El fracaso de las protestas en Colombia

"Es tonto e innecesario que los jóvenes dejemos nuestras vidas luchando contra el Esmad y demás organismos, pues vencerlos no traería ningún cambio significativo"

Por: Filanderson Castro bedoya
enero 20, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El fracaso de las protestas en Colombia
Foto: Nelson Cárdenas

Luego de ser aprobada la reforma tributaria, comenzar los pilotos del fracking y empezar el año con una cantidad grotesca de líderes sociales asesinados, puntos clave de las reclamaciones en la movilización del paro nacional del año pasado, queda claro que una protesta pacífica llena de arengas, bailes y abrazos al Esmad tiene poco o nulo efecto sobre las decisiones de una pseudodictadura como la que se vive hoy en Colombia.

Si uno rememorase los grandes logros de las protestas sociales en el mundo, desde la abolición de la esclavitud, el voto para la mujer, las reformas laborales, etcétera, se puede evidenciar que cada uno de ellos conllevó una verdadera lucha de poderes, donde los movimientos de las clases más bajas, cansadas y enardecidas se manifestaban de forma contundente ante las injusticias de los gobiernos.

No se puede esperar que los mandatarios tomen en serio las peticiones de un pueblo, cuando este se dedica a desgastarse los pies recorriendo las calles, sin alterar en lo más mínimo el transcurrir de una sociedad que enceguecida incluso defiende a aquellos que crean leyes para empobrecerlos más.

Más avergonzantes son aún las imágenes de marchantes arrodillados, con los brazos levantados, abrazando, alimentando y rindiéndose a los organismos de represión que en segundos te pueden dejar ciego con su violencia, no queridos colombianos, la música, el baile y la paz son hermosas muestras de libertad, pero no fue con ellas que se obtuvo esa libertad.

Nuestro principal problema es que somos un pueblo dividido, que no se une ni siquiera para luchar contra la injusticia, manipulado y empobrecido por políticos maquiavélicos que se ríen e ignoran nuestras necesidades y protestas. Sin embargo, a pesar de que anteriormente los logros sociales se han obtenido con violencia y sangre, nuestro actual gobierno, corrupto y asesino, espera ansioso que caigamos en este juego, en el juego de la violencia, para exterminar a quienes soñamos con un país con mayor igualdad.

Es tonto e innecesario que los jóvenes dejemos nuestras vidas luchando contra el Esmad y demás organismos de control, pues incluso vencerlos no traería ningún cambio social significativo. Ellos bajo sus corazas, armas y escudos, con esa imagen de fuerza bruta y autoritaria, no son más que los viles mandaderos del Estado, sin ninguna función que pueda resultar útil para la reducción de la desigualdad o de la corrupción. Dejemos de darles tanta importancia y dediquemos nuestros esfuerzos y energía a darle a la educación e información del pueblo un papel protagónico. Estas deben ser nuestras insignias para sacar de la ignorancia a un país que no reacciona y que sigue poniendo en el poder a ladrones y asesinos para luego quejarse de la pobreza y la muerte.

-.
0
1502
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El nuevo año del paro nacional

El nuevo año del paro nacional

Nota Ciudadana
¡Qué terrible despertar el de Colombia!

¡Qué terrible despertar el de Colombia!

Nota Ciudadana
¿Por qué no marchan los domingos?

¿Por qué no marchan los domingos?

En redes
El irresponsable señalamiento del El Patriota a los famosos que salieron a marchar

El irresponsable señalamiento del El Patriota a los famosos que salieron a marchar