Opinión

El inframundo de la desinformación: la carnada perfecta

Los datos no duermen, la huella digital es imborrable, usted es uno de 4.300 millones conectados en la web, su mente ha sido hackeada y está próximo a convertirse en ¨carnada perfecta¨

Por:
octubre 16, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El inframundo de la desinformación: la carnada perfecta
El documental de Netflix “El dilema de las redes sociales”, nos sumerge en el desafío de esta nueva era, la desinformación por saturación. Foto: Netflix

La carnada perfecta¨ es el mensaje que circula por estos días en la web a propósito del documental de Netflix El dilema de las redes sociales. Ahora con la explosión de esta nueva era, enfrentamos un verdadero desafío de desinformación por saturación. El CEO de Google ha dicho que usted tiene la posibilidad de visualizar 1.800 exabytes de información, frente a 6 que había producido la historia al año 2003. ¿Se imagina cuántos de estos datos flotan plácidamente en el abstracto y oscuro lugar que podríamos denomimar el inframundo de la desinformación?.

El ¨arte¨ de informar se ha deshumanizado, se ha monetizado sin freno. Las redes sociales, según el documental son un ¨jaque a la humanidad¨, un modelo para ´hackear la psicología humana, la OMS lo advirtió identificando más de 420 noticias falsas solo durante la pandemia, una de ellas por ejemplo que la “cocaína mata el coronavirus”. De ahí que educar a la sociedad para que no quede sumergida en el inframundo de la desinformación es una tarea urgente. Expertos visualizan una guerra civil cuyo detonante será la conflictividad en redes sociales, y los primeros síntomas están a la vista: el honor se pisotea sin contemplación, se cometen crímenes atroces, se amordaza la opinión diferente, se socavan las instituciones, se ahonda la polarización nacional y se incitan protestas y actos vandálicos.

Los humanos creamos información constante, nuestra responsabilidad es desafiante y no la percibimos. Tampoco es menor el deber de los estados y los creadores de teconología en la regulación, protección y reserva de datos y herramientas. Los medios de comunicación tienen el gran reto de superar la sangrienta competencia por el rating, aplicando severos códigos de ética y responsabilidad, también maniobrando ante el asedio que se cocina en el inframundo de la desinformación, donde se ofrece dinero sin control comprando conciencias. Algunos han prescindido a tiempo de periodistas que desvían su labor, pero terminan conviviendo en el inframundo de la desinformación, dando apariencia de legalidad a blogs y revistas digitales que solo basta hacer clic para infectarse de virus. Soterradamente se colocan al servicio del mejor postor, usan la extorsión, inventan fuentes, construyen historias ficticias y son instrumento del poder mafioso y corrupto. Según la BBC noticias falsas divulgadas en la red han sido pagas hasta por USD10.000.

________________________________________________________________________________

Según la OMS 800.000 jóvenes se suicidan anualmente y la causa común es la información falsa y el matoneo en las redes sociales

________________________________________________________________________________

Vivimos azufrados en el inframundo de la desinformación, inducidos por el ¨hilo¨ seductor que se teje en las redes sociales. La firma Orange estima que cada momento se reproducen 4,3 millones de videos en YouTube, 176.000 llamadas en Skype, 44.000 imágenes en instagram y más de 474.000 tuits. Seguro mucha de esta información es productiva y la otra nos atrapa en bots maliciosos que replicamos sin control y sin percatarnos que los datos falsos navegan a una velocidad 6 veces mayor que los reales. ¿Cuántas tragedias hemos ocasionado?, pues según la OMS 800.000 jóvenes se suicidan anualmente y la causa común es la información falsa y el matoneo en las redes sociales.

Complejos versátiles y sofisticados para regular, proteger y administrar responsablemente datos del ciberespacio ya se han construido en el mundo. El gran complejo de la NSA (National Security Agency) en Utah (USA) es modelo para admirar. El hacking ético y el pestesting (test de penetración) para segurar arquitecturas de información, están en las normas internacionales y muchos países se han ajustado a ellas y Colombia sigue en el siglo pasado. Anualmente según el FBI la empresa privada pierde USD 12.000 millones por ataques cibernéticos, Colombia registró 17.531 incidentes, 5.789 en Bogotá en 2019.

Hemos tenido desarrollos interesantes pero insuficientes: la creación del Centro de Cibercapacidades de la Dijín dispone de los policías profesionales más experimentados del país y de Sur América, se proyecta acertadamente pero adolece de inversiones óptimas; se suman además la ley de habeas data que se reforma por estos días en el Congreso y la Ley de Inteligencia que garantiza la reserva por 30 y 45 años de la información clasificada.

Coincido con el ministro de Defensa sobre sanciones severas a las conductas contra el honor de las personas: la infamia y la calumnia, también que los órganos de control fortalezcan su capacidad de vigilancia y sanción. Propongo la creación de una Agencia Nacional de Protección de Datos, que puede ser una solución en la vía correcta, ya está inventada y funciona en Europa.

Mientras tanto, escapemos del inframundo de la desinformación, salgamos del torbellino cotidiano de la indignación, el odio y la desesperanza; recuerde que los datos no duermen, la huella digital es imborrable y usted es uno de los 4.300 millones de habitantes del planeta que actualmente están conectados en la web, su mente ha sido hackeada y está próximo a convertise en la ¨carnada perfecta¨.

 

 

-.
0
3102
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Mingas y protestas con identidad perdida

Mingas y protestas con identidad perdida

La bicicleta estática de la seguridad

La bicicleta estática de la seguridad

Maduro sin fronteras

Maduro sin fronteras

Ordenemos el debate sobre la Policía

Ordenemos el debate sobre la Policía