El remedio criollo contra el Zika

En un humilde barrio de Bello, el médico Iván Darío Vélez de la U de Antioquia, está logrando frenar la epidemia que tiene en jaque al mundo

Por:
febrero 04, 2016
El remedio criollo contra el Zika
Foto: PECET. U. Antioquita

Un temido mosquito recorre Colombia, más exactamente, la baja y ardiente Colombia: los territorios que se hallan a menos de 2.200 metros sobre el nivel del mar. Se trata del Aedes Aegypti portador del virus del Zika el cual se estima que infectará a 600 mil personas hasta finalizar el año, entre estas un alto número de mujeres embarazadas que procrearán –aproximadamente– 500 bebés con microcefalia y 500 con trastornos neurológicos asociados al síndrome de Guillain Barré. El lúgubre panorama ya lo comparten 20 países en América Latina. La Organización Mundial de la Salud proyecta que es sólo cuestión de tiempo para que todo el continente se infecté, y en consecuencia declaró la emergencia sanitaria global. No existe vacuna en ningún país del mundo. Sin embargo, en un humilde barrio de Bello, Antioquia, se viene incubando con éxito una esperanzadora fórmula para enfrentar la pandemia.

El doctor Iván Darío Vélez, director del Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales (Pecet), de la Universidad de Antioquia, está al frente del proyecto científico. Y la fórmula implementada ha resultado hasta ahora tan sencilla como efectiva: combatir el virus que transmiten los mosquitos en alianza con los propios mosquitos. El milagro ocurre gracias a la bacteria wolbaquia, la cual, instalada en el organismo de los mosquitos, impide el desarrollo del virus zika. Lo que ha hecho el doctor Vélez y su equipo es inocular esta bacteria en una colonia de mosquitos y luego liberarlos para que entren en contacto con otros, cuando se aparean estos y aquellos, la wolbaquia se trasmite a los individuos descendientes, es decir, los mosquitos resultantes nacen blindados contra el zika.

Desde 2013 empezamos este procedimiento en el barrio París de Bello, que presentaba altos índices de dengue, está localizado cerca de la universidad y además allí trabaja la Fundación Mi Gente, que nos conectó con la comunidad. Fuimos casa por casa presentando el proyecto y pidiendo permiso para trabajar. Cinco mil personas aceptaron, y son ellos mismo quienes realizan la liberación de los mosquitos –explica el doctor Vélez–; en 2014 documentamos 79 casos de dengue en el barrio, mientras que el año pasado apenas encontramos 20 haciendo búsqueda activa. Así que mientras que en todo el país se registraban altos incrementos de casos de dengue, chikunguña, fiebre amarilla y demás virus que transmite este mosquito, en el barrio París obtuvimos una reducción enorme”.

zika-barrio

Por más de 2 años el doctor Iván D. Vélez ha desarrollado un procedimiento biológico contra los virus del zancudo transmisor del Zika.

Gracias a esta prueba piloto en el barrio París hoy el 80 por ciento de los mosquitos que allí revolotean son agentes no transmisores. Para lograr esta verificación el Pecet cuenta con una serie de trampas para capturar los mosquitos, los que luego someten a una máquina llamada PCR “una especie de escáner molecular”, que le indica a los científicos si los insectos tienen la bacteria wolbaquia, y si son portadores de los virus que típicamente estos transmiten. “Tenemos que la mayoría de los mosquitos en el barrio París ahora son refractarios, con lo que la posibilidad de infección en humanos es muy poca”, precisa Vélez. Este ejercicio hace parte de un proyecto científico-académico internacional, en otros cuatro países  (Vietnam, Australia, Indonesia, Brasil) se han desarrollado pruebas similares con un resultado constante: los mosquitos dejan de ser vectores de las temidas enfermedades, entre estas el zika.

El siguiente paso es escalar la prueba piloto. Pasar de este territorio focal que es el barrio París, de 50 mil habitantes, a toda una ciudad de 500 mil personas. Para ello el doctor Vélez y su equipo requieren, inicialmente, superar el entramado de licencias y trámites ante las instancias del estado que se ocupan de los asuntos de salud pública y medio ambiente. El Pecet está trabajando en los protocolos para ello.

Luego necesitarán contar con la financiación para capacitar más personal, ampliar los laboratorios y desarrollar por millones cepas de mosquitos portadores de la mágica batería para su amplia diseminación. “Lo que falta no es mucho, y es relativamente económico en términos de plata, pues es mucho más efectivo este método de control biológico que cualquier otro. Nos sentimos alentados por los resultados y lecciones aprendidas en todos los ensayos; estos están permitiendo que desarrollemos el método de forma más eficaz y a un bajo costo para la aplicación a gran escala no sólo en Colombia sino en todo el mundo”, concluye el doctor.

Por: José Monsalve  - @josemonsal

-Publicidad-
0
63776
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El video de Medellín que no convenció en Suiza

El video de Medellín que no convenció en Suiza

Medellín: territorio seguro para niños y niñas

Medellín: territorio seguro para niños y niñas

Nota Ciudadana
¿Medellín es realmente una ciudad

¿Medellín es realmente una ciudad "in"?

Nota Ciudadana
¿Para qué quieren abrirle la puerta a la privatización de la EPM?

¿Para qué quieren abrirle la puerta a la privatización de la EPM?