Opinión

El fin de la utopía

El asesinato de la abogada Yamile Guerra, defensora del páramo Santurbán, acaba con el sueño de una paz sin vencedores ni vencidos

Por:
julio 23, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El fin de la utopía
Como se mató a Yamile Guerra, se ha matado impunemente a centenares de dirigentes populares durante el gobierno de Iván Duque. Foto: Archivo particular

El asesinato de la abogada Yamile Guerra, defensora del páramo Santurbán, representa para mí el fin de la utopía. Su crisis definitiva. La utopía de una paz sin vencidos ni vencedores que fue el sueño que millones de colombianos acariciamos durante el gobierno Santos. Gracias a él saludamos que el presidente reiniciara las conversaciones con las Farc, el más arraigado y tenaz de nuestros movimientos guerrilleros, mantuvimos la esperanza durante las largas y difíciles negociaciones en La Habana, padeciendo el “fuego amigo” de quienes las criticaron con rabia y desmesura, y celebramos con júbilo que se firmaran los Acuerdos de Paz que realizaban la utopía.

Una paz entre colombianos que durante tantos años se combatieron con saña y que por fin habían decidido reconciliarse y emprender juntos el camino la resolución democrática y pacífica de los conflictos de intereses que los enfrentaban y los seguirán enfrentando. Porque como sabe cualquiera que esté en sus cabales solo en el Cielo o en el Paraíso terrenal no hay contradicciones y conflictos. La victoria del No en el referendo sobre los Acuerdos de paz fue un primer redoble funesto. Es cierto que se convocó sin que hiciera realmente falta y sobre todo sin que hubiera adelantado previamente por parte del gobierno de Santos  una amplia campaña informativa sobre los puntos esenciales de un documento de 155 páginas, capaz de contrarrestar la sucia y persistente campaña en su contra de los uribistas abiertos y de los enquistados en los medios. Pero el resultado negativo fue tan abultado que demostró que había demasiados colombianos incapaces de aceptar ya no solo las lecciones del Sermón de la Montaña sino las de la sabiduría popular que enseña que es mejor un mal arreglo que un buen pleito. Querían y todavía quieren una paz de  vencedores y vencidos, en la que ellos resulten los vencedores, sin siquiera pararse a pensar que esta clase de paz deja un rescoldo de agravios que alimentará los fuegos de la próxima guerra. O quizás sí lo han pensado y por esta razón han decidido pisotear el rescoldo hasta reducirlo a cenizas, adoptando la política de exterminar al vencido.

 

Todos los muertos encabezaban o participaban activamente
en las luchas por la recuperación de las tierras expropiadas a golpe de motosierra,
en la defensa de la economía campesina y del medio ambiente

 

Al que ya depuso las armas y está dispuesto a someterse a una Justicia Especial de Paz que solo es implacable con aquellos combatientes que hayan cometido crímenes de lesa humanidad. Y que por hacerlo se ha ganado el derecho a defender pacíficamente sus legítimos intereses. Pero como no pueden impedir legalmente que lo haga pues lo matan. Como se mató a Yamile Guerra y como se ha matado impunemente a centenares de dirigentes populares durante el siniestro gobierno de Iván Duque. Todos los muertos encabezaban o participaban activamente en las luchas por la recuperación de las tierras expropiadas a golpe de motosierra, en la defensa de la economía campesina y desde luego del medio ambiente, gravemente amenazado por la gran minería que invade los páramos y contamina los ríos y por las multinacionales que talan despiadadamente nuestros bosques y nuestras selvas. La sola enumeración de estas reivindicaciones basta para poner al descubierto a quienes el promueven el exterminio. Son los que no están dispuestos a satisfacer pacíficamente ninguna de ellas. Y son los que para nuestra desgracia siguen teniendo la sartén por el mango.

 

-Publicidad-
0
1269
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El centro es el infierno

El centro es el infierno

El neoliberalismo en crisis

El neoliberalismo en crisis

Evo Morales

Evo Morales

Ucrania o los dilemas del subalterno

Ucrania o los dilemas del subalterno

Guaidó. El presidente que no pudo ser

Guaidó. El presidente que no pudo ser

El FMI al desnudo

El FMI al desnudo

Macri, populista

Macri, populista

Duque en China

Duque en China