obra. Es como el desnudarse de una asceta, oscilando todo el tiempo entre el pudor y la impudicia. Lo más importante punzante y extraordinario de Luis Caballero es esa impregnación moral, esa exposición de los cuerpos castigándose, castigados, enfrentándose, acoplándose. Así la obra se vuelve densa, pesada, inescrutable, conmovedora.”

 

Luis Caballero nació en 1943  y muere en una feroz batalla contra lo imposible que era el sida en 1995 mientras miraba, día tras día, la película Muerte en Venecia del director italiano Lucinio Visconti en una adaptación del libro de Thomas Mann.

Esta exposición que recoge 300 obras. Una retrospectiva que recuerda los 25 años de su muerte y donde podemos observar obras maestras que lo hacen ser uno de los grandes artistas colombianos y también, tiene dibujitos perdidos en el cajón del olvido. Este sábado 11 la galería estará abierta. No se la pierda. Es toda una experiencia antes de volver al confinamiento.

 

-.
0
1000
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Gente del común

Gente del común

La naturaleza humana importa

La naturaleza humana importa

La exposición virtual de Pedro Ruiz

La exposición virtual de Pedro Ruiz

La tristeza acumulada

La tristeza acumulada

¿Cuál historia del arte en Colombia?

¿Cuál historia del arte en Colombia?

Jesús Soto, el más grande del arte cinético, era también músico

Jesús Soto, el más grande del arte cinético, era también músico

Fernando Botero: las batallas de una exposición

Fernando Botero: las batallas de una exposición

La épica del paisaje

La épica del paisaje