Opinión

El nuevo centro: un Equipo Soñado

Nuevas y poderosas figuras de la derecha surgidas al margen del CD, pero cerca, buscan el poder en una unión que reúne lo bueno y lo malo de la política colombiana

Por:
noviembre 30, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El nuevo centro: un Equipo Soñado
Sumando a ojo de buen cubero y dependiendo de las circunstancias, podía decirse que el Equipo por Colombia podría tener en primera vuelta unos 6 millones de votos, incluyendo al Centro Democrático: Doto: Twitter/Enriqie Peñalosa

Para cualquier político, la coalición Equipo por Colombia, es un Dream Team, el Equipo Soñado. Sus integrantes reúnen todos los componentes para triunfar: partidos organizados, barones electorales, jóvenes políticos en ascenso, grandes capitales, cubrimiento nacional. Y un olfato político especial que les indica que deben distanciarse de la mala hora de la extrema derecha.

Así que resulta simplista reducirla a una especie de maniobra del expresidente Álvaro Uribe para dar un rodeo a su propio partido y salirse con la suya una vez más en el señalamiento del próximo Presidente de la República, máxime cuando el candidato escogido por el Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, es perfectamente aceptable por el resto (y de paso divide  el voto de los uribistas vergonzantes y los herederos ocultos). Es más bien todo lo contrario. Nadie puede desconocer la cercanía del expresidente a cada uno de los miembros de esa nueva coalición. Tampoco que él puede ser un factor determinante en aglutinarla. Pero decir que es él el secreto arquitecto del asunto es ir demasiado lejos. Pasó a ser un jugador más, en un contexto que no augura buenos resultados en una eventual consulta para el candidato del Centro Democrático o alguien que se le parezca demasiado.

No son tontos los experimentados políticos que la conforman para no darse cuenta de que el momento del Centro Democrático y su otrora poderoso líder ha pasado. Lo que él representó ya no tiene ni de lejos el peso político de antes. Lo cual es un tanto paradójico cuando la ciudadanía está pidiendo autoridad y reverdece la violencia en campos y ciudades. Sólo que las soluciones que se están buscando son otras muy distintas de las que él encarnó en su momento de gloria.

________________________________________________________________________________

El momento del Centro Democrático y su otrora poderoso líder ha pasado. Lo que él representó ya no tiene ni de lejos el peso político de antes

________________________________________________________________________________

Tiene entonces toda la lógica política que nuevas y poderosas figuras de la derecha que han surgido al margen del Centro Democrático, pero en sus cercanías,  busquen el poder en esa nueva asociación que reúne todo lo bueno y lo malo de la política colombiana, lo cual  ha sido siempre la fórmula del triunfo electoral. La razón principal por la cual surge, es el cansancio nacional por el discurso de la extrema derecha que se ha vuelto un obstáculo para construir una sociedad en paz, con la capacidad para reconciliarse consigo misma, empezando por su dirigencia política, no importa cómo se disfrace o se reinvente.

La polarización entre los extremos ha dejado de ser la protagonista de la campaña presidencial que se inicia. Poderosa como es la coalición del Pacto Histórico que muy probablemente le asegure un lugar en la segunda vuelta presidencial, su contraparte va a ser las coaliciones que se forman en el centro político, el Equipo por Colombia una de ellas. Tiene eso si esa coalición los defectos de sus virtudes. Reúne buena parte del mundo político tradicional, que es muy eficaz para mover votos en las elecciones parlamentarias previas, pero que por falta de interés o de dinero, deja la elección del Presidente principalmente en manos de la opinión pública (recuerden el caso de Vargas Lleras en 2018). Y esa opinión pública tiende a favorecer hoy en día a los candidatos más a la izquierda del centro, incluyendo por supuesto a Gustavo Petro.  Así que Equipo Soñado y todo, no tiene nada asegurado, y habrá que esperar a ver si logran de verdad organizarse para ir juntos a una consulta que escoja su candidato en las elecciones de marzo del 2022, y si la opinión pública no lo percibe como una versión renovada del Uribismo, lo cual le sería fatal.

Sumando a ojo de buen cubero, y se sabe que en política dos más dos son siete o tres, dependiendo de las circunstancias, podía decirse que el Equipo por Colombia podría tener en una primera vuelta unos 6 millones de votos, incluyendo al Centro Democrático. O sea, el 30 % sobre los 20 millones probables de la votación total (si la maquinaria electoral se traduce en votos por la Presidencia, que ésta por verse). Gustavo Petro, si se mide por las encuestas que lo colocan alrededor del 25 % de la intención de voto tendría cinco millones (un sólido y estable grupo de leales). Y la Coalición de la Esperanza, sumadas las intenciones de voto de sus actuales integrantes, cerca del 20 % de la votación, o sea 4 millones (casi todos votos de opinión que van y vienen). Y faltan datos de otros municipios, pues hay partidos y movimientos que no han decidido sus alianzas, ninguno en los extremos políticos.

Así que lo que está configurándose es un nuevo centro.

Con esas muy imprecisas y vagarosas cuentas de arranque, se va armando una contienda electoral como para alquilar balcón. Nada está decidido y todo está por hacer. El hecho escueto es que la campaña presidencial no comenzará hasta tanto no se decanten las demás candidaturas en candidatos viables. El mayor interrogante es el mismo de hace cuatro años: ¿adónde irán a parar los votos de quien no pase a la segunda vuelta, que son los que deciden la elección?

-.
0
1600
Irina Karamanos, la feminista que aceptó ser primera dama de Chile en medio de críticas

Irina Karamanos, la feminista que aceptó ser primera dama de Chile en medio de críticas

Luis Pérez, el aliado de los paramilitares y Petro

Luis Pérez, el aliado de los paramilitares y Petro

“Daniel Quintero es demasiado burdo para esta ciudad a pesar de su carita de ángel”: Alonso Salazar

“Daniel Quintero es demasiado burdo para esta ciudad a pesar de su carita de ángel”: Alonso Salazar

El primer exfarc en lograr una alcaldía le puso agua a su pueblo: Turbaco, Bolívar

El primer exfarc en lograr una alcaldía le puso agua a su pueblo: Turbaco, Bolívar

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus