El poder de caricaturizar: dos caras de una misma moneda

La caricatura en tiempos de internet es una gran arma, aún más cuando se es influyente

Por: Esteban Duque Restrepo
Enero 22, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El poder de caricaturizar: dos caras de una misma moneda

Exagerar y ridiculizar (lo que entenderemos a partir de acá como caricaturización) a los personajes que con sus decisiones y gestiones han afectado la vida de miles o millones de personas permite un inigualable ejercicio de control político y social sobre aquellos que creen que “la política” está para beneficiarse a costa de los demás.

Son muchas las veces en las que personajes públicos y poderosos son objeto de chistes, caricaturas y comentarios que logran que pierdan ese halo de poder que los cubre. La burla entonces pasa a ser la más poderosa de las críticas dado que de esta es difícil librarse con argumentos; pues incluso estos vienen a ser objeto de la burla misma. Es tal el poder de la caricatura que se han visto casos en donde se modifican (plagian) para atacar al otro o en donde incluso llegan a ser parte de las campañas o mensajes oficiales.

La caricatura, además de acercarnos de manera más amable a ciertos temas, también nos ha permitido hacer de los “autoproclamados poderosos” un mortal más al que le cobramos sus errores, actos cuestionables y situaciones en donde no actúa conforme a la ley. Podemos ver paginas como la Naranja castrochavista u otras que son expertas en el tema de burlarse de los políticos y personajes públicos.

No obstante, este ejercicio tiene un lado oscuro. Cuando en vez de utilizarse contra los poderosos se utiliza apuntando a los menos favorecidos, la caricatura se convierte en un arma capaz de generar mucho daño y violencia.

Por las redes sociales abundan infinidad de caricaturas (memes, comentarios, chistes, vídeos y demás) que desvirtúan discusiones tan cotidianas e históricas como las que pueden suscitar los movimientos feministas (o aquellos que hablen de asuntos de género o étnicos). Estas colectividades parecen ser las víctimas favoritas de quienes se esconden valientemente tras una pantalla y un teclado y que, usando adjetivos como el conocido “feminazi” ridiculizan las luchas que no solo las mujeres dan a diario.

Esta caricaturización reduce las luchas por acceder a derechos que permitan vivir dignamente a unos pocos chistes o frases de cajón; los cuales en vez de llamar la atención hacen bastante daño. Si bien no se puede negar la existencia de sectores radicales e incluso violentos dentro de dichas colectividades, la mayoría de afectados por este tipo caricaturas son quienes buscan detener el odio y la segregación en su contra.

Acá la discusión no es acerca de “lo políticamente correcto” como limite a la creatividad o entretenimiento, el debate es acerca de cuánto es necesario dañar a los otros por entretener. ¿Un par de “likes” valen más que dañar al que ya le ha tocado sufrir la violencia? Burlémonos de quienes tienen el poder, de nosotros mismos o de aquellos a quienes la burla no les dañe el trabajo por vivir dignamente.

La frase de “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” es un gran recordatorio de que el poder es bueno o malo dependiendo de su uso. La caricatura en tiempos de internet es una gran arma, aún más cuando se es influyente, ¿por qué no usarla para hacer de los poderosos menos poderosos y de los violentados menos violentados?

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
257

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus