Adolfo Reyes, el dueño de Capillas de la fe guarda 9 Ferraris en su casa

Son 30 años armando este negocio que tiene 1 millón de afiliados pagando su sepelio anticipado, 33 con 200 salas de velación. Pero su verdadero hobby son los Ferrari

Por:
julio 04, 2022
Adolfo Reyes, el dueño de Capillas de la fe guarda 9 Ferraris en su casa

Uno de los máximos placeres de Adolfo Reyes es hacer dinero. Así lo dice en las conferencias a las que lo invitan como panelista; así también se lo repite a sus empleados en las temerosas reuniones semanales en las que aplaude a quienes más venden y echa a la calle a quienes no le cumplen sus metas, sencillamente porque aquellos no le producen plata.

Lea tambien: Ellos son los dueños de Lili Pink, la marca de ropa interior de moda

Adolfo Reyes es uno de los hombres más ricos del país. Ha hecho una montaña de dinero a costa de la muerte. Tiene tanta plata que en el garaje de su casa hay nueve Ferraris, unas cuantas Harley Davidson y otros carros de colección que solo mueve para exposiciones. Como buen nieto de mecánico es aficionado a los potentes motores.

Reyes es dueño de las funerarias Capillas de la Fe y de otras 16 empresas, todas ligadas al servicio funerario. Es el zar indestronable del negocio de la muerte en Colombia. Tiene una flota de noventa carrozas fúnebres y buses para los traslados de los muertos y sus deudos. Es dueño de las floristerías Flower Shop y de la fábrica de ataúdes Coffins que distribuye al año unos 30 mil cajones por todo el país. También es dueño de un parque cenizario en La Calera. Pero el negocio que lo tapó en plata fue la empresa Coorserpark, con la que desde hace 30 años hace que sus afiliados paguen a cuentagotas sus propios funerales a través de los seguros o planes exequiales, un lucrativo negocio que a comienzos de los años 90 se inventaron en Cali los hermanos Carlos Julio y José Niño, fundadores de la funeraria Los Olivos.

El multimillonario Adolfo Reyes Gómez no nació en cuna de oro ni con herencia en el bolsillo. Se hizo rico aprovechando oportunidades y según lo dicen, dándole la espalda a los viejos funerarios con los que trabajó cuando apenas empezaba en el negocio de la muerte en los años 80, así lo cuentan los dueños de las pocas funerarias del centro de Bogotá que hoy muy difícilmente arañan algún muerto del día que no esté afiliado a un seguro exequial. El 80% de los colombianos tiene asegurado su funeral y el 20% restante pareciera que no se muriera. Debido a los seguros exequiales las funerarias pequeñas que no se montaron en ese negocio llevan más de 15 años en la quiebra.

Adolfo Reyes Gómez es Bogotano nieto de paisas. Su abuelo materno, Gustavo Gómez, llegó a Bogotá a comienzos del siglo XIX y puso un taller de mecánica en la calle 20, donde por aquellos años se acababa Bogotá. El viejo Gustavo Gómez fue el primer comerciante de repuestos de segunda mano en el barrio La Estanzuela, centro de Bogotá, donde el hoy dueño de Capillas de la fe empezó a trabajar con su abuelo cuando apenas cumplía ocho años.

Mucho tiempo después Adolfo Reyes le heredó a su papá el oficio de vender lotes en los cementerios. Trabajaban por comisión para la funeraria Jardines de paz, fue allí donde el entonces joven e inquieto Adolfo empezó a hacer plata y relaciones alrededor de la muerte.

Al frente de la sede de Medicina Legal, donde estaban puestas algunas de las funerarias del sur de Bogotá, Adolfo Reyes montó un pequeño local donde lo único que tenía era un viejo escritorio de madera, dos sillas y un cuadro que adornaba la pared. Reyes y los funerarios del sector les caían como ‘chulos’ a los familiares que llegaban a la morgue para reclamar sus muertos; unos para vender el servicio de traslado, arreglo y velación del cadáver y él para vender el hueco donde lo enterrarían. Corrían los últimos años de los violentos años 80 en los que trabajar para la muerte era un gran negocio.

Cuando los hermanos Carlos Julio y José Niño, llegaron a Bogotá con sus Olivos y con la idea del pago a cuotas de los funerales, en 1.990, Adolfo Reyes, entonces estudiante de administración de empresas, entendió bien el negocio y empezó a analizar la manera para sumarse a la gran idea que traían los hermanos caleños, quienes ya se habían ganado uno de los mejores clientes del país: el magisterio de profesores.

Con la plata de la venta de un carro, y con algunos conocimientos del mercado de la muerte, Adolfo Reyes fundó en 1.993 la empresa Coorserpark, y desde ese momento se puso a vender planes exequiales. Visitó empresas privadas y oficiales y en un par de años logró algunos clientes. Pero su joya de la corona, que lo hizo ver unos buenos millones, y que hasta el día de hoy es su mejor y más consentida cuenta, es el Ministerio de Defensa: la muerte de todos los uniformados es suya. Adolfo Reyes tiene en total unas 4500 empresas como clientes y casi un millón de afiliados que mensualmente le pagan entre $7 mil y $80 mil, dependiendo el plan de afiliación. Entre sus clientes están Servientrega, Telmex, Bayer, Universidad de la Sabana, Satena, Banco de la República, Yambal.

Al comienzo de su emprendimiento, cuando alguno de sus clientes hacía efectiva la póliza, tercerizaraba todos los servicios. Contrataba quien le limpiara el cadáver, alquilaba la funeraria y los carros y si el cliente quería, también le conseguía el hueco en el cementerio. Un par de años después compró la funeraria Capillas de la Fe puesta en Chapinero, fue su primera funeraria. Luego montó otra y luego otras más. Actualmente Adolfo Reyes tiene más de 200 salas de velación, en 33 funerarias, regadas por todo el país,

Los viejos funerarios del centro de Bogotá no lo quieren. De él dicen que fue quien más les hizo daño a las pequeñas funerarias, quitándoles los muertos del día y haciendo maromas para hacerse con todos los difuntos, como poner empleados dentro de los mismos hospitales públicos y privados, entre otras, para monopolizar las afiliaciones de los familiares los enfermos agonizantes.

Desde que a Adolfo Reyes le empezó a ir bien con el negocio de las afiliaciones nunca más se le volvió a ver por Medicina Legal ni por los lugares en los que en los años 80 compartía tintos, charlas y tardes rebuscando muertos para vender tumbas en los cementerios. Se olvidó de sus antiguos colegas y ahora, como el multimillonario que es solo disfruta de cócteles y whiskies reuniéndose con gente de poder tan rica como él con quienes sale a correr en sus Harley Davidson o en alguno de sus nueve Ferraris.

-.
0
24700
El destruido consulado de Venezuela en Bogotá que el gobierno Petro debe reparar

El destruido consulado de Venezuela en Bogotá que el gobierno Petro debe reparar

Moda para todos los gustos en la posesión de Gustavo Petro

Moda para todos los gustos en la posesión de Gustavo Petro

La poderosa secretaria privada de Petro, Laura Sarabia

La poderosa secretaria privada de Petro, Laura Sarabia

La Francia Márquez que conocí cuando nadie sabía de ella, vuelta una rockstar en su posesión

La Francia Márquez que conocí cuando nadie sabía de ella, vuelta una rockstar en su posesión

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus