El lado amable del vallenato en Colombia

Desde otra orilla, rescatando lo que ha hecho este género por el país

Por: CARLOS ANDRES GALESO MORALES
noviembre 19, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El lado amable del vallenato en Colombia

El folclor vallenato ha marcado un hito en la cultura colombiana. Hoy día, la música vallenata es la categoría musical que más nos identifica en el mundo, pues de ella hemos obtenido un sinnúmero de premios y reconocimientos.

El vallenato de tradición, aquel erigido sobre la base de historias y sucesos narrados en merengues, paseos, puyas y sones; interpretado a partir de la amalgama de caja, guachara y acordeón; habitualmente, incluye dentro de su notación musical referencias personales que los cantantes vallenatos le imbuyen a sus canciones.

La costumbre de mencionar personas en un cantico vallenato es un rasgo inherente como legendario de este género musical. No obstante, es menester reflexionar sobre lo dual y paradójica de esta expresión cultural.

Anteriormente, en cada composición se mitificaba hechos, situaciones y vivencias de personas involucradas en el contexto macondiano de la Costa Caribe, aquellas que otrora develaban amoríos o desengaños, alegrías o tristezas, triunfos o fracasos; o tal vez canciones que evocaban la ausencia o resaltaban la presencia de alguien en una parranda vallenata. En ese sentido, los descritos episodios daban pie al cantautor en un estado de exultación para citar al inicio, intermedio o final de un verso algún amigo [compadre], conocido o recomendado al que homenajeaba con un “saludo” probablemente por estar inmerso en circunstancias similares.

Resáltese, que si la cortesía era dirigida a un conspicuo líder político y la mención integraba algún clásico del vallenato, la correspondencia y gratitud de éste para con el cantante, resultaba totalmente diferente, pues el aludido terminaba obnubilado por hacer parte indirecta de la historia de la música vallenata.

Con el decurso del tiempo, los aires vallenatos han sido reemplazados por letras y melodías vacuas que distan de su originalidad. Aún peor, es escuchar una buena composición, per se en extinción, asolada por incluir dentro de su inspiración el nombre de transgresores de la ley de amplia connotación nacional e internacional. Hacerles una salutación desdeña lo artístico, lo cultural, la sorna y lo tradicional de esta música popular.

Con sus alusiones en los cánticos vallenatos, muchos cantautores apuntalaron a empresarios y políticos impúdicos de la Región Caribe, en otros tantos dejaban entrever las intenciones de llegar al poder de muchos candidatos que añoraban ser tenidos en cuenta para que su nombre sonara ampulosamente en los territorios donde ejercen su dominio. Sin reato, citaron a delincuentes, narcotraficantes y paramilitares que tanto daño le hicieron a la sociedad colombiana.

La invitación es a que los cantantes vallenatos sean constructores de paz. Excluir de sus trabajos discográficos a todos esos nefastos personajes que por sus cuestionables actuaciones no merecen prestigio nacional. La cultura debe salvaguardarse, contribuir a la paz y evitar en lo posible seguir siendo permeada por una horda de corruptos, criminales y narcopolíticos que con su dinero mal habido, la clientela y un ilegitimo poder pretenden cantar su nombre y auparse en una sociedad hipócrita capaz de dejar en el ambiente una sensación de indiferencia absoluta.

Son tantas personas en Colombia que han contribuido al desarrollo de los pueblos, otras que luchan día a día por concebir una paz sin tanto aspaviento, muchas aportantes a la ciencia, la cultura, la democracia, la educación; entre otras disciplinas. También las víctimas del conflicto armado, ellas podrían clasificar para ser distinguidas en canciones vallenatas.

En hora buena, Alex, Beto, Carlos [Vives], Churo, Daniel, Ernesto, Fabián, Farid, Jean Carlos, Jorge [Celedón], Kbeto, Kvrass, Lucy, Martín Elías, Mono, Nelson, Peter, Pipe, Poncho, Silvestre, Wilfran y todos los que buscan incursionar en el vallenato; iniciar la égida de la profesión que tantas glorias les ha generado y les representará a su vida, a sus familias y a tantas personas que nos deleitamos con la interpretación de la música vallenata.

-.
0
5222
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Margarita Rosa y Carlos Vives: amor eterno

Margarita Rosa y Carlos Vives: amor eterno

Por estas cosas es que queremos tanto a Carlos Vives

Por estas cosas es que queremos tanto a Carlos Vives

Los enredos que se armaron con la muerte de Martín Elías

Los enredos que se armaron con la muerte de Martín Elías

La canción de navidad que Martín Elías grabó antes de su muerte

La canción de navidad que Martín Elías grabó antes de su muerte