Opinión

El primero no va contra nadie

Y que quede claro, el primero es mera ficción

Por:
Diciembre 09, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El primero no va contra nadie
“…tres mil que le cayeron como agua bendita, un billete sobre otro, y ahí supo que eso de hacer money money era mamey”. Foto: Pixabay

Haciendo bisnes

Tenia 13 años e hizo el primer bisnes de su vida, un cambalache rapidito, yo te doy tú me das, plis plas, y se ganó tres mil tan fugaz como se calienta el aceite cuando vamos a hacernos unos huevos pericos y solo por servir de intermediario, casi que sin poner la cara, tres mil que le cayeron como agua bendita, un billete sobre otro, y ahí supo que eso de hacer money money era mamey, solo es cosa de un poco de cabeza y algo de sangre fría, ah, y tampoco preguntar mucho y no ponerse uno con remilgos tontarrones de la ética y la moral y pendejadas de esas. Money money, ante todo. Al día siguiente, cuando se ganó cuatro mil en otro bisnes, pensó en la música y en los músicos y se dijo que qué tanta razón le asiste al Sanz cuando canta que vivir es lo más peligroso que tiene la vida. Pocos años después ya se estaba enfilando para senador y una vez que lo acusaron ya no me acuerdo de qué, salió en la tele con el cuento de la presunción de inocencia, que todo ocurrió a sus espaldas y que él no vio nada.

 

Joyas

Andreita no daba fe a sus ojos al verse al espejo, los aretes y el collar le quedaban divinos. La dependienta le aclaró que, además, le resaltaba el cuello de forma espectacular y una señora que andaba por ahí le dijo que la hacían ver diez años más joven. En el mercado y en el salón de belleza alabaron el buen gusto de Andreita, que el suéter hace juego ideal con los aretes y el collar, y hasta la señora Sara, ella tan seria y de pocas palabras, que reemplaza a don Joaquín en la portería de su edificio, dijo eufórica que con las joyas nuevas los ojos se le ven como dos lunas. El único que no dijo nada fue Fernando, el marido, que afanoso le preguntó si quedaba más cerveza en la nevera, que está a punto de comenzar el segundo tiempo del partido. Ah, y que dónde andaba, sin oír la respuesta al relatar el comentarista  el segundo gol de tiro libre.

 

Dudas del mundo moderno

“Uno en tres, dos cinco”, sentenció aquel negro de dos metros en su enredado español mientras mantenía tomadas las cuatro esquinas de su tela por si viene la policía, y mientras le pago los tres euros por la peli de “Arráncame la vida”, pensaba en los derechos de propiedad intelectual hispano italo gringo mexicanos enfrentado al derecho de mi amigo senegalés de ganarse unos cuarenta céntimos, y la verdad de verdad es que no supe responderme. Más tarde, viendo la película, pensaba lo mismo a la vez que maldecía lo borrosa que se ve en mi copia chimba la hermosa cara de Ana Claudia Talancón. ¡Ah!, dudas del mundo moderno.

 

Dudas

Tenía cita a las doce del día con Estefanía y juro por lo más sagrado de las escrituras que no quise incumplir, ni más faltaba. Soy, y ella lo sabe como la que más, (no en vano nos conocemos hace trece años largos), una persona cumplidora de su deber, responsable elevado a la millonésima potencia, hombre católico y de principios, conservador de tradición y nunca en la vida sería capaz de fallar una cita. Soy como si fuera inglés, si me citan a las ocho y veintitrés, yo me aparezco a las ocho y veintidós. Así soy. Pero a la cita con ella no llegué, lo siento en el fondo del alma, aunque con quien estoy más apenado es con el párroco Santiago, quien me confirmó y ante quien hice mi primera comunión, quien me da la sagrada hostia todos los domingos y días de guardar y con quien he hablado al menos un millón de veces sobre la bondad en el ser humano, y quien acordó casarme con Estefanía, qué linda que es, pero es que yo no estoy todavía muy decidido.

 

Publicidad
0
1605
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Manuel Mejía G.

Celos de hombre (II)

Celos de hombre (II)

Celos de hombre

Celos de hombre

Seis micros agradeciendo a los gringos

Seis micros agradeciendo a los gringos

Feliz 2019 con cinco gotitas

Feliz 2019 con cinco gotitas

¿Sabrá la ciencia la verdad?

¿Sabrá la ciencia la verdad?

Solo dio para tres, como un mal polvo

Solo dio para tres, como un mal polvo

Otra vez con siete sin “Hablando de…” que me excedo

Otra vez con siete sin “Hablando de…” que me excedo

Hoy con siete, como buen duqueista

Hoy con siete, como buen duqueista