El regreso de Jesús Piñacué a la política

El indígena Páez que abrió el camino como figura nacional se le desmarcó a Gustavo Petro y aspirará a la presidencia por el Partido MAIS en las elecciones del 2022

Por:
junio 18, 2021
El regreso de Jesús Piñacué a la política

Cuando Jesús Piñacué salió del poblado donde nació, Calderas, en Inzá, Cauca, quería ser cura. A mediados de los setenta sólo los religiosos podían traer algo de progreso en un caserío de cincuenta casas de bahareque en donde la dignidad de ser indígena se juntaba con el incordio del olvido. Pero él salió y conoció al mundo y fue gracias a los jesuitas que se ganó una beca para estudiar filosofía en el Seminario Internacional en Bogotá. Allí, en esa ciudad, fue la voz que los Paeces, su etnia, necesitaban para hacerse escuchar, por eso fue elegido a los 25 años como presidente del Consejo Regional Indígena del Cauca, el CRIC.

A los 30 años este joven filósofo ya era el miembro más destacado de su etnia. A esa edad fue postulado por Antonio Navarro Wolf para ser su fórmula vicepresidencial. El M-19 en 1994 era una fuerza política con fuerte arraigo popular. El asesinato de su líder máximo, Carlos Pizarro, la había hecho más fuerte. En esas elecciones, ganadas por el candidato liberal Ernesto Samper, Navarro sacó 219 mil votos convirtiéndose en la tercera fuerza política del país y Piñacué una figura descollante.

Cuatro años después protagonizó un escándalo en su etnia. Después de haber salido electo senador con 66 mil votos, por circunscripción ciudadana en 1998, los gobernadores indígenas del Cauca buscaron sancionar al senador electo con 50 latigazos por votar por Horacio Serpa a las elecciones presidenciales que el santandereano perdió contra Pastrana.

piñacue

 

Ese 15 de julio de 1998 llegaron a Paniquitá, lugar donde se realizaría el juicio, más de 500 indígenas. Pero la defensa de Piñacue fue de antología y terminó salvando, literalmente, el pellejo. La condena se la cambiaron por el simbólico y hermoso castigo de lavar sus culpas en la laguna sagrada de Juan Tama a donde fue acompañado por otros indígenas que se percataron que el senador se sumergiera completamente en sus aguas sagradas.

Fue senador dos veces más, en el 2002 con 83.594 votos, y en el 2006 con 24.196 votos. Aunque Piñacué es de clara tendencia progresista su papá, Victoriano, se declaró hasta el día de su muerte uribista y laureanista a mucho honor. Sin embargo nunca dejó de sentirse orgulloso por su hijo hasta el punto de que mantenía con candado la pieza de su hijo en su finca para que nadie más la usara mientras él no estuviera.

Piñacué fue una figura descollante. En 1998, durante una comida que dio en su honor la Universidad Complutense de Madrid, delegados de la casa Armani vieron su garbo y les pareció perfecto para que fuera la cara de la marca en una agresiva campaña publicitaria. El contrato era multimillonario y Piñacué, digno, coherente, dijo no, lo rechazó. A lo que no se pudo negar fue a juntar su vida con la hermosa politóloga de la Universidad de los Andes Sandra Rendón. Tampoco le pareció mal aceptar la propuesta del entonces director de la Revista Diners Germán Santamaría de posar para la portada mostrando sus atributos y teniendo como marco la sagrada Laguna de Guatavita.
En el 2010 se retiró voluntariamente de volver a ser senador aunque en marzo del 2014 intentó recuperar su curul pero los 8 mil votos no le alcanzaron. Apoyó la candidatura de Temístocles Ortega como gobernador del Cauca y a Gustavo Petro en la creación del movimiento Progresistas, además de estudiar derecho en la Universidad del Cauca y ser uno de los comisionados de paz en ese departamento

Se ha mostrado más de una vez crítico con la Minga Indígena y más de una década después está listo para regresar a darle pelea a la corrupción, su lucha favorita, por la que ha dejado el cuero.

Será precandidato del MAIS al lado de Arelis Uriana, Ati Quigua y Feliciano Valencia buscando un cupo para disputar las presidenciales del 2022. Eso si, desde ya quiere marcar diferencia con Petro ya que, a diferencia de los otros candidatos, no quiere ser un delegado del jefe máximo del Pacto Histórico. La dignidad de Piñacué, a sus 56 años, sigue intacta.

 

Te puede interesar:

Petro, ahogado por las deudas de su campaña presidencial

-.
0
2900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

"Electricaribe con sus nuevos dueños, la familia Ríos, mató al médico enfermo de Covid"

Furia de Petro por versión de la policia: jóvenes asesinados eran delincuentes

Furia de Petro por versión de la policia: jóvenes asesinados eran delincuentes

Petro entrega Bogotá a Enrique Peñalosa

"Nicolás Petro duerme como un bebé en la Asamblea del Atlántico"