El imperio que deja Mi Sangre, el jefe de los Urabeños, en Argentina

Su poder fue tan grande que su juicio fue transmitido en vivo por televisión. Finalmente perdió la batalla de 4 años contra la extradición

Por:
noviembre 17, 2016
El imperio que deja Mi Sangre, el jefe de los Urabeños, en Argentina

En el barrio campestre el Nordelta de Buenos Aires adonde aterrizó en el 2010, los vecinos de Henry de Jesús López, alias Mi Sangre, sabían casi nada de él. No tenían idea que en su natal Colombia mandaba un ejército de 1.900 hombres conocido como Los Urabeños; que enviaba, de la plata que recogía en sus rutas del narcotráfico, 2 millones de dólares para sostener la guerra contra el Estado colombiano y que antes de llegar a Argentina había pasado por Ecuador, Venezuela, Uruguay, Paraguay, Brasil, Panamá y México, huyendo de la Interpol que lo buscaba para extraditarlo a Estados Unidos. Sus vecinos ignoraban que lo llamaban Salvador, Carlos Mario, Brother, Krackin, Federico o Mi Sangre. Lo consideraban apenas un comerciante venezolano dedicado a la venta de automóviles en camino a convertirse en agente inmobiliario.

Ninguno de ellos esperaba ver su retrato en las portadas de los periódicos esposado. El 30 de octubre del 2012 la policía argentina lo detuvo en el restaurante italiano Fetuccine Mario, en el lujoso barrio suburbano El Pilar. La comitiva que le acompañaba delató a qué dedicaba: cenaba con tres capos de los Zetas, el cartel mexicano que lo había convertido en su principal proveedor de cocaína.

Mi Sangre había escapado de todos los cercos. En los circuitos criminales decían que estaba cruzado, que una bruja en el Urabá lo protegía desde mediados de los 90 cuando pertenecía a las Autodefensas Unidas de Colombia bajo el mando de Vicente Castaño. Se daba la gran vida en las seis casas que rotaba en Buenos Aires como anfitrión de actrices, futbolistas y políticos.

El 30 de octubre del 2012, en la víspera de Halloween, los hechizos no lo protegieron. La Interpol lo seguía y sus contactos en Colombia lo traicionaron. El disfraz de Spider Man para su hijo que le enviaron desde Colombia iba marcado. La Interpol logró introducirle un chip que dirigió con precisión a la policía porteña. Con su detención en la cárcel de Ezeiza llegó, dos meses después, el 27 de diciembre del 2012,  la orden de extradición solicitada por el gobierno de Estados Unidos que sus abogados argentinos, Carlos Broitman y Juan José Ribelli, han logrado dilatar al tiempo de asegurarle las mejores condiciones de reclusión. Él es el único habitante de un sector del Módulo VI, el siquiátrico, del Complejo Penitenciario de Ezeiza.

Los abogados conocen cómo opera el sistema judicial y penitenciario argentino. En cuatro años de reclusión han logrado suspender dos veces el juicio a Mi sangre y, gracias a una exótica interpretación del recurso legal de Habeas Corpus, su celda terminó con televisión, laptop y celular para no perder contacto con su esposa Janeth Valencia que vive con opulencia junto con sus dos hijos, en Argentina.El menor, de diez años, es el niño de sus ojos, al punto que en el 2013 sus abogados denunciaron al juez federal Sebastián Ramos acusándolo de haber intentado investigar al muchacho por lavado de activos. Los abogados logaron para su cliente el status de  preso político. Mi Sangre ha vivido sin zozobra sus años de penal.

Mi Sangre, con sus extravagancias y excesos, alimentadas  por las series de novelas de narcos colombianos que deleitaron a los argentinos, unido a la zaga de la familia de Pablo Escobar en Buenos Aires adonde aún viven con el apellido Marroquín  como lo hicieron otros narcos colombianos, como alias Nacho, Carlos Alberto Gutiérrez o capos de las Bacrim de Pereira,  lo volvieron un personaje mediático, llamado incluso a declarar en el caso más sonado de la justicia Argentina: la misteriosa muerte del fiscal Alberto Nissman quien investigaba a la Presidente Cristina Fernández de Kirchner cuando apareció sin vida en el baño de su residencia, un día antes de presentar en audiencia las pruebas de cargo contra la Presidenta Fernández. Y así un narco cabeza de la banda criminal más temida de Colombia pasó a convertirse en una rara celebridad cuyo juicio está siendo trasmitido por la televisión argentina.

Cuatro años después de su detención el gobierno de Mauricio Macri decidió extraditarlo a los Estados Unidos.

Publicado originalmente el 20 de mayor de 2016

-.
0
13271
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El Clan Úsuga o los 'Urabeños' no existen en el Urabá

El Clan Úsuga o los 'Urabeños' no existen en el Urabá

Nota Ciudadana
¿Regresa el paramilitarismo en Colombia?

¿Regresa el paramilitarismo en Colombia?

El regreso triunfal de Cristina Kirchner a la disputa presidencial en Argentina

El regreso triunfal de Cristina Kirchner a la disputa presidencial en Argentina

'Inglaterra', el 'urabeño' que aterrorizó la Costa Atlántica

'Inglaterra', el 'urabeño' que aterrorizó la Costa Atlántica