¿Colombia necesita una reforma tributaria?

Aunque sí se requiere, esta iniciativa no debe ir en contravía del pueblo raso, que es el que historicamente más ha sufrido

Por: Sebastián Rivera Ariza
mayo 12, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Colombia necesita una reforma tributaria?
Foto: Leonel Cordero

Claro que Colombia necesita una reforma tributaria, pero esta no debe ser para que el gobierno cuadre caja, sino para que garantice una redistribución equitativa de los recursos. De hecho, esta debe partir del principio de que quienes más recursos tengan más deben contribuir.

El primer esfuerzo no debe ser de la clase trabajadora. El primer esfuerzo debe ser del Estado, quien tiene el reto, después de 30 años de la constitución del 91, de garantizar las condiciones de bienestar para que la ciudadanía pueda desarrollar sus proyectos de vida de manera digna y efectiva y que al mismo tiempo permita generar y acumular riqueza.

Estas condiciones de bienestar no son más que la garantía universal al acceso a la educación con calidad, pertinencia y permanencia; acceso universal a la salud bajo un modelo preventivo; trabajo digno y bien remunerado; desarrollo de la conectividad territorial que permita el acceso oportuno a bienes y servicios; acceso universal a la totalidad de los servicios públicos, reconociendo internet como uno de ellos y transporte público subsidiado; acceso real a vivienda digna y de calidad.

Con la garantía de estas condiciones se establece una nueva y necesaria relación entre el Estado y la ciudadanía que generará las confianzas necesarias para, ahí sí, definir las fuentes de financiación y los modos para dar sostenibilidad financiera y ambiental, que garanticen el desarrollo de los territorios y sus comunidades.

El Estado, entre otras acciones, debe reorientar la destinación del gasto (no es decente que un país con tanta desigualdad destine más presupuesto para la guerra que para atender las necesidades de la ciudadanía); iniciar el cobro justo de impuestos a quienes tienen grandes riquezas en Colombia; renegociar la deuda externa, suprimir tributos "provisionales" como el 4x1000; actualizar urgentemente el catastro para el cobro adecuado a los grandes poseedores de tierra; sancionar a quienes llevan la riqueza generada en Colombia a paraísos fiscales, convirtiéndose en los mayores evasores. Los mismos, que su declaración de renta es inferior a la de cualquier trabajador honesto, pero que su patrimonio supera por miles al de la gran mayoría de colombianos y colombiana

De igual manera, debe reducir los sueldos —exagerados e irrespetuosos con la ciudadanía— de los altos funcionarios del estado e implementar medidas reales que ataquen la corrupción y permitan recuperar los recursos que se han parrandeado o entregado como coimas en casos como Reficar, Odebrecht o Hidroituango; casos en donde han metido las manos altos funcionarios de Uribe, Santos y Duque (responsables de 12 reformas tributarias, 8 de las cuales estuvieron a cargo de Alberto Carrasquilla). Recuperar estos recursos y cancelar la destinación de billones de pesos en aviones de guerra aliviaría las arcas del Estado.

Durante siglos, los gobiernos en Colombia olvidaron que su finalidad es garantizar la vida digna de sus habitantes y se dedicó a garantizar la comodidad de una élite privilegiada dejando desprotegida a la mayoría de la población y, por qué no decirlo, fomentando lógicas de reproducción de pobreza.

No se le puede imponer una reforma tributaria, cada dos años, a la sociedad sin que esta no vea mejoras en su calidad de vida. La reforma tributaria que requiere Colombia es estructural, justa y equitativa. A modo de ejemplo, en los países escandinavos hay gran tributación tiene, pero en contraprestación su calidad de vida es digna.

La sociedad colombiana, caracterizada por su sumisión, parece haber despertado y se levanta exigiendo lo que siempre debería haber tenido y para lo cual siempre ha tributado. En resumen, hoy exige un trato y una vida digna. Claro está que esa dignidad no será obtenida en este gobierno corrupto, fascista y elitista. Este dejará un país quebrado y con mayor desigualdad.

-.
0
500
Quiénes son los 1.400 indígenas que llevan dos meses a la intemperie en el Parque Nacional de Bogotá

Quiénes son los 1.400 indígenas que llevan dos meses a la intemperie en el Parque Nacional de Bogotá

¿Por qué Carlos Vives a sus 60 años sigue conectando a los más jóvenes?

¿Por qué Carlos Vives a sus 60 años sigue conectando a los más jóvenes?

Un Honduras polarizado se prepara para elegir a su nuevo presidente

Un Honduras polarizado se prepara para elegir a su nuevo presidente

Hitchcock, un enfermo sexual que se escondía tras el oficio de director

Hitchcock, un enfermo sexual que se escondía tras el oficio de director

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus