“El ELN intentará alargar hasta el infinito la negociación con el gobierno Petro”

“El ELN intentará alargar hasta el infinito la negociación con el gobierno Petro”

¿Por qué es tan difícil concretar al ELN? Cinco gobiernos lo han intentado. Socorro Ramírez, quien participó de los diálogos en el gobierno Santos, lo analiza

Por:
mayo 15, 2023

Socorro Ramírez fue la primer mujer candidato a la Presidencia de Colombia en 1978 por el Partido Social de los trabajadores.  Su lucha por la gente comenzó como maestra su natal Neiva hasta convertirse en una dirigente nacional de Fecode. Terminó como profesora de la Universidad Nacional sus estudios de ciencia política y su especialización en Paris. Vinculada siempre a los movimientos sociales, su papel como negociadora de paz empezó en 1984 con el primer intento de diálogo de paz en la Uribe con el presidente Belisario Betancur, que dio origen a la Unión Patriótica. Y ha persistido.

Ha participado en varias de los cinco procesos fallidos con el ELN y fue protagonista de uno de los que más avanzaron en el gobierno de Juan Manuel Santos, que se desarrolló en Quito, simultáneamente con el proceso de La Habana. Una experiencia clave para entender a esta compleja guerrilla con la que el Presidente Petro se propone lograr un acuerdo, pero que una vez más ha declarado en crisis la mesa de negociación recientemente instalada en La Habana. En esta conversación con Juan Manuel Ospina da claves para entender el camino que tiene por delante esta negociación y que puede resultar culebrero.

JUAN MANUEL OSPINA: Socorro Ramírez siempre ha sido muy activa en la parte académica, periodística, presente en procesos de negociación de paz;  ha estado ahí, y siempre estará porque le nace. El tema que nos congrega es el ELN, el gran enigma, cinco gobiernos tratando de negociar, pero es escurridizo como novia esquiva. ¿Qué busca el ELN?

SOCORRO RAMIREZ: Se trata de una guerrilla con 60 años y ya es hora de que se jubile. Arrancó en torno a un rechazo tremendo a los procesos electorales y ha tenido muchos intentos de negociar la paz. El primero de ellos se produjo a mediados de los 70, no terminó en nada porque seguían reivindicando la importancia de desechar la acción política legal; luego, con César Gaviria y una parte significativa de ellos se desmovilizó, la llamada Corriente de Renovación Socialista, de la que emergieron liderazgos interesantes con fuerza en la opinión pública, como León Valencia.

Con Samper se intentó una negociación en Madrid y en Mainz, Alemania.  Álvaro Uribe entró a dialogar con ellos en Cuba y Venezuela; después, con Santos, hubo diálogos en Quito y la Habana. Formé parte de esa mesa y ahora entonces se está en un sexto intento. Este comenzó en Caracas en noviembre del año pasado su primera ronda; se levantan con el decreto de Petro del 31 de diciembre del cese bilateral y ellos dicen que no firmaron nada y después de un forcejeo para superar el impasse, a mediados de enero de este año y tras escuchar a las comunidades en las llamadas caravanas humanitarias en las que tuvieron que oír a las poblaciones señalando los daños que ha generado su guerra, se llegaron a acuerdos que es importante que se desarrollen.

Ese es un eje muy importante en este momento, el otro eje es del cese al fuego. Hay un elemento nuevo y es que las poblaciones dicen que no se puede negociar el cese fuego solo entre el ejército y la guerrilla sino parar las acciones que generan desplazamiento, minas antipersona y todo ello. Implicaría que se parara la acción por el control del territorio, la pelea con disidencias y paracos para controlar economías ilegales. Importante recordar que el asesinato de los soldados en Catatumbo, en medio de una negociación, disparó un periodo terrible de acciones del ELN; justo acabo de ver un informe sobre cómo el pasado mes de abril ha sido el de mayor acción ofensiva del ELN.

En este momentos se negocia y se pelea, por eso en este tercer ciclo de negociaciones van a estar esos punto:  el humanitario, el cese al fuego y el cese de hostilidades y va a estar en discusión el punto que siempre en los seis intentos se  ha puesto como condición: el de participación de la sociedad, que resume mucho la idea que tienen ellos de negociar. Primero la llamaron el gran diálogo nacional y en las mesas de Quito y la Habana lo aceptaron en la agenda, pero deben resolver otros puntos para llegar al quinto que es el fin del conflicto. Se debe resolver el punto de transformaciones, el punto de víctimas, el punto de democracia y sólo con ese proceso se llegaría a la parte final de la agenda negociada. (...)

Son muchas las iniciativas que la sociedad puede proponer que implican políticas públicas que requieren mucho tiempo y recursos, podrían pasar décadas y hasta que el Estado realice transformaciones de fondo.  En un tema que es importante que la sociedad participe en los territorios, pero la utilizan para poner como condición que legitime su lucha armada hasta que el estado no garantice lo que piden. Ellos dicen que la participación es vinculante. En el segundo ciclo se propuso algo complicado y es que aquello que se va pactando se va a aplicando, esto hace que la mesa sea indefinida.

JMO: Esta ha sido la estrategia del ELN desde el comienzo, que puede tener un sentido romántico, de que no somos los guerrilleros los que negociamos sino las comunidades, lo que suena muy bien, pero no se puede volver una realidad. Es esa exigencia la que hace que estos procesos sean infinitos. Todos van llegando al mismo punto, es que creo que este conjunto de transformaciones es un proceso de años y ahí mientras tanto el ELN seguirá con las armas.

SR: Además de usar la participación para justificar la guerra, es que en la estructura que tienen, hay frentes que nunca estuvieron con intenciones de negociar, como el frente del Chocó y los del Pacífico; de hecho, cuando estaban sesionando la mesa de Quito y La Habana no logró que ese frente, el occidental, se sentara a negociar. Las comunidades negras pidieron que se sentaran por las condiciones de violencia y sometimiento que tenían a la gente, pero eso no se logró. El otro frente es el histórico de ellos, el de Arauca, que ahora se volvió binacional, actúan en Venezuela, en otra perspectiva, pero está presente en muchos territorios del lado venezolano. Así las cosas, es difícil que la negociación no sea infinita.

JMO: Esos dos frentes maximalistas, no están por apoyar el reclamo de las comunidades, entonces ¿Qué quieren? ¿llegar al poder por las vías de las armas?

SR: Es que se enredaron con el control del narcotráfico y de minería ilegal. Y en el caso del frente de Arauca es su condición binacional; están de alguna manera apoyando el régimen bolivariano; están actuando en el marco minero del Orinoco, al sur de Venezuela, donde se produce oro, coltán, que con la destrucción de la economía venezolana y con las sanciones a Maduro, están viviendo de eso, de lo que sale del Orinoco, en ese arco minero. El ELN juega un papel ahí.

JMO: La relación ELN gobierno venezolano ¿Cómo está?

SR: De alguna manera es funcional. Para ellos que siga la guerra, en otros lugares de Venezuela no es tan funcional porque le disputa control territorial en la búsqueda de recursos, es un tema crucial en cualquier perspectiva de acabar la guerra que afecta a las poblaciones más vulnerables, por eso es decisivo lo que pase con esos frentes en el Pacífico y en Arauca.

JMO: Te hago una pregunta a quemarropa, viendo cómo está el gobierno Petro, ¿crees que vamos a ir a otro proceso fallido con el ELN o hay esperanza?

SR: Podría ser que una parte del ELN negocie, a su interior hay algunos que ven que esto no da más. Hay una reacción cada vez más fuerte de las poblaciones contra la presencia de ese grupo en el territorio; la exigencia del gobierno es de parar la guerra como sea. Ojalá los más sensatos logren negociar. Toca romper y buscar una salida porque hay un núcleo duro que no está dispuesto a tranzar. Seguramente hay algunos que ven los reclamos de las poblaciones que no resisten más el sometimiento y el nivel destrucción humano y ambiental y entienden la importancia de parar. Pero no son todos los frentes.

Aquí la conversación completa:

También le puede interesar: ¿Cómo ven los petroleros los anuncios de Petro frente al cambio climático?

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Los proyectos que se podrían haber realizado con los $ 1.4 B perdidos por corrupción en la UNGRD

Los proyectos que se podrían haber realizado con los $ 1.4 B perdidos por corrupción en la UNGRD

Cómo hizo un colombiano para volver su restaurante mexicano un éxito en México y otras partes del mundo

Cómo hizo un colombiano para volver su restaurante mexicano un éxito en México y otras partes del mundo

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--