El éxito del estado uruguayo al legalizar la marihuana

Desde que la marihuana recreativa se legalizó en Uruguay, han vendido más de un millón de kilogramos a 27.500 personas, señala un informe oficial

Por:
septiembre 14, 2018
El éxito del estado uruguayo al legalizar la marihuana
Foto: www.freepik.com

Desde el 19 de julio de 2017, cuando se completó la implementación de la ley aprobada en 2013 que regularizó el mercado del cannabis, hasta el pasado 5 de agosto, “se realizaron 248.945 transacciones de paquetes de cannabis de 5 gramos, totalizando 1.244.725 gramos vendidos”, indica el informe del Instituto de Regulación y Control del Cannabs (Ircca).

Uruguay implementó un inédito mecanismo que habilita a que consumidores registrados ante las autoridades compren hasta 40 gramos mensuales de marihuana que se venden en sobres sellados de 5 gramos a razón de 1,40 dólares el gramo.

El mecanismo, único en el mundo y que apunta a combatir el tráfico de marihuana, comenzó con menos de 5.000 inscriptos para comprar la droga, y un año después alcanza 27.500 anotados, según los datos actualizados por el Ircca.

La marihuana estatal se produce en invernaderos a unos 50 km al oeste de Montevideo, en terrenos estatales bajo fuerte vigilancia.

Los consumidores disponen de cuatro variedades del producto. El informe recuerda que el volumen producido aún no suple la demanda instalada.

Popularmente conocida como la “ley de la marihuana”, la iniciativa fue aprobada por el Parlamento en 2013, durante la administración de José Mujica (2010-2015).

La norma habilita tres formas de acceder a la droga para uso recreativo: el cultivo doméstico o autocultivo con hasta seis plantas por hogar, el cultivo cooperativo en clubes con hasta 99 plantas por club y la compra en farmacias.

-Publicidad-
0
1449
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Portland o la verdadera paz

Portland o la verdadera paz