Opinión

El mundo que vivimos

En la Bienal de Venecia, un mundo sin fronteras que el arte piensa y refleja como su propia historia. Pequeña muestra de un recorrido de dos días

Por:
julio 27, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El mundo que vivimos
Con estas dos imágenes de George Condo, abre la Bienal de Venecia el Arsenal

En el Arsenal se encuentran situaciones donde el título tiene que ver con las “interesantes situaciones”. Las que vive el mundo contemporáneo. Mundo sin fronteras que el arte piensa y refleja como su propia historia. Con la complejidad de las situaciones humanas y con la particularidad de nuestros tiempos donde las obras de arte dialogan la evolución crítica.

El curador Ralph Rugoff anota: “Si nos concentramos en los registros de nuestros hábitos cotidianos encontramos los pensamientos abiertos a los eventos, imágenes, gestos y situaciones de la vida desaparecen en la memoria colectiva”.

Acto de conciencia que debemos asimilar y no olvidar. Hoy, todos los colombianos marchamos contra la injusticia de ciudadanos que mueren cada día en el olvido. Todos estamos acostumbrados al dolor de la muerte. Y hoy es el día de proclamar por un estado sin estado. Un gobierno sin gobierno. Un pobre presidente que habla en plural desde Cartagena y manejado por un ser sin escrúpulos tiene el poder sin recelo. Nada sirve. El títere es inútil juicioso. Esta marcha, con todos los inconvenientes. Todos los que hablan tienen voz y es contra el gobierno.  Y somos más y podemos cambiar.

 

El tema de los inmigrantes ya no tiene causa en lugares como Venezuela.
Ya no son zapatos los que caminan,
son huellas con cadenas

 

Volvamos a nuestro tema donde el tema de los inmigrantes ya no tiene causa en lugares como Venezuela. Ya no son zapatos los que caminan, son huellas con cadenas. No existe el mundo individual de la tragedia sino el símbolo comunitario de la fuga. Acá ese tema tiene la presencia ausente de miles de personas víctimas de una dictadura que puede auspiciar una guerra sin precedentes.

Otro tema es la corrupción. No tenemos imágenes pero sí el resultado. El robo de los ricos y de los políticos, así viene los hombres usados, los ciudadanos olvidados por la conveniencia política, porque los prejuicios van de la mano de sus intereses. En este caso Colombia tiene sus protagonistas con nombre propio y al presidente Duque, que con su mundo enajenado, desconoce las consecuencias.

El otro tema de la Bienal son los accidentes inéditos. Los accidentes aéreos no tienen explicación lógica. El hombre llega a Marte pero no tiene explicación para explicar accidentes sin mayores consecuencias.

George Condo, con su fotografía fue el protagonista. A la entrada del Arsenal nos recibía con imágenes profundas. La pobreza está condenada a ser un invisible que maneja códigos etéreos. Mientras el mundo de la probable conveniencia se convierte en cortos circuitos donde el corazón funciona por impulsos electrónicos de la nueva manera del siglo XXI. Nadie existe. Todo es tecnología.

Y, dentro de ese mundo incierto, están los medios de comunicación y los cien poetas hablando al tiempo en micrófonos anacrónicos, recitan anónimos mientras las verdades se pierden entre los mundos autónomos de líderes particulares, entre huellas sin sombra, entre voces sin nombres. Entre noticias desarticuladas por la corrupción.

La Bienal de Venecia parece un retrato de nuestras circunstancias, aunque Colombia no participó seguramente porque tiene todas las circunstancias para ahorrar en el mundo de la verdad.

Aquí una muy pequeña muestra de lo visto en dos días en la Bienal:

 

Zanele Muholi, en el Arsenal, lugar donde están las obras seleccionadas
por el curador de la Bienal

Njideka Akunyilil, pabellón de Polonia, en los Jardines

Andreas Lolis. pabellón de Indonesia, en los Jardines

Ryoji Ikeda, en Arsenal

Liu Wei, en Arsenal

Alexandra Bicken,  en Arsenal

Antoine Catala, en Arsenal

 

-Publicidad-
0
190
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿Por quién suenan las campanas de Salcedo?

¿Por quién suenan las campanas de Salcedo?

La ventana de la felicidad

La ventana de la felicidad

La vida encapsulada

La vida encapsulada

Entre la memoria y el olvido

Entre la memoria y el olvido

La otra cara de la moneda

La otra cara de la moneda

La euforia de Bogotá cultural

La euforia de Bogotá cultural

La falsa ilusión de la verdad

La falsa ilusión de la verdad

El desafío de lo contemporáneo

El desafío de lo contemporáneo