El nuevo pirómano político

La piromanía es un estado emocional e impulsivo, presente en algunos personajes, que les lleva a encender fuegos por doquier, sin medir las consecuencias

Por: carlos alberto ramírez cardona
Julio 11, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El nuevo pirómano político
Foto: Pixabay

En política, es aquella conducta irresponsable e incendiaria de las pasiones humanas, utilizando el odio y el engaño, como combustible de grandes hogueras y piras dialécticas.

Al mejor estilo de los soldados del ejército de Vlad Tepes III, el señor Gustavo Petro se ha dedicado a practicar el empalamiento moral del nuevo gobierno, al cual tacha como el del resurgimiento del nuevo paramilitarismo de Uribe. Para el efecto ha aprovechado algunas muertes de líderes y defensores de derechos humanos, a quienes hábilmente convirtió en militantes de la Colombiana Humana, en teas humanas de refriega vocinglera, anunciando su extinción y aniquilamiento. Todo hábilmente usado por este alucinado y vengativo pirómano político.

Andanadas y fogonazos verbales por la inmolación de estas personas salen contestarias y rabiosas de estos líderes oportunistas, sedientos de protagonismo y tribuna. Son sus iconos, sus recursos “pedagógicos” necesarios para sus luchas políticas y trabajo popular de aleccionamiento y sensibilización de masas, hechos que ya replican irresponsables las organizaciones de izquierda nacionales e internacionales. Es la rudeza del combate político, innoble y bajo de las otras fuerzas contradictoras, que apelan a la ruindad, engaño y la mentira, creando afirmaciones falsas para llenarse de argumentos afilados y cortantes como espada de doble filo.

Sin ética, principios, rabioso y vengativo, el citado personaje utiliza su hechizo verbal y retórica efectista e incendiaria, con la que sedujo como flautista de Hamelín a sus fundamentalistas seguidores, para exacerbar los ánimos, polarizar y enfrentar a los colombianos entre sí. Esta es una de sus primeras banderas, vendrán muchas otras. Además, el estatuto anticorrupción, la Jep, los acuerdos de paz y cualquier hecho aislado de violencia lo llevará al martirologio amañado, necesita proyectiles que lanzar.

Sus tatucos verbales estarán a la orden del día, protestas, paros, huelgas, todo lo que le sirva de manera pérfida a sus torvos propósitos será usado, sin importar la paz, el sosiego y bienestar nacional.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
478

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Estudiantes desadaptados o adoctrinados?

¿Estudiantes desadaptados o adoctrinados?

Nota Ciudadana
En defensa de Iván Duque y su gestión  

En defensa de Iván Duque y su gestión  

Nota Ciudadana
Seis años después del fallo de La Haya

Seis años después del fallo de La Haya

Nota Ciudadana
Hacer la guerra adentro y hablar de paz afuera, las paradojas de Colombia

Hacer la guerra adentro y hablar de paz afuera, las paradojas de Colombia