“El negocio en Medellín es ser hermano del secretario de Hacienda”: La Pulla

La reciente edición del popular formato de opinión de El Espectador es una diatriba directa, feroz y contundente contra Daniel Quintero. Mirada de un conocedor del tema

Por: Fredy Alexánder Chaverra Colorado
octubre 02, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
“El negocio en Medellín es ser hermano del secretario de Hacienda”: La Pulla

En casi 20 minutos (siendo un video especialmente largo para el formato de La Pulla) los periodistas del espacio de opinión de El Espectador hacen un recuento de una variopinta serie de escándalos, señalamientos, irregularidades y acusaciones que le han estallado a Quintero desde que asumió el cargo el 1 de enero. Aunque el tono de La Pulla resulta pesado y chocante —y aclarando que tampoco estoy de acuerdo con muchas de sus afirmaciones por carecer de contrastación o ser excesivamente ligeras—, su impacto en redes es incuestionable y con seguridad Daniel Quintero, el tirano “alternativo” que manda en Medellín será visto por cientos de miles de personas que todavía no se han formado una imagen de lo que es o representa el “independiente” Quintero.

Personalmente, llevo varios meses haciéndole seguimiento a Quintero y sus decisiones, al menos, lo que es dable ver o intuir. Por eso no me sorprenden la mayoría de supuestos y relaciones que se presentan en La Pulla como “novedosas”. Coincido en varios puntos con el perfil humano que se presenta del alcalde: su excesiva e innecesaria dependencia de la comunicación emocional (que le fue muy estratégica en la campaña, pero ya resulta una salida en falso); y su posición reactiva frente a la crítica o su poca apertura a escuchar antes de tomar decisiones importantes. Sin embargo, de ahí a afirmar tan categóricamente que es “dictatorial” sí hay mucho trecho. El punto que considero más demoledor es el que tiene que ver con el entretejido de sectores políticos que se asentaron en La Alpujarra con su llegada, entre los que quiero resaltar, al excongresista liberal Óscar Hurtado.

Con el nombramiento de Hurtado en una de las secretarias más importantes, Quintero rompió con su leitmotiv “sin partidos o jefes políticos”, algo que se puede notar con solo revisar la hoja de vida de Hurtado, político de carrera integrado al denominado liberalismo de Envigado (sector del partido liberal con dos exalcaldes procesados por corrupción). En lo político Hurtado fue congresista por dos periodos no consecutivos y en su último paso por el Capitolio (2014-2018) no destacó por asumir discusiones tributarias (ni siquiera integró la comisión económica). Aunque es contador público de profesión, en las últimas dos décadas dejó de ejercer y se dedicó a la política electoral, pregunto: ¿dónde estaba su experiencia para asumir la administración de los recursos de la ciudad? No la tenía. En lo que sí ha tenido experiencia es en monopolizar el poder en el municipio de Tarso y tras su llegada a la Secretaría en posicionar los intereses de una empresa de su familia en contrataciones multimillonarias.

A los intereses de la empresa Seguros Hurtado Pérez en diferentes dependencias de la alcaldía les he hecho seguimiento en varias publicaciones en Las2Orillas. Todo empezó con el nombramiento de Martha Castrillón en la Gerencia de Metrosalud, siguió con la adjudicación de un corretaje millonario a una empresa familiar del secretario Hurtado (propiedad de su hermano) y concluyó con un escándalo que llevó a que se cayera esa contratación. A la fecha, no he podido corroborar con precisión quién incidió en el nombramiento de Castrillón en esa Gerencia ya que inicialmente fue descartada por Quintero (y ya había sido designada por el gobernador Aníbal Gaviria como gerente del Hospital Mental), pero al parecer el alcalde cedió a algún tipo de presión porque la terminó nombrado y esta con solo un día en el cargo le adjudicó el polémico corretaje a la empresa familiar del secretario Hurtado, quien a su vez integra la junta directiva de Metrosalud, posición que delegó antes del nombramiento de Castrillón, ¿son muchas coincidencias?, ¿no les parece?

A pesar de que públicamente se le reclamó a Hurtado que se pronunciara sobre esos hechos, su única respuesta vino por el lado de la W cuando afirmó que él “no tiene por qué saber que andan haciendo sus 13 hermanos”. Quintero tampoco dijo nada sobre el asunto y rápidamente fue silenciado; sin embargo, esto no fue óbice para que la empresa familiar del secretario siguiera participando en contrataciones multimillonarios en la Secretaria de Educación. En este punto hay que preguntarse: ¿hay o no hay conflicto de intereses?, ¿dónde están los entes de control? A ocho meses de ese primer episodio en Metrosalud nada ha pasado y Hurtado con todos sus intereses, políticos o familiares, sigue en un cargo que amerita toda la ética y transparencia posible. Por eso, La Pulla fue irónica y tajante en su apreciación sobre el tema al considerar que: “el negocio en Medellín es ser hermano del secretario de Hacienda”.

-.
0
24002
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
De Donald Trump a Daniel Quintero

De Donald Trump a Daniel Quintero

Ángela Garzón se puso la camiseta de la Alcaldía de Medellín

Ángela Garzón se puso la camiseta de la Alcaldía de Medellín

Arrancó con todo la guerra sucia de los uribistas contra el alcalde de Medellín

Arrancó con todo la guerra sucia de los uribistas contra el alcalde de Medellín