El Ejército Nacional y su batalla contra el COVID-19

Sobre los retos que ha representado la pandemia sobre el fundamental rol del Ejercito de Colombia frente a la seguridad y estabilidad del país

Por: Julio Ramirez
junio 16, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El Ejército Nacional y su batalla contra el COVID-19
Foto: Leonel Cordero

El Ejército de Colombia es reconocido a nivel mundial por su espíritu de lucha y entrenamiento; su prestigio empezó a erguirse a partir de 1951, cuando un contingente de nuestros valerosos soldados participó con éxito en las batallas por la defensa de la democracia surcoreana. Los soldados colombianos llevan las heridas de más de 50 años de conflicto armado interno con la desmovilizada guerrilla de las FARC, y como si fuera poco en las épocas más oscuras de la historia nacional, el Ejército rescató al país de las garras del narcoparamilitarismo. Sus hazañas se extienden hasta lo deportivo, sus Fuerzas Especiales son 9 veces campeonas mundiales en esa categoría. Hoy el ejército está librando una batalla silenciosa contra un enemigo inobservable. La Batalla contra el COVID 19.

Los Generales del Ejército contemplaban a mediados del mes de marzo, con gran preocupación, como se aproximaba a sus filas el Coronavirus; como si de un ataque de infantería liviana se tratara, como una amenaza más de las que ya día a día enfrentan en el país. En lo que podríamos llamar la guerra mundial contra la pandemia del siglo XXI.

La primera escaramuza que daría inicio a la batalla del Ejército contra el coronavirus, sucedió en el municipio fronterizo de Ipiales (Nariño), en donde se registró la primera muerte de un Soldado por la infección. La información fue ratificada a la opinión publica el día 28 de abril por el gobernador del departamento, Jhon Rojas, quien confirmo que de un primer contagio de 19 militares por COVID 19, en el Grupo de Caballería Mecanizado N° 3, José María Cabal, se presentó el lamentable deceso de un soldado de 29 años. Pero la baja de este valiente soldado no es la única afectación causada por el coronavirus; el virus ha instalado en el campo de combate un obstáculo a la movilidad, que hoy tiene a las Brigadas y Divisiones del Ejército disminuidas en su personal, debido a que parte de sus soldados se encuentran de permiso, vacaciones y/o comisiones, sin la posibilidad aún de movilizarse por efectos del estado de emergencia nacional. Cientos de ellos se encuentran en la actualidad comprometidos en operaciones militares en las diferentes áreas de orden público de la geografía nacional, algunos con 5, hasta 6 meses sin ver a sus familias; las mismas que viven un drama por cuenta de esta dura batalla contra el COVID 19.

Esposas, hijos, madres, padres y hermanos que anhelan la llegada de su héroe a casa. Otro número importante de soldados han contraído la infección durante los meses de mayo y junio, en cantones militares como los de Tumaco, (Nariño), Leticia (Amazonas) y en batallones del departamento del Cesar. Por otra parte, los Coroneles y Generales comandantes de las unidades operativas se encuentran hoy en pequeñas habitaciones dentro de sus Cuarteles; o en el mejor de los casos en las salas de planeamiento operacional, las cuales han convertido en sus trincheras durante la cuarentena nacional. Desde allí observan sus cartucheras colgadas, y el poco timbrar de sus celulares les anuncia que de aquellas agendas colmadas de reuniones y compromisos diarios, solo quedaron las responsabilidades básicas, que por el inmenso amor que le profesan a Colombia siguen y seguirán cumpliendo, pese a los señalamientos y ataques sistemáticos de diferentes sectores de la prensa nacional, que con un sentimiento apátrida, a partir de actuaciones ilegales de unos pocos soldados que no representan los principios institucionales, intentan enlodar el trabajo desinteresado de hombres y mujeres, quienes entregan todo por el servicio a la patria, como bien lo inmortalizo el prócer Francisco José de Caldas (1768-1816).

“He reconocido con la mayor claridad que todo es viento, humo, vanidad, excepto dos cosas: servir a la patria, a Dios y conservar la paz, don del cielo”.

El pueblo colombiano puede estar seguro que su Ejército; el Ejército de todos, sorteará con éxitos las vicisitudes existentes y saldrá avante una vez más en la batalla contra el COVID 19. El trasegar victorioso de sus soldados durante las guerras de Corea, Perú, y contra las organizaciones narcoterroristas que han pretendido socavar los pilares de la democracia en Colombia, le entregan el máximo reconocimiento que una Nación puede hacerle a sus soldados: ser la Empresa de mayor credibilidad en el país.

El ejército le demuestra día a día al pueblo colombiano su grado de profesionalización y cohesión, pues ha liderado a nivel nacional una gran estrategia denominada “Operación San Roque” por medio de la cual se ponen a disposición de los colombianos todas sus capacidades, en especial para aquellas zonas apartadas del país con el fin de poder enfrentar la emergencia de carácter sanitario actual. Esta operación fue destacada por la Conferencia de Ejércitos Americanos (CEA).

En relación al orden público el ejército ha acertado durante la cuarentena nacional múltiples golpes a las organizaciones criminales, como la afectación de diferentes cabecillas en El Cauca, Nariño, Norte de Santander y la muerte en desarrollo de operaciones militares de 20 guerrilleros del ELN, durante la ejecución de una operación conjunta en el Sur de Bolívar.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
702

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La amenaza silenciosa del Fracking

La amenaza silenciosa del Fracking

Las tres privilegiadas de la diplomacia colombiana

Las tres privilegiadas de la diplomacia colombiana

Nota Ciudadana
Individualismo, indiferencia e indolencia

Individualismo, indiferencia e indolencia

Nota Ciudadana
De la plutocracia y otros demonios en tiempos de coronavirus

De la plutocracia y otros demonios en tiempos de coronavirus