El futuro de la democracia 

"Este no depende del gobierno, de la iglesia, de la familia, de la sociedad o de la otredad, sino de la mismidad"

Por: EDWAR FERNEY ROLDAN MORALES
mayo 12, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El futuro de la democracia 
Foto: Leonel Cordero

Según comunicado de la Universidad del Rosario de Bogotá, el profesor Edgar Augusto Ramírez fue desvinculado por violar derechos fundamentales de una estudiante durante su clase virtual. La institución a través de un tuit rechazó dicha conducta e instó a los estudiantes a denunciar otras situaciones de violencia que se presenten. Pues bien, este acontecimiento evidenció la grave crisis que afronta la democracia y su futuro.

Se dice que Colombia posee la democracia más antigua de Latinoamérica y debido a esa experiencia deberíamos estar viviendo un mejor presente que nos sirviera como preludio para un mejor futuro; sin embargo, es un hecho que nuestro Estado está regido por un gobierno antidemocrático. Ensañarse con las críticas a un gobierno como el nuestro no va a mejorar o a cambiar nuestro futuro, pues la raíz de este tipo de conductas generalizadas en todos los integrantes del pueblo está en nosotros mismos.

La anterior afirmación la podemos sustentar con dos hechos que he evidenciado de primera mano:

- El primero— no por su origen cronológico— es la duda de un padre de familia de “si la universidad había abierto canales de discusión con relación al paro nacional durante las clases virtuales”. La pregunta se origina en su preocupación tras escuchar a su hija (de primer semestre, recién graduada del colegio y menor de edad) discutiendo en sus clases virtuales de Mercadeo y Negocios Internacionales la participación o no del estudiantado durante el paro nacional. Ante este interrogante, decidí consultar con mis excompañeros de trabajo de la universidad en cuestión y me informaron que, debido a las presiones de algunos estudiantes hacia los otros que no participaban de las manifestaciones, la institución se vio en la necesidad de suspender los temas tradicionales de sus clases virtuales. Esto para evitar que los que participaban expusieran a través de redes a los que no lo hacían y mostrar con este ejercicio democrático, entre otras cosas, que no participar también es un derecho fundamental y que exponer al escarnio público a los que no participaban del paro era una violación a derechos fundamentales y a la democracia.

- El segundo hecho ocurrió y sigue ocurriendo en mi alma mater (en donde estudié Derecho en Cali). Decidí realizar una especialización en Derecho Administrativo para darle una dirección más específica a mis saberes. En ella me encontré con personas que solo querían graduarse y obtener un título, pero también me encontré con otras que realmente querían aprender. Con ellas denunciamos situaciones que violentaban nuestros derechos como estudiantes y utilizamos derechos fundamentales para reivindicarlos; sin embargo, he sido estigmatizado, violentado, discriminado y, en general, he visto vulnerada mi dignidad no solo por la coordinación de dicha especialización que me persiguió durante las clases, sino por la misma universidad que después de buscarme para conciliar nunca hizo nada.

Los dos hechos anteriores y el caso del profesor Ramírez tienen en común —aparte que se dan en espacios universitarios— que le pueden suceder a cualquier persona que en un determinado momento esté en una relación asimétrica de poder; sean estudiantes vs. profesores, trabajadores vs. empleadores, hombres vs. mujeres, policía vs. ciudadanía, gobierno vs. gobernantes, etc. Tienen en común además que el otro que no se alinea, que no se une o que no se adhiere hasta disolverse es visto como rebelde, como traidor a la patria, a un movimiento o institución —que podría ser hasta la amistad o la familia—, y por tanto debe ser eliminado como un enemigo, en pro de la existencia del otro.

La democracia debe ser vigilancia, exigencia, control, opinión, debate profundo, lucha, resistencia y revolución. Empero, cuántas de estas características las permites en tu familia o relaciones diarias; cuántas de estas las permites contigo mismo, como un proceso de autoconocimiento y transformación.

El futuro de la democracia no depende del gobierno, de la iglesia, de la familia, de la sociedad o de la otredad; sino de la mismidad, de nosotros mismos. Quieres un gobierno, una familia, una relación de pareja o de amistad que no sea autoritaria, debes cambiar para que cambie el mundo, pues es en nuestro interior que se encuentra el autoritarismo.

-.
0
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Un informe sin dientes

Un informe sin dientes

Nota Ciudadana
Hackear la democracia

Hackear la democracia

Nota Ciudadana
La crisis de los ismos: el verdadero fin de la Guerra Fría

La crisis de los ismos: el verdadero fin de la Guerra Fría

Maduro enfrentado a ríos de gente: ¡No más!

Maduro enfrentado a ríos de gente: ¡No más!